Consejos para viajar

Viajar a países exóticos… ¡y prevenir!

Viajar es siempre una aventura, sin embargo, no hay que dejar que la aventura se nos vaya de la manos. Hay que ser consciente de que, en determinados destinos, tomar unas precauciones previas y durante la estancia puede salvarnos la vida. Si nuestra elección es desplazarnos hasta un país exótico o en vías de desarrollo, lo mejor es informarnos con tiempo sobre la necesidad o no de tener que tomar antipalúdicos o tener que vacunarnos y sobre las precauciones que tenemos que tener durante nuestra estancia.

Existen centros de vacunación internacional en España donde nos podrán advertir sobre los peligros que podemos correr en destino si no tomamos ciertas medidas. Es aconsejable acudir para saber qué nos espera en nuestras vacaciones. Normalmente, las consultas se deben realizar de 4 a 8 semanas antes de comenzar el periplo. No obstante, existe la posibilidad de poder visitar estas consultas para viajeros de última hora, que pueden acudir incluso el mismo día de la partida.

También hay que tener en cuenta que existen grupos de mayor riesgo como pueden ser los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos, los minusválidos, los inmunodeprimidos o aquellos viajeros que tienen problemas de salud crónicos. En estos casos hay que ser extremadamente precavido. Para los enfermos crónicos es esencial llevar los medicamentos necesarios, ya que es posible no poder encontrarlos en destino.

En la página web del Ministerio de Sanidad se puede encontrar un listado por países donde informan sobre los datos básicos del destino elegido, sobre las vacunas exigidas, las vacunas recomendadas y la existencia o no de enfermedades contagiosas como el paludismo. De la misma manera se pueden consultar varias fichas dónde se describen las principales enfermedades contagiosas, sus causas, sus síntomas, sus riesgos, su localización, cómo actuar en caso de ser infectado y las vacunas básicas que hay que tener. Las enfermedades más comunes son: Cólera, Encefalitis Centro Europea, Encefalitis Japonesa, Enfermedad Meningocócica, Fiebre Amarilla, Fiebre Tifoidea Inyectable, Fiebre Tifoidea Oral, Hepatitis A, Hepatitis B y Tétanos y la Difteria.

En destino hay que estar atento. Un consejo habitual es evitar beber agua del grifo, tomar cubitos de hielo contaminados o alimentos que hayan sido lavados con agua corriente y puedan estar infectados. Este es un problema bastante frecuente en los viajeros que suele producir diarrea que se conoce, de hecho, como “diarrea del viajero”. En el caso de sufrirla, hay que mantenerse hidratado y nunca está de más llevar en la maleta medicamentos para frenarla. Otro factor a tener en cuenta es la presencia de insectos como mosquitos, garrapatas o moscas, que son vectores de contagio. Para esquivarlos hay que evitar zonas pantanosas y hay que utilizar repelentes de insectos. Se recomienda que si se sale de noche se lleve ropa de manga larga y pantalones largos, así como no vestir con colores oscuros. Una protección extra sería llevar prendas con permetrin o etefenprox, para evitar que los insectos piquen a través de la ropa.

Además de tener en cuenta las enfermedades contagiosas, en todo viaje existe también el riesgo de los riesgos medioambientales. Algunos como la altitud obligan a que el cuerpo necesite unos cuantos días para aclimatarse y se convierten en poco recomendables para viajeros con problemas cardíacos. Los cambios de temperatura bruscos y la humedad también pueden afectarnos a la salud y provocarnos deshidratación. Nada que no se arregle protegiéndose del sol con cremas y otros objetos para evitar, por ejemplo, una insolación.

Os aconsejamos también que al regreso si sentís algún síntoma acudáis inmediatamente al médico, ya que algunas de las enfermedades tropicales pueden aparecer hasta 12 meses después de haber tenido contacto con ellas.

Eso sí, lo más importante es que disfrutéis de las vacaciones. Si tomáis las medidas necesarias y os informáis bien, serán unos días inolvidables ya que conocer otras culturas es muy enriquecedor.

Os recomendamos también contratar un seguro de viaje sobre todo para la asistencia médica y también para la cancelación. Es algo que da tranquilidad y nos puede evitar problemas en el destino. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*