Preparar las cosas con antelación es una actitud muy inteligente en muchos casos, pero en el de las vacaciones lo es aún más, ya que con tiempo se puede ahorrar dinero y hay muchas más posibilidades de encontrar lo que se busca.

HPIM1379.JPG

Esta máxima es todavía más importante si lo que estamos planificando son las vacaciones de verano, plena temporada alta por lo que hay mucha más demanda de los destinos. Para que no os coja desprevenidos y perdáis las posibilidades de alojamiento, decidid pronto el lugar al que queréis viajar este verano de 2015 y reservad ya el hotel o el apartamento donde queréis pasar esos días tan especiales.

¿Playa o montaña?

También debéis pensar en vuestra estancia. Si vais a ir a la montaña es conveniente que vayáis preparando vuestro cuerpo para ello. Si tenéis intención de practicar senderismo es recomendable que empecéis ya a hacer pequeñas caminatas para que vuestros músculos no sufran de agujetas en las vacaciones. Igualmente estrenad antes de ir el calzado que vais a usar para evitar rozaduras. Si vais a la playa, no estaría mal que intentéis ir exponiéndoos poco a poco al sol, siempre con protección solar. Así la piel estará acostumbrada y evitaréis grandes quemaduras.

Si vuestra intención es desplazaros al extranjero, siempre está bien saber a donde se viaja. Leed libros sobre los países que vais a pisar, conoced su literatura e intentad aprender alguna palabra en el idioma. Si os resulta demasiado trabajoso, por lo menos, repasar un poco los conocimientos de inglés que tengáis, ya que con el inglés se llega a casi todos los rincones del mundo. Igualmente si viajáis a países fuera de la Unión Europea, comprobad que tenéis todos los documentos necesarios en regla y que no vais a tener problemas en entrar al país. ¡Ah! Y si es un país con riesgo, informaros bien sobre si necesitas algún tipo de vacuna.

Más flexibilidad

Otra ventaja es que si planificáis con tiempo, tendréis más flexibilidad a la hora de elegir vuelos o rutas para después adaptar vuestros días de vacaciones a esas fechas. Con meses de antelación, los billetes suelen salir más baratos tanto en tren como en avión. Asimismo, hay que tener en cuenta que agosto suele ser el mes más caro del año, por lo que si escogéis viajar en junio o en septiembre quizá os podáis ahorrar unos eurillos.

Y a vosotros, ¿os gusta planificar las vacaciones con tiempo? ¿Qué tenéis pensado para este 2015? Reservad ya vuestro alojamiento 🙂