Consejos para viajar

Qué llevar en un avión

Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, las normas sobre qué se puede o no se puede subir a un avión cambiaron y se hicieron más estrictas. Más de diez años después, las aerolíneas siguen manteniendo prohibiciones para asegurar la seguridad en los vuelos. ¿Queréis saber qué podéis llevar con vosotros en cabina?

Una de las principales medidas que se tomaron fue la prohibición de subir líquidos al avión que no hayan pasado por el control de seguridad. Desde el 31 de enero de 2014, se han cambiado de nuevo las normas y por ejemplo, si compráis en el duty free vino o cualquier otro líquido sí que podréis acceder al avión con el mismo siempre que vaya dentro de una bolsa sellada (guardad el tiquet por si acaso). Se consideran líquidos: bebidas, jarabes, cremas, pastas de dientes, lociones, aceites, perfumes, geles, champús, espuma de afeitar o aerosoles. También se permite llevar líquidos en envases individuales siempre que su capacidad no sea superior a 100 ml (así podréis transportar cosméticos, cremas o pasta de dientes) y vayan dentro de una bolsa de plástico transparente (sólo una bolsa por pasajero). También se permite transportar medicamentos y productos alimentarios especiales como comida infantil.

Qué llevar en un avión
Evidentemente en el equipaje de mano hay otras restricciones como la que impide embarcar armas de fuego, pistolas de juguete o dispositivos que disparen proyectiles (o los que sean susceptibles de hacerlo). También se prohíbe viajar con objetos de punta afilada como navajas, picos para hielo, cuchillos con hoja superior a 6 centímetros, cúteres, cuchillas y navajas de afeitar abiertas, tijeras cuyas hojas superen los 6 centímetros o bastones de esquí o excursionismo. Asimismo, tampoco está permitido llevar herramientas que puedan usarse como arma (destornilladores, taladros, sierras…) o instrumentos como bates de béisbol, palos de golf, remos… Igualmente, hay muchos artículos que tampoco se pueden facturar con el equipaje por seguridad como explosivos, gases, líquidos inflamables, lejía, sustancias tóxicas, materiales corrosivos o combustibles.

También en este 2014 ha habido un cambio en cuanto a la utilización de dispositivos durante los vuelos como lo son los libros electrónicos, los mp3s y las tablets. La decisión última la tiene cada una de las aerolíneas, pero el Ministerio de Fomento permite su uso siempre y cuando estén en modo vuelo o avión. Hasta entonces, sólo se podían utilizar a 10.000 pies de altura, a partir de ahora en cualquier momento del viaje.

Otra de las dudas que pueden surgir es sobre la comida. Como normal general se prohíbe embarcar productos de origen animal, cárnicos y lácteos si viene de países de fuera de la Unión Europea. Si se viaja dentro de la Unión las restricciones pueden venir por el tamaño y peso de alimentos y aquellas que puedan incumplir las normas de líquidos. Hay alimentos como dulces o galletas que no suelen causar problemas siempre y cuando no lleven relleno cremoso (pueden incumplir la normativa sobre líquidos).
Los animales, si van perfectamente acondicionados pueden viajar junto al pasajero, siempre y cuando vayan en su jaula o recipiente. Cada compañía aérea tiene su propia política por eso lo mejor es preguntar cuando se reserve el billete. Allí os informarán sobre las condiciones especiales de viaje de vuestras mascotas. En el caso de los perros lazarillo viajarán generalmente en cabina (salvo si lo prohíben las legislaciones nacionales o las compañías aéreas) y el dueño no tendrá que abonar ninguna cantidad extra.

Nuestro consejo es que si tenéis duda sobre cualquier elemento que queráis llevar con vosotros, os pongáis en contacto con la compañía aérea antes de emprender el viaje o aquí. Así os podréis evitar disgustos en el arco de control y disfrutar del viaje desde el primer momento sin ningún tipo de sorpresa. ¡Buen vuelo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*