Turismo cultural

Viajes maridados. Bodegas, vinos y viñedos

Si sois de los que para disfrutar de un destino os gusta comer bien y beber mejor, seguid leyendo estas líneas porque os podréis embeber de varios lugares donde disfrutar de toda una experiencia enológica.

La Rioja

Cuando de una boca sale la palabra vino es muy fácil relacionarla directamente con La Rioja. Así que os proponemos un viaje a esta Comunidad Autónoma, rica en verduras y millonaria en caldos. En este pequeño territorio existen más de 500 bodegas distintas, algunas de origen centenario y otras más contemporáneas.

vista-sobre-los-vinedos-de-haro-374

La gran mayoría realizan visitas guiadas donde podréis descubrir el escenario donde se hace el vino, conocer las instalaciones, los viñedos…

Cada familia tiene sus secretos

Por lo que cada bodega esconde sus trucos para elaborar uno de los mejores vinos del mundo. Existen museos como el de Ontañón, situado en Logroño (a cinco minutos del centro) o el Museo del Cultura del Vino Dinastía Vivanco, en Briones. En este último podréis hacer un recorrido cronológico a través del arte de la importancia del vino.

Asimismo, la arquitectura del vino ha invadido el paisaje riojano con arquitectura moderna como la que se puede ver en las Bodegas de López de Heredia Viña Tondonia (con su tienda de Zaha Hadid) o las Bodegas Campo Viejo o las de Regalía de Ollauri. Si sois más tradicionales existen bodegas más antiguas y sencillas. Os recomendamos que echéis un vistazo a todo lo que os puede ofrecer La Rioja.

Ciudad del Vino

También en el norte, en el País Vasco, podréis disfrutar de la Ciudad del Vino, un proyecto de los herederos de Marqués de Riscal, basado en la adaptación de los caldos al siglo XXI. Y no es para menos, porque Elciego ha pasado de ser un pueblo tranquilo típico de la campiña alavesa a parecer un escenario de ciencia ficción.
hotel-marques-de-riscal-general-db3dc

¿Por qué? Un edificio, hermano pequeño del Museo Guggenheim, se eleva modificando el skyline de la población. El edificio fue diseñado por el mismísimo Frank O Gery y alberga un hotel, un spa y dos restaurantes de lujo (con estrella Michelín), a cargo del chef riojano Francis Paniego.

Una escapada de gran lujo donde combinar el vino de Marqués de Riscal con el relax y la comida más vanguardista. Podréis alojaros en el mismo edificio y pasar unos días inolvidables.

Ribera del Duero

img65437971575361248172919

El primer fin de semana de octubre, la localidad de Peñafiel, en Valladolid, se prepara para vivir la Fiesta de la Vendimia junto a la Fiesta del Vino Joven y la Gastronomía de la Ribera del Duero.

Una buena oportunidad para probar los vinos jóvenes de esta zona de España.

Especialmente destacan sus vinos tintos (joven, crianza, reserva y gran reserva) y su calidad se debe a la uva de la zona (mayoritariamente tempranillo). En Peñafiel se pueden visitar dos bodegas, la de Protos y la de Pinna Fidelis. Sin embargo, en la comarca existen otras muchas que ofrecen visitas guiadas para conocer las barricas, las viñas… Además, ya que se está aquí, no se puede ir uno sin ver el Castillo de Peñafiel, una joya que alberga el Museo Provincial del vino.

Valdepeñas

La siguiente propuesta os trasladará hasta Castilla La Mancha, hasta Valdepeñas, en la provincia de Ciudad-Real. Los vinos con Denominación de Origen de Valdepeñas, que la componen diez municipios de dicho territorio, son también unos de los más caldos españoles más reconocidos tanto dentro como fuera de las fronteras del país.

tinajas Valdepeñas

La calidad de sus productos se debe a la tierra y al clima extremo (grandes cambios de temperatura de una estación a otra). En su lista de vinos se pueden encontrar blancos, tintos, rosados, espumosos, semisecos, secos y dulces, y dentro de ellos se pueden catar diferentes variedades.

Un museo en una de las bodegas que más importancia tuvo a principios del siglo XX.

Para conocer más a fondo el trabajo de esta Denominación de Origen, una buena idea es visitar el Museo del Vino de Valdepeñas, ubicado sobre la bodega de Loeadio Morales, una de las bodegas que más importancia tuvo a principios del siglo XX y que representa el auge exportador de los vinos de Valdepeñas en aquella época. Un viaje en la historia del vino, que puede acabar brindando con una buena copa.

Jerez

Para terminar, un vino dulce. ¿Qué tal un Jerez? Igualmente el suelo y la variedad de uva (Palomino, Pedro Ximénez y Moscatel) han provocado que el vino de esta zona tenga un sabor especial.

bodega-de-jerez-14c2

Las variedades son tantas que se puede tomar un tipo de vino para cada una de las comidas. Por ejemplo, a la hora del vermú una manzanilla es una buena aliada, mientras que con un plato de carne blanca o pecado azul, el amontillado es la mejor opción. Y para el postre, un Pedro Ximénez aumentará el sabor del chocolate y hará de la comida una experiencia muy gratificante.

En Jerez de la Frontera podréis visitar varias bodegas donde catar estas variedades y os podéis un capricho con una buena comida en alguno de los restaurantes de la zona. Igualmente, existe un museo en la localidad donde os explicarán el proceso de creación de estos vinos.

Concurso verano comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*