Hay sensaciones que no se olvidan y visitar un balneario en pleno invierno puede ser una de ellas. Mientras el frío, la nieve, el viento y la humedad recorren la geografía española, ¿qué tal si pasamos unos días en un balneario? Podemos o bien ir a un balneario en el Pirineo o un hotel balneario en otro punto del país. Lo importante es saber relajarse y disfrutar de la experiencia y si tenemos alguna dolencia, intentar aliviarla aprovechando las propiedades de sus aguas y la experiencia de los profesionales que en ellos trabajan. Los balnearios ofrecen una larga lista de servicios e instalaciones que hay que saber aprovechar. Estos van desde el recorrido de circuitos termales con aguas diferentes a distintas temperaturas, saunas, baños turcos y demás a tratamientos relajantes y de belleza y masajes. Para elegir un buen balneario spa hay que saber qué ofrecen. Aquí van algunas sugerencias para disfrutar este invierno de unos días de relax para nuestro cuerpo en los mejores balnearios que terminarán afectando al bienestar total de nuestra mente.

balneario en invierno

Balneario Panticosa

En este rincón del Pirineo aragonés el tiempo parece retroceder a principios del siglo XX. Este espacio de recreo se enmarca en un paisaje incomparable al que se llega por una serpenteante carretera. Allí, una vez dejéis el coche podéis dirigiros directamente a las instalaciones termales o daros una vuelta para ver los antiguos edificios del balneario de Panticosa, tomar algo en alguno de sus bares o acercaros a realizar alguna excursión en los hermosos alrededores. Al ser invierno, hay más posibilidades estacionales como la de hacer excursiones con raquetas de nieve, lanzarse con trineos por la zona o recorrer alguno de los itinerarios de esquí nórdico que hay junto al complejo. Si se quiere hacer esquí alpino, sólo hay que coger el coche y acercarse hasta la estación de esquí de Panticosa, un dominio esquiable con pistas de todos los niveles y lleno de servicios y propuestas para todo tipo de esquiadores.

balneario en invierno

No obstante, vayamos al balneario, pongámonos el gorro y el bañador para disfrutar de sus aguas mineromedicinales y así dejar atrás el estrés del día a día. Aquí encontraremos tres instalaciones distintas, repartidas en las Termas de Tiberio, con más de 8.500 metros cuadrados, el Spa de El Quiñón y el Spa Termal del Gran Hotel (estos dos últimos más pequeño e íntimos). Las aguas son hipertermales y salen a una temperatura de 53º que luego se regula. Sus características tendrán efectos en nuestros cuerpos ya que son analgésicas, siendo muy buenas para el tratamiento de diferentes dolencias y enfermedades. En Panticosa, además de los circuitos termales, hay planes para cada tipo de viajeros y opciones que incluyen tratamientos específicos según lo que necesitemos en cada momento. Se puede dormir en la zona, ya que existen dos hoteles in situ: el Hotel Continental y el Gran Hotel, ambos de gran calidad y con encanto. Para reservar plaza, aprovechad nuestra sección de inspírate donde podréis encontrar en el balneario de Panticosa ofertas muy especiales para los meses de más frío.

 balneario en invierno

Balneario Boltaña

Otro lugar con encanto en el Pirineo es el Balneario de Boltaña, enclavado en la comarca del Sobrarbe, cerca de la bella localidad de Aínsa, junto al río Ara. Este circuito termal ocupa un antiguo monasterio del siglo XVII totalmente reformado para dar cobijo a aquellos que busquen un espacio para el descanso. A día de hoy es un hotel del grupo Barceló, catalogado con cinco estrellas gracias a sus instalaciones de primera categoría. Además de 96 habitaciones y 40 villas, cuenta con restaurante a la carta de gran calidad, una iglesia con capacidad para 220 invitados por si se quieren realizar fiestas y eventos allí, zona de gimnasio y, por supuesto, una zona de spa envidiable. En él, los clientes encontrarán más de 1.100 metros cuadrados pensados para que la calma invada los cuerpos. Hay circuito de aguas del Ara, pasillo de nado, camas de oxigenación de burbujas, recorrido de lluvias de Ordesa, baño romano, baño turco… Igualmente hay tratamientos y paquetes especiales que pueden adaptarse tanto a personas de manera individual o para aquellas que quieran vivir una experiencia romántica en pareja.

balneario en invierno

A ello hay que sumar un spa para niños, un espacio para que los pequeños de la familia no se queden sin la experiencia de sumergirse en un mundo de sensaciones. Este está diseñado para menores desde los 2 años hasta las 12. El acceso al spa es posible tanto si uno se aloja en el mismo hotel como si sólo va a pasar el día a Boltaña o a otra localidad del Pirineo. El aparcamiento en la zona es sencillo.

Balneario Benasque

También en el Pirineo de Huesca, encontraremos otro balneario que merece la pena resaltar: el Balneario de Benasque. En la parte más oriental de Aragón, en el valle del mismo nombre, aguarda este spa tan especial, desde el que se pueden observar las montañas nevadas mientras uno se sienta a recibir la presión del agua en la espalda en una piscina a temperatura muy agradable.

balneario en invierno

El complejo Balneario Baños de Benasque alberga un hotel que comparte su espacio con las aguas termales. Ofrece un circuito muy completo de más de una hora y media de duración en la que se entra en comunión con el nirvana. Las instalaciones nos irán guiando por las salas para atravesar un baño de vapor, una ducha nebuliza, una terma, una ducha bitérmica, una fuente de hielo (para sentir el contraste de temperatura), una cascada de pared, una bañera de masaje a 34 grados y mucho más. Podéis probar todas las salas o dejaros encandilar por la que os sintáis más a gusto. Junto al circuito, se pueden contratar servicio de belleza y estética, entre los que se incluyen rayos UVA y presoterapia, ideal para los drenajes linfáticos y la pérdida de peso. Las aguas del balneario tienen propiedades relajantes, antiinflamatorias, diuréticas y depurativas.

 balneario en invierno

Lo más impresionante de esta opción es el paisaje que lo rodea. Es el balneario más alto de todo el país, ubicándose a 1.720 metros de altitud, en el Parque Natural Posets-Maladeta. Durante todo el año se pueden realizar múltiples excursiones y prácticas deportivas en los alrededores. No obstante, en invierno, el deporte rey es el relacionado con la nieve. Para quienes adoren el esquí alpino aguarda muy cerca la estación de Cerler. Los que quieran hacer esquí nórdico o andar con raquetas también tendrán opciones para ello en el circuito de los Llanos del Hospital.

balneario en invierno

Balneario Caldea

Cambiemos de escenario para visitar el Principado de Andorra, donde se localiza el espacio termolúdico más grande de Europa: el Balneario de Caldea. Es también uno de los más populares, por lo que la afluencia en fines de semana y puentes es alta. Las aguas de termales de Caldea cuentan con unas propiedades específicas que las hacen especiales y atractivas a ojos de quienes buscan un balneario sea la época del año que sea. Son ricas en sulfuros y minerales, son sódica y aceitosas y producen efectos antialérgicos, sanadores y descongestionadores.

balneario en invierno

El espacio es tan grande que está dividido en zonas, dependiendo de la finalidad de cada una. Para la diversión y el relax, nada mejor que acceder a la zona termolúdica en la que destacan sus lagunas (interior y exterior) y en la que hay espectáculos de agua, música y luces que sorprenden a los bañistas durante todo el año. Para algo más íntimo si se va en pareja, se puede acceder a la zona sólo para adultos (Innú y Orígenes). Hay zona para niños llamada Likids al que sólo podrán entrar niños entre 3 y 8 años, en el que hay actividades y monitores especializados.

Balneario en invierno

Por supuesto, la visita a Caldea se puede combinar en invierno con una gran oferta de ocio que puede ir desde el turismo de compras en las calles de Andorra La Vella, el esquí y otras actividades relacionadas con la nieve en Grandvalira o la cultura en las rutas del Románico. SE recomienda viajar en coche para sacar el máximo partido a la visita a Andorra.

Balneario en invierno

Reserva aquí tu entrada para disfrutar de Caldea o Inúu

Balneario Griñón

La última de nuestras ideas está más alejada del Pirineo. Se trata del Balneario Thermas de Griñón, localizado entre Madrid y Toledo, en la Comunidad de Madrid, que aguarda a que lleguen bañistas de toda España para disfrutar de sus más de 3.200 metros cuadrados de circuito termal. Aquí, el cuerpo se revitalizará con la amplia oferta de instalaciones y servicios adaptados. Es un spa urbano con un circuito al que se tiene acceso durante tres horas. En él espera un circuito ozonizado tanto en el ambiente como en las aguas que crea una sensación muy reconfortante en el cuerpo. Dentro hay mucho donde elegir como jacuzzis zen, baño turco, sauna finlandesa, una zona denominada Mar Muerto, donde uno flota, termas romanas, circuito de duchas, un gran piscina central y mucho más. Hay tratamientos de estética, gimnasio y masajes, un combo que completa esta experiencia termal en Madrid.

balneario en invierno spa