Septiembre es un buen mes para viajar, porque además de que es más económico, los destinos suelen estar menos llenos de gente. Así que si tenéis las vacaciones en este mes, alegraros. Para que podáis pasar unos buenos días os recomendamos tres destinos para vivir el final del verano en España.

Alicante

 

Esta opción os permitirá combinar buenas playas con otros planes alternativos, ya que la ciudad de Alicante es mucho más que arena y sol. Aunque una cosa no está reñida con la otra, podéis combinar la visita a playas como la de San Juan, la de la Almandraba o la Albufereta con otras actividades. Un día desplazaros hasta la isla de Tabarca, donde además de inspeccionar su litoral, tendréis la oportunidad de degustar la caldereta, plato típico del lugar. En otro orden de propuestas, Alicante alberga lugares como el Museo Arqueológico, que os llevará hasta su pasado romano, o el Centro Cultural Las Cigarreras, un espacio para exposiciones temporales, cine y conciertos con propuestas siempre interesantes. Por supuesto, tampoco os perdáis el Castillo de Santa Bárbara o las calles del centro con edificios como el Ayuntamiento, del siglo XVIII o la Basílica de Santa María. Para descansar la vista y ver Alicante desde las alturas, dejaros caer por el Parque de la Ereta, en la ladera del monte Benacantil. Un espacio cuanto menos curioso.

Calafell

Este pueblo marinero ha crecido hasta convertirse en un destino lleno de servicios sin perder el encanto. La localidad se divide en dos. La parte antigua con su castillo medieval de la Santa Creu queda en lo alto e invita al paseo con sus calles empinadas que guardan el sabor de pueblo. Por su parte, la zona de la playa, donde antaño vivían los pescadores, hoy en día está llena de locales de restauración y de ocio. En este lugar se encuentra el Museo Casa Barral, donde es posible conocer algo más sobre el fundador de la editorial Seix Barral a la vez que se descubre cómo eran las casas de los marineros. No queda aquí la cosa, Calafell cuenta con los yacimientos arqueológicos de Ciudadela Ibérica y de la Villa romana del Vilarenc, ambos visitables. Si os apetece probar vuestra habilidad con un palo de golf, lo podéis hacer en el campo de golf de la Graiera, de 18 hoyos, apto para todos los niveles. Y por supuesto, tenéis playa. Una playa limpia, calmada, urbana, donde no falta de nada. Ideal para familias.

Fuengirola

 

En la Costa del Sol los rayos siguen dando buenos momentos en el mes de septiembre. Nuestra tercera propuesta os llevará hasta Fuengirola, en la costa malagueña. Dispone de 8 kilómetros de Paseo Marítimo y un gran número de playas de alta calidad, de hecho todas sus playas están premiadas por sus excelentes condiciones. Podéis relajaros a la orilla del mar, pero también os aguardan actividades de más movimiento. En la zona, hay varias empresas de deportes acuáticos y podréis probar suerte con el submarinismo o el snorkel. También está la posibilidad de subirse a un barco para ver a los delfines en alta mar o visitar el Bioparc, un espacio donde los animales viven en semilibertad. Tampoco falta minigolf, cine, senderos… Y por si fuera poco, desde Fuengirola es fácil llegar a otras localidades del entorno como Mijas, a la que está unida.

¿Habéis decidido ya destino? ¿Dónde os gusta ir en septiembre?