Las Islas Griegas están dentro de nuestro imaginario como un paraíso mediterráneo. Y no es para menos. Pero cuando pensamos en un viaje a las islas griegas hay que atinar un poco más y saber a dónde ir, ya que este destino cuenta con miles de pequeñas islas. Para que sepáis por cuál decantaros hemos seleccionado algunas que nos parecen interesantes y en las que os podréis acercar a ese mundo de casitas blancas, tejados de colores y mar azul.

Lo más normal para visitar las islas griegas es volar desde España hasta Atenas y desde allí coger un ferry hasta las islas. Hay muchas posibilidades y después es muy sencillo moverse de una isla a otra. Hay varias compañías y bastante frecuencia, pero en temporada alta, es mejor reservar los billetes con días de antelación para evitar quedarse en tierra.

Para saber dónde ir, aquí van nuestras sugerencias:

Creta

Si lo que queréis es pasar toda vuestra estancia en un solo lugar, os podéis decantar por esta histórica isla. Es la más grande del país, dispone de vuelos directos y cuenta con una personalidad propia gracias a su posición estratégica en el Mediterráneo. No hay que olvidar que fue aquí donde la mitología griega sitúa el lugar de nacimiento de Zeus y donde Dédalo construyó el laberinto del Minotauro. En ella podéis combinar el turismo de playa con su rico patrimonio. Algunos lugares indispensables son Agios Nikolaos, la ciudad más importante de la isla; Heraklion, la capital con un museo arqueológico digno de pasar horas en él y Knossos, la mayor atracción turística con su palacio minoico y sus vestigios del 3.500 a.C. Para relajaros en la playa podéis ir hasta Paleochora, al sureste de Creta, una buena zona para disfrutar del mar, o hasta la curiosa Playa Elafonisi, cuyos colores captarán vuestra atención.

islas griegas

Santorini

Es la isla por antonomasia, situada en las Islas Cícladas es un destino muy demandado, sobre todo en temporada alta. La foto más conocida del Mediterráneo pertenece a su costa. Eso sí, si elegís este destino, tendréis que saber que lo compartiréis con más turistas, ya que es uno de los lugares más visitados del país helénico. Por eso cuenta con un ambiente especial para pasar unos días en los que se puede mezclar el relax del mar con la marcha nocturna. Pero además dispone de restos arqueológicos para saciar vuestra vena cultural. La capital de la isla es Fira, una ciudad ubicada sobre un acantilado a una altura de 260 metros. Allí destacan sus vistas y su fotogenia. Sacad la cámara para inmortalizar sus casas, sus iglesias con cúpulas azules, sus callejuelas y el mar. En la isla podéis estar varios días ya que hay mucho por ver. Por ejemplo, una opción es hacer una excursión en barco al volcán de Nea Kameni y Palea. Allí hay senderos, un cráter y mucho más. Además hay aguas termales, ideales para el cuerpo. Tampoco hay que perderse uno de los famosos atardeceres de Santorini. Un lugar perfecto para disfrutarlo es el pequeño pueblo de Imerovigli, a dos kilómetros de Fira.

islas griegas, santorini

Mykonos

También en las Islas Cícladas, esta isla no pasa desapercibida en ninguna guía de viaje. Y es que está llena de animación y de vida, lo que atrae cada a años a miles de viajeros que se dejan seducir por su arquitectura y paisaje. Tiene menos de 90 kilómetros cuadrados, pero son suficientes para pasar varios días en su superficie, sobre todo si se quiere disfrutar de la marcha nocturna. Si la opción es pasar el día en la playa la lista para elegir es larga, así que se pueden visitar varias durante la estancia. Además de salir y de disfrutar de la música más actual, también hay cabida para los museos con el Museo Arqueológico, el Museo Etnográfico y el Museo Naval como principales puntos de atracción. No dejéis tampoco de recorrer las calles de Chora con sus casas encaladas y los recovecos de un casco laberíntico. Por supuesto, no podéis iros de Mykonos sin haceros una foto con uno de sus molinos, símbolos de esta isla griega.

islas griegas

Naxos

Es la isla más grande de todas las Cícladas y como sus compañeras es un destino perfecto donde combinar turismo cultural con sol y playa. Para conocerla lo mejor es alquilar un coche, no obstante hay autobuses públicos que recorren toda la isla. A lo largo de su costa os encontraréis desde calas escondidas llenas de encanto, a arenales ideales para familias o personas que busquen la comodidad. La zona más turística es la que se localiza junto a Chora, su capital. Allí hay restaurantes, chiringuitos y todo lo que necesitéis. Para cambiar de paisaje, sólo hay que conducir hasta el interior de la isla donde se encuentra el punto más alto de todas las Cícladas. Tampoco hay que dejar de visitar sus pueblos, más tranquilos que los de Santorini y Mykonos, pero con ese encanto griego tan cautivador.

islas griegas

Amorgós

Es un destino mucho más tranquilo que los anteriores. Diríamos que casi desconocido a oídos de los turistas. Esta pequeña isla, árida y rodeada de un mar transparente puede ser una buena opción para aquellos viajeros que quieran huir de las multitudes. Es un paisaje árido, que contrasta con sus construcciones blancas. Su capital es Amphithoe, una ciudad con menos de 2.000 habitantes. En la isla, además de bañaros en el mar Egeo, podéis recorrer su extensión para conocer algunas de sus 360 capillas bizantinas y, por supuesto, acercaros hasta el impresionante Monasterio de Panagia Hozoviotissa, situado en un acantilado. Se puede visitar por dentro, pero será mejor que vayáis a primera hora para evitar las horas de más calor.

 Islas griegas