Ciudades Viajar a Europa

Tres imprescindibles de Oporto

La vecina Portugal tiene mucho que ofrecer. Al sur destacan sus playas, en el centro su capital Lisboa sobresale por su belleza y en el norte, en la desembocadura del río Duero, se erige una ciudad con personalidad propia: Oporto. ¿Queréis conocerla?

 

oporto

Gastronomía y vino

Uno no puede comer mal en Oporto. En sus calles empinadas se esconden pequeñas tascas llevadas a la antigua usanza, donde sirven platos del día por precios muy económicos. Que no os sorprenda si vais al baño y os tenéis que lavar las manos en una pila situada enfrente de la barra del bar. Tiene su encanto. Normalmente los menús comprenden recetas como buñuelos de bacalao con grelos, vitela (ternera) con arroz, sardinas a la plancha… Casi siempre acompañado de un buen plato de sopa (sea invierno o verano) y un café auténtico. El plato más famoso es la francesinha, un sandwich que lleva de todo: carne de cerdo o de ternera, huevo, panceta, longaniza… todo ello con queso por encima y nadando en una salsa especial. Contundente y no apto para vegetarianos. Los más conocidos son los del Café Santiago, en la Rua Passos Manuel 226, pero se pueden encontrar buenos en toda la ciudad. Otra de las cosas que hay que hacer es cruzar el Puente de Luis I para ir a Vila Nova de Gaia. Allí os esperan las bodegas de vino de Oporto. Todas tienen visitas y muchas de ellas están en castellano. Éstas incluyen la cata de uno o más vinos con un precio 5 euros. Hay muchas, podéis elegir la que más os convezca. Allí os explicarán el proceso de este vino dulce y el porqué de su presencia en Oporto.

La animación de la Ribera

La zona de la plaza de la Ribera y sus alrededores tienen un encanto especial. Está llena de restaurantes y de animación. De fondo tendréis al río Duero con sus barcos, en los que os podéis montar para hacer un pequeño crucero de una hora de duración. Descubriréis el impresionante Puente de Luis I, toda una obra de ingeniería de finales del siglo XIX, diseñado por un discípulo de Gustave Eiffel. Escudriñando la vista se divisa a lo lejos el puente que realizó el mismo Gustav Eiffel, quien residió una temporada en Oporto y tenía su despacho en el Palacio de la Bolsa (también se puede visitar este edificio y también hay visitas guiadas en castellano). Un consejo: id al atardecer, la panorámica lo merece.

La librería más bella del mundo

Paseando por Oporto da la sensación de que a los portugueses les encanta leer, ya que no es raro encontrar pequeñas librerías de viejo y nuevo. Es en esta ciudad donde se ubica la librería considerada como la más bonita del mundo. Nos referimos a la librería Lello e Irmao (Rua das Carmelitas 144). El problema es que se ha convertido en un lugar turístico, abarrotado. Sólo se pueden tomar fotografías un día a la semana y a primera hora para evitar los atascos. Aún así, no podéis perdérosla. Intentad ir a primera hora, cuando hay menos gente. En los alrededores encontraréis una renovada plaza y la Torre de los Clérigos, un edificio del siglo XVIII que fue durante mucho tiempo el más alto de Portugal. Podéis subir y observar desde lo alto los colores de Oporto.

oporto

Para encontrar alojamiento no tendréis problema, ya que hay un gran número de establecimientos y los precios son económicos. ¡Buen viaje!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*