Si no sois unos grandes expertos en nieve, nunca os habréis planteado la existencia de diferentes tipos de nieve. A primera vista, toda parece igual, sí. Sin embargo, si investigáis un poco os daréis cuenta de que estáis equivocados. Existen diferentes tipos de nieve y es importante tener unas nociones básicas de su calidad a la hora de elegir una estación de esquí u otra. El tipo de nieve va variando durante la temporada, por lo que siempre es recomendable antes de viajar echar un visitado a la previsión de nieve de cada estación.

Una web de gran utilidad y muy fiable es la de Snow Forecast. En ella encontraréis la información más actualizada posible, ya que se renueva la información hasta cuatro veces por día con modelos meteorológicos sofisticados. Descubriréis mapas interactivos donde conocer no sólo la previsión de nieve que os aguarda, sino también la previsión meteorológica para los siguientes 3 días. Dispone de información de 3.100 estaciones de todo el mundo. Para ver un ejemplo concreto, visitad el apartado dedicado a la estación ARAMÓN Formigal. Veréis que es muy completo y que incluye comentarios e información sobre la estación y el tiempo que va a haber en ella en las siguientes jornadas.

Pero para saber interpretar las páginas sobre previsiones o las propias noticias de las páginas oficiales de cada estación es importante saber reconocer las diferencias entre los distintos tipos de nieve que existen. Así será más sencillo decidirse por un estación en concreto. Igualmente también es crucial saber que la calidad y el tipo de nieve pueden variar a lo largo del mismo día, dependiendo de varios factores como la temperatura, la presencia de precipitaciones o el número de usuarios que la pisen.

Tipos de Nieve

¿Qué tipo de nieve es la mejor para cada esquiador? Comencemos hablando de la nieve polvo. Por lo general es la variedad favorita de los esquiadores nóveles, de los que acaban de empezar a practicar este deporte de invierno. La principal causa de esta predilección es que si se produce alguna caída (algo muy normal cuando se aprende a esquiar) el daño va a ser menor, ya que este tipo de nieve amortigua el golpe. Esta nieve está fresca por lo que se encuentra en pistas una vez se ha producido una nevada en la estación. El grosor suele ser bastante gordo, facilitando así la esponjosidad de la misma. Es, según los expertos, una de las mejores nieves que se pueden encontrar en las estaciones. Y una curiosidad, su nombre viene porque al estar tan fresca, al pasar el esquí por encima sale una pequeña nubecilla de polvo.

Los esquiadores más avezados, sin embargo, sienten gran predilección por el siguiente tipo de nieve: la nieve dura. Cierto es que las caídas sobre esta nieve producen más moratones y dolores, pero supuestamente si uno ya es medio experto, los accidentes son escasos. Esta nieve es compacta y permite que los descensos se puedan producir a mayor velocidad. Más adrenalina y emoción en pistas a cambio de que frenar sea también más complicado. La reconoceréis porque es dura y vuestros esquís apenas dejarán huella cuando pasen por ella.

Otro tipo de nieve que se puede encontrar en una estación de esquí es la nieve primavera, que como cuyo nombre indica queda circunscrita a una época del año determinada. Esta nieve cae a final de temporada, en los meses de primavera. Para aprovecharla al máximo hay que esquiar a primera hora de la mañana, ya que será cuando ésta presente las mejores condiciones para la práctica del esquí. Las temperaturas son más altas en este periodo del año, lo que hace que se produzca una nieve más esponjosa. También hay que señalar que tiene menor calidad que otras nieves y que el terreno suele ser menos llano (hay baches y es irregular) lo que puede llegar a dificultar la actividad de los esquiadores.

La nieve húmeda pertenece a otra tipología que se encuentran los esquiadores cuando se calzan sus esquís. Su principal característica es que es lleva una gran cantidad de agua, convirtiéndola en muy densa. De hecho es considerada como el peor tipo de nieve. Es difícil que los bastones se queden clavados por lo que no da mucha seguridad. Realmente es la menos adecuada, porque es complicado deslizarse por ella y la velocidad que se alcanza es la menor. Para evitar sus inconvenientes muchas estaciones incorporan a sus pistas nieve artificial, elaborada por cañones de nieve. Así mejoran las condiciones para que los usuarios puedan disfrutar al máximo de la jornada de esquí. Hay que decir que aunque se llame artificial, la nieve es real y el adjetivo que la define se refiere a que está fabricada por el hombre. La nieve artificial, una vez sea expulsada de la máquina, podrá convertirse en dura, polvo, primavera…

A la lista hay que sumar igualmente la nieve pisada, la cual ha sido allanada por una máquina pisanieves. Gracias a ella la compactación es más fuerte, facilitando el esquí a los usuarios. La nieve pisada puede ser de la variedad húmeda, polvo, primavera… Tras el paso de la máquina hará que la calidad mejore en todos los aspectos. Al contrario de la nieve pisada, nos encontramos con la nieve virgen, que no ha sido transitada por ningún esquiador o vehículo. Hay estaciones que ofertan la posibilidad de deslizarse por este tipo de nieve. Una de ellas es Sierra Nevada, que en invierno todos los domingos (si el tiempo lo permite) realiza la actividad Primeras Huellas, antes de la apertura de puertas, una manera de conocer y disfrutar de nieve virgen 100%.

Después de esta entrada, si vas a visitar las estaciones del Pirineo Aragonés, el Pirineo Catalán, Andorra o Sierra Nevada, ya podéis consultar en Centraldereservas.com el parte de nieve en cada una de ellas y entenderéis un poco mejor el apartado dedicado al tipo de nieve. ¿Cuál creéis que es el mejor tipo de nieve para vosotros?

tipos de nieve Estado Pistas estaciones esquí Pirineo aragonés

Tipos de nieve Estado pistas esquí Andorra Grandvalira Vallnord