Noticias

Recuperación del tráfico aéreo. ¿En qué punto se encuentra?

Recuperación Tráfico Aéreo Información actualidad covid

El impacto mundial de la COVID-19 ha marcado un episodio nunca antes visto en la historia del tráfico aéreo, siendo uno de los sectores más afectados tras la aplicación de las diferentes medidas de restricción para prevenir y reducir los casos de contagio. Sin embargo, estas medidas han ido cambiando, permitiendo que el espacio aéreo retome su normalidad y los viajeros puedan volver a recorrer sus destinos preferidos.

Desde la implementación del Estado de Alarma en España a causa de la COVID-19, el tráfico aéreo ha experimentado diferentes escenarios, dentro y fuera del territorio nacional. En meses como abril de 2020 se vivió un hecho insólito, el espacio aéreo nacional estaba completamente vacío. Un episodio inédito en la historia del espacio aéreo reciente, que claramente reflejaba la crisis sanitaria del territorio español, tras el colapso de los diferentes sistemas de salud.

El pasajero frecuente tuvo que adaptarse a la nueva realidad y no fue hasta el inicio del verano, que poco a poco fue recuperando la confianza para volver a volar. Una actividad cotidiana que ahora se convertía en toda una novedad. Las reservas se redimensionaron en un procedimiento donde la prioridad era la salud de los pasajeros. Así fue como el tráfico aéreo dio pequeños pasos retomando su cotidianidad, brindando la oportunidad a muchos usuarios de poder disfrutar de sus vacaciones y de sus momentos de ocio o trabajo.

Las etapas más fuertes de la COVID-19 con respecto al tráfico aéreo se vivieron en los siguientes meses, con el cierre del espacio Schengen y Reino Unido como medida preventiva en la comunidad europea, sobre todo en países como España e Italia, que fueron de los más afectados en esta etapa inicial. Esta medida de cierre se mantuvo hasta el 21 de junio de 2020, cuando se dio apertura de nuevo a la circulación de pasajeros.

Sin embargo, después de la apertura del espacio Schengen, la Asociación de Transporte Aéreo Internacional proyectó que el tráfico aéreo en la Unión Europea perdería para 2020 más de 700 millones de viajes, que representan cerca del 60% de la totalidad de pasajeros. Un golpe duro para el sector turístico y el del transporte, que en épocas recientes no se había enfrentado a un parón tan radical, suponiendo pérdidas multimillonarias que nunca se habrían proyectado ni en la peor de las crisis.

Medidas sanitarias implementadas por las aerolíneas

Tras la llegada del verano, la dinámica de vuelos nacionales se reactivó poco a poco en España, pero los pasajeros debieron acatar medidas sanitarias que implantaron con éxito en su rutina de viaje. Las medidas básicas de prevención del COVID-19, como mascarilla y distanciamiento social, continuaron en este escenario, solo que en el caso de la mascarilla permanecería en todo el proceso del vuelo, desde el ingreso al aeropuerto hasta la totalidad del viaje. La desinfección constante de manos, también formaría parte de los requerimientos de las aerolíneas.

Una medida que también fue instaurada y que ha variado en las diferentes localidades, es la prohibición de acceso a los aeropuertos a los usuarios que no vayan a viajar. Esto supuso un impacto social alto, ya que las personas gozaban siempre de libre movilidad en los terminales. Además de las mascarillas y diferentes puntos de desinfección, los diferentes dispositivos como mamparas y pantallas bloqueadoras, así como la unificación de procesos digitales, también cambió por completo la apariencia de los aeropuertos de todas las ciudades.

Tráfico aéreo de cara a los últimos meses del 2020

Si bien las medidas de prevención han logrado modificar comportamientos tradicionales, como la salida de los pasajeros de un avión con mayor coordinación, el mayor reto que queda por superar será el cierre del 2020. El tráfico internacional fuera de la Unión Europea aún no se recupera del todo, por lo que el impacto en el turismo aún no puede acabar de proyectarse. El escenario actual no está del todo claro, pero todo apunta a que terminará de recuperarse y, sobre todo, a que contaremos siempre con opciones de vuelos seguros.

Sin embargo, se prevé la colaboración de entes como la Comisión Europea, que puedan proteger y brindar apoyo al sector del tráfico aéreo. Además, para los meses de septiembre y octubre, las aerolíneas han anunciado la reducción de su capacidad, para apegarse a las medidas estatales de cada localidad, así como la ausencia de vuelos de larga distancia, que también supone muchas limitaciones aún. Sin duda, todo un reto cerrar un año que ha puesto a las agencias de viajes a ser más creativos para poder ofrecer destinos que brinden seguridad.

Aunque no se pueda predecir cuál será la realidad del tráfico aéreo de cara al 2021, el sector turístico sigue apostando por hacer del turismo local una de las opciones más seguras y recurrentes. Una alternativa segura a la vez que necesaria para ayudar a dinamizar el sector del turismo.

Tenemos ganas de volver a viajar, de volver a reservar viajes o vacaciones y de volvernos a empapar de toda esa información necesaria para nuestras reservas. Nos quedan muchas experiencias que compartir con familiares y amigos para recuperar así la ilusión y la alegría de viajar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*