En la página web de turismo de Marbella se puede leer “En Marbella nadie es extranjero” y cuando uno pone el pie en esta localidad malagueña pronto el dicho se hace realidad. Marbella lo logra gracias a su ambiente cosmopolita, sus servicios e instalaciones de primera y su clima, con 320 días de sol al año.

Este municipio de la Costa del Sol tiene un significado polisémico en el que si se busca la palabra en el diccionario salen varias acepciones como lugar de buenas playas, de locales de lujo, de grandes fiestas y de patrimonio histórico. Para conocer todas las aristas de esta ciudad andaluza os hemos preparado una pequeña lista de qué lugares no debéis perderos en ella.

Marbella

Descubrir a Dalí en el Paseo Marítimo

Uno de los lugares más frecuentados por los viajeros que llegan hasta esta localidad malagueña. Desde aquí se puede optar por disfrutar de la playa o acceder al casco antiguo. Pero antes de decantarnos por alguno de esos dos caminos, vamos a pasear por esta avenida en la que nos esperan restaurantes, fuentes, pérgolas, bares… Pero lo más significativo es una zona donde se pueden ver hasta 10 estatuas de Salvador Dalí. Son réplicas en gran formato, pero suficientemente fieles a las originales para darnos una idea del talento del genio catalán.

Pasear por casco antiguo peatonal

Aunque no sea lo más conocido, Marbella disfruta de un rico patrimonio histórico que se puede ver en su casco antiguo. Por suerte es un lugar peatonal en el que podréis caminar despreocupadamente. Uno de los lugares más bonitos es sin duda la Plaza de los Naranjos, que toma su nombre de los árboles que la pueblan. Allí siempre hay animación, así que es un buen sitio para pararse a tomar un refresco en una terracita antes de continuar caminando. Es el centro histórico de la ciudad y allí se puede ver tanto una fuente renacentista como un busto del Rey Juan Carlos I. Desde aquí se observa el Ayuntamiento y la Capilla de Santiago. Se puede seguir caminando para adentrarse en las calles estrechas y ver las casas blancas con sus balcones adornados de flores. En el casco también hay posibilidad de visitar otros lugares de gran interés como la Iglesia Mayor de la Encarnación, situada en una hermosa plaza de adoquines; la Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz y el Hospital Bazán, donde se encuentra el Museo del Grabado Español Contemporáneo, entre otros. También son visitables varios restos de la muralla musulmana y castillo árabe que aún se conservan.

Marbella

Relajarse en el Parque de la Alameda

Del asfalto pasamos hasta el Parque de la Alameda, el pulmón verde de Marbella y uno de los espacios más encantadores de la ciudad. Dependiendo de cuándo vayáis os encontraréis con mercadillos o eventos. No obstante, sea cual sea la época del año merece la pena pasarse por sus caminos para ver este rincón lleno de vegetación entre la que encontraréis araucarias centenarias y plataneros. Es el parque más antiguo de Marbella, ya que data del siglo XVIII y en él podréis ver la famosa “la pila” una fuente de 1752. Aquí también se encuentra uno de los cafés con más solera de la Costa del Sol, el Café Marbella. Podéis caminar, pero también existe la posibilidad de subirse a una calesa para vivir una experiencia andaluza completa.

Marbella

Alucinar en Puerto Banús

El lujo está asegurado en el Puerto José Banús, más conocido popularmente como Puerto Banús. Es un enclave exclusivo que atrae a grandes riquezas internacionales, pero también a muchos curiosos que quieren conocer el ritmo de vida de las grandes fortunas. Este puerto deportivo no os defraudará. Os aconsejamos que deambuléis por sus tiendas de manera pausada para conocer las últimas tendencias de los grandes diseñadores. Igualmente os llamarán la atención los yates amarrados. El puerto cuenta con cabida para 915 embarcaciones y hay épocas del año en las que están todas ellas ocupadas.

Marbella

Visitar sus playas de gran calidad

Por supuesto Marbella también es playa. Dispone de casi 28 kilómetros de playas de arena de gran calidad en las que encontraréis chiringuitos y beach clubs exclusivos. Atención al dato, Marbella cuenta con cinco playas y un puerto de Bandera Azul, casi nada. Estas son Artola (Cabo Pino), El Cable, Casablanca, El Faro y San Pedro Alcántara (Guadalmina). Todas ellas están perfectamente preparadas para que disfrutéis de un día de playa sin problema. Hay más opciones interesantes. La Bajadilla es una de las más populares y se encuentra en pleno casco urbano. Su ocupación es alta debido a sus buenas condiciones. También de alto grado de ocupación encontraréis La Venús, con su arena oscura y su oleaje tranquilo. Guadalmina y Puerto Banús son espacios más exclusivos, donde el ambiente es diferente a las dos anteriores. Igualmente en Marbella hay más playas que merecen una visita como la playa Real de Zaragoza, El Alicate o Playa Nagüeles. Junto a la Playa Real de Zaragoza se localiza Nikki Beach, uno de los clubs de playa más conocidos de todo Marbella.

Marbella

Disfrutar de la noche de Marbella

Otro punto a favor de esta ciudad es la cantidad de bares, clubs de playa y discotecas atractivas que pone a disposición de todos aquellos que la visitan. Además del club ya nombrado en el punto anterior, existe una larga lista de locales para todo tipo de público. Algunos de los suelen copar las listas de los mejores bares de Marbella son el Linekers, Funky Buddha, Pangea, Olivia Valere y el Aqwa Mist. Estos son sólo unos pocos, ya que la noche marbellí es siempre sorprendente y variada.

¿Os han entrado las ganas de viajar hasta Marbella? ¡Reservad con nosotros para encontrar los mejores precios!