Tossa de Mar es un destino familiar en el que la belleza de la Costa Brava se combina con su casco antiguo, su paisaje y su carácter marinero. Este lugar tranquilo atrae, sobre todo en temporada alta, a un gran número de viajeros que se dejan seducir por sus calas. Y es que a lo largo de su costa se pueden encontrar lugares únicos, que os animamos a descubrir por vosotros mismos.

Tossa de Mar

Para empezar a conocer a esta localidad de la provincia de Girona nos acercaremos a sus playas. La principal, la que aparece en todas las postales y la que más tradición tiene para los bañistas, es la playa Grande o platja Gran. Allí la estampa es bonita a todas las horas del día, con la silueta del Cabo de Tossa al fondo y el recinto amurallado de la Vila Vella, al sur, la imagen se queda grabada en la memoria. Cuando estéis allí, quizá os suene porque es el símbolo de la ciudad. Pero esta playa no es solo imagen, sino que su calidad hace que merezca la pena disfrutarla. Goza de Bandera Azul y de un gran número de servicios para los bañistas. También con Bandera Azul y con unas condiciones destacables encontraréis la platja de la Mar Menuda, a pocos minutos andando del centro de la ciudad. Allí se ubica la conocida “bañera de las mujeres”, una zona con muy poca profundidad a la que acuden muchas familias, ya que se crea un área muy segura para que los peques se diviertan en el agua sin apenas peligros.

Tossa de Mar

Alejadas del casco, aguardan calas típicas de la zona, con rocas y agua turquesa esperando. Una de gran belleza es la cala Futadera, de pequeñas dimensiones y calmada. Sus aguas tienen poca profundidad cerca de la orilla por lo que es bien segura. El acceso no es muy sencillo ya que para alcanzarla hay que bajar unas escaleras, así que se recomienda ir ligero. Por la mañana es el mejor momento para disfrutarla, puesto que es cuando el sol da de lleno.

Tossa de Mar

Igualmente interesante es la cala Giverola, enmarcada en un paisaje de contraste de azules y verdes y a la que se puede llegar fácilmente en coche. Además cuenta con numerosos servicios e instalaciones para pasar un día de playa en familia. Otras calas que merecen una visita son la cala Salions, la cala Pola, la cala Bona o la cala Morisca. Os animamos a que cada día visitéis una de ellas para conocer tanto su aspecto exterior como para bucear por sus aguas haciendo snorkel. Para llegar a algunas de las calas de Tossa de Mar se puede usar el servicio de barcos con fondo de cristal, una experiencia que gustará a viajeros de todas las edades debido a que durante la travesía de podrá descubrir qué esconde la Costa Brava en sus profundidades y en algunas de sus cuevas.

Tossa de Mar

Pero Tossa no es solo costa, sino que alberga un casco antiguo de gran belleza en el que hay que perderse para encontrar recovecos y detalles. La parte antigua se conoce con el nombre de Villa Vella y se sitúa en la parte interior de la zona amurallada.

Tossa de Mar

Las calles son estrechas y llenas de edificios de piedra con encanto de los que cuelgan flores que adornan las fachadas. Además a través de ellas, se llega a uno de los puntos más recomendamos de Tossa de Mar: su faro. Desde allí se puede observar la amplitud del Mediterráneo y uno puede dejarse hipnotizar por el sonido del mar. Si no tenéis ganas de subir andando, también podéis usar el trenecito turístico que lleva hasta arriba, así evitáis esfuerzos. Una vez en la parte vieja hay que recorrer la muralla y visitar alguno de sus torreones y torres de vigilancia. La más conocida es la Torre d’en Jonàs que es la que se ve desde la playa Grande. Fuera de las murallas, hay que acercarse hasta el barrio de sa Roqueta, antiguo barrio de pescadores. Tossa también tiene una zona comercial en lugares como la plaza de España, la calle Socors o la calle La Guàrdia.

Tossa de Mar

En los alrededores de la localidad se pueden hacer varias excursiones. Muchas de ellas son las que llevan a través de los famosos Caminos de Ronda de la Costa Brava. Los caminos de ronda son senderos que corren paralelos al mar por los acantilados. Hay rutas para todos los niveles que transcurren por estos caminos, pero siempre hay que ser conscientes de que hay que extremar las precauciones. Una ruta muy sencilla es la de Es Codolar, un itinerario circular que recorre el macizo de Ardenya Cadiretes para llegar a la cala de es Codolar, bajo la muralla. También sencilla, que parte de la oficina de Turismo, es la que lleva a la Cala Pola o la que lleva a los torrentes de Ruixons. Igualmente cerca se puede hacer senderismo y rutas en BTT en el Macizo de Cadiretes, ubicado entre Tossa de Mar y Sant Feliu de Guíxols.

Tossa de Mar

Tossa de Mar es un lugar lleno de rincones para descubrir que nos espera este verano. ¿Os animáis a reservar ya alojamiento?