buenos_aires-plaza_congresoBuenos Aires, capital de Argentina, es, en sus cuarenta y siete barrios, muchas ciudades en una. Comenzada a crecer en lo que hoy son distritos de Retiro, San Telmo y Congreso –a todo esta zona se le comenzó llamando Piedad-, en su conjunto combina grandes avenidas, paseos arbolados y mansiones de estilo francés e inglés, con los aires obreros aún conservados, por ejemplo, de San Telmo… por más que este barrio haya sido tomado por los artistas y diseñadores locales de nueva hornada, además de por las tiendas de antigüedades que, desde hace ya bastantes años, mantienen comercios abiertos en la plaza de Borrego, Carlos Calvo, Independencia

Pero si son, sobretodo, atrevidos, jóvenes e innovadores diseñadores los que pueblan esta zona de la ciudad –principalmente, dedicados a joyería, diseño, fotografía, grabado, pintura, moda y música-, tampoco han de faltar por aquí esas pequeñas tiendecitas de anticuarios que pueblan, desde hace muchos, muchos años, pueblan los alrededores de la plaza de Dorrego y –para bolsillos menos favorecidos- el interior del mercado de San Telmo, un curioso espacio inaugurado en 1897 y en el que lo mismo se puede hacer la compra diaria que, si es el caso o el gusto, dar con un vestido de fiesta de los años veinte.

Claro que, si algo es San Telmo es sinónimo de tango. Por estas calles hay todo tipo de bares y locales dedicados al baile nacional de este país, empezando por Michelangelo (Balcarce, 433) y siguiendo por el menos concurrido Café Sur (Estados Unidos, 299) o el más moderno Parakultural Jueves (Chacabuco, 1.072)

Porteros con librea y guantes

El barrio de la Recoleta, famoso por estar aquí ubicado el cementerio en el que está enterrada Eva Perón –Gardel no está aquí, puesto que sus restos están en el de la Chacarita, más popular-, es un curioso espacio que, tango argentinoen ciertos aspectos asemeja a un París decadente (aunque, aún, elegante y señorial) y, en otros, a un espacio que lucha por reinventarse y regenerarse a si mismo. De este último empeño ha nacido Buenos Aires Design, un centro comercial (o mall –dicho en inglés-, que usan por aquí) en el que conviven las últimas tendencias con la artesanía y el diseño más tradicionales, los restaurantes y los bares de vinos (te recomendamos especialmente la Vinoteca Frappé). Y si entra apetitot de cultura, no lejos quedan los dos museos más interesantes de la ciudad: el Nacional de Bellas Artes (Avenida Libertador, 1.473; abierto de martes a domingo; entrada gratuita) y la moderna colección del Museo Malba (Avenida Figueroa Alcorta, 3.415; de martes a domingo. Entrada: 2€ ; miércoles gratuito).

Paseando, se puede llegar hasta Palermo, el barrio vecino que, sin ser el más turístico de la ciudad si que es, probablemente, el más joven y popular… pese a su zona antigua, situada entre las Avenidas Santa Fé y Córdoba, y caracterizada por sus casas bajas, árboles añosos, calles estrechas y pasajes pintorescos. Estas estampas, y su correspondiente espíritu, han convertido al lugar en el favorito de intelectuales, bohemios…y amantes de la noche.

Paseando por las calles de Palermo y, sobre todo, por la plaza Cortázar –muchos lugareños la dicen Serrano- se ve que es éste lugar tomado por la bohemia e intelectualidad porteña. Y no sólo por los muchos pintores y artistas que, llegado el mediodía, exponen –y tratan de vender- aquí sus obras. Sino, también, por los muchos restaurantes, bares y negocios de ropa y decoración aquí instalados… como Vero Vivaldi (Gurruchaga, 1.683), en el caso de la moda, o Caro Cutre (Armenia 1.535), para moda íntima. Además, las calles aledañas a los estudios de América TV se han convertido en el polo gastronómico del barrio. Una curiosidad para los amigos de las curiosidades: en el restaurante vinería Club del Vino (Cabrera, 4737) hay un pequeño museo del vino. Luego, llegada la noche, Palermo siempre ofrecerá las terrazas de la plaza Palermo Viejo, como Mamá Racha o Bartok.

El nuevo Buenos Aires…

…queda junto a la Casa Rosada, edificio del gobierno y que, construido en 1580, es curiosamente uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Junto al río de la Plata, muchos de librería buenos aireslos antiguos edificios que aquí se alzaron hace ya varias décadas han sido reconvertidos en oficinas, restaurantes y bares –o sea, que la vida nocturna en la zona es…para no perdérsela-.

No lejos, en los alrededores de la avenida de Mayo y Corrientes, se puede reconocer, y gozar, de una de las caras más propias de esta ciudad: su marcado amor por la cultura. Esparcido por viejos cafés –como el Tortoni; Avenida de Mayo, 829- o librerías de viejo en la que se pueden encontrar joyas a precio de ganga –se aconseja dejarse caer por la librería El Ventanal -Avenida de Mayo 785- este espíritu simplemente embriaga y seduce tanto que, desde todos los rincones del mundo, llegan hasta aquí gentes, para respirarlo.

¿Y que decir de la calle Corrientes? Plagada de librerías-café, algunas, cómo Losada (Corrientes, 1.520), abiertas hasta bien entrada la noche, es esta zona punto habitual de encuentro para los porteños… quizás compartido con la supercomercial calle Florida, una enorme avenida peatonal, siempre atestada de compradores, y más compradores, a la caza de marcas multinacionales que se dejan vender a precios muy, muy apetecibles.

Caminito que el tiempo ha borrado

Seguramente muchos hemos cantado esta canción sin saber que, el tal Caminito, es uno de los barrios más populares de Buenos Aires. Con sus casas de chapa, y pintadas con los vivos colores de la pintura con la que se calafateaban los barcos, muchos emigrantes –sobretodo italianos- tuvieron su primer hogar en Argentina. Ellos fueron quienes habitaron los que llaman conventillos –casas con patios interiBuenos Aires, Argentinaores que intercomunican varias viviendas-.

Considerado el barrio –junto a San Telmo- la cuna del tango, no es raro encontrar por aquí locales en los que se interpreta este sensual y plástico baile…cuando no se hace en la misma calle, en convivencia con músicos de bandoleón y fotógrafos y artistas callejeros. Y todo a dos pasos de La Bombonera, el estadio de Boca Juniors.

Eso si, pese a su apariencia inofensiva de la barriada, es mejor tomar ciertas precauciones a la hora de caminar por este barrio. Habitado por gente popular y sencilla …también se puede tener la mala suerte de encontrarse con un carterista… o similar.

¿Tienes en mente visitar Buenos Aires? Es variada y muy completa la oferta hotelera en la capital argentina pero aquí te proponemos algunos de los Hoteles recomendados por nuestros clientes:  Hotel Babel 3*, Gran Hotel Argentino 3*, Hotel Tryp Buenos Aires 4*, Apartamentos  Concord Callao by Temporary, o el Hotel Meliá Buenos Aires 5*.