Tendencias

Piscinas de ensueño

¿Os apetece un chapuzón? Con este calor, en Centraldereservas.com no pensamos más que en disfrutar de un buen baño en una piscina. Nos hemos puesto a investigar y para hacer más originales nuestras inmersiones os vamos a proponer cinco hoteles con cinco piscinas cuanto menos curiosas. Bañador puesto y toalla en mano, allá vamos.

Primera parada, Las Vegas. Menos mal que vais en bañador porque si no, os podríais perder por las salas de juego del Hotel Golden Nugget, el casino más grande de la ciudad americana. Este hotel es la esencia misma de Las Vegas. Dispone de más de 1914 habitaciones de lujo (incluidas suites) y zonas de juego. Pero además, en su interior, esconde una espectacular piscina bautizada con el nombre de “The Tank”. Existen varias zonas de baño. ¿Cómo elegir dónde meterse? Pues bien, habrá que mirar la lista de vuestras fobias y miedos. Si en ella no se encuentra la palabra tiburón, podréis optar por la piscina de los tiburones. Estas piscinas se encuentran junto a acuarios, construidas de tal manera, que parece que compartes el espacio con estos animales. Si los tiburones son demasiado para vosotros, podéis nadar junto a rayas o peces más inocentes.

Lejos del mar, muy muy lejos, encontramos otra piscina a resaltar. Más que por su diseño, que también es espectacular, por sus vistas. En los Emiratos Árabes Unidos se encuentra el Hotel Qasr Al Sarab Desert Resort by Anatara de Abu Dhabi, enclavado en mitad del desierto de Liwa. No falta el lujo en sus instalaciones. Se puede disfrutar de su zona spa con tratamientos especiales como los baños con especias. También, durante el día, se pueden hacer excursiones en camellos, disfrutar de un curso de cocina o simplemente hacer yoga. Nuestra recomendación es que os llevéis más de un bañador y que disfrutéis de la vista de la dunas de arena mientras el sol del desierto choca contra vuestra piel sumergida en las aguas de su piscina exterior.

Si sois más de paisaje urbano, la siguiente sugerencia os va a gustar. En Singapur os podéis dar un baño en una de las piscinas más impresionantes del planeta en el Hotel Marina Bay Sands Singapore. Daréis brazadas en la planta 55 de un edificio, en su terraza. Tenéis más de 150 metros de agua para nadar, aunque os aconsejamos que os paréis y disfrutéis de la maravillosa vista del Skyline de Singapur. La silueta de esta ciudad asiática parece sacada de una película de ciencia ficción igual que esta piscina. Si os cansáis del baño, siempre podéis visitar los restaurantes o casinos de este hotel. Otra opción es tumbarse en una tumbona y fijar la vista en el horizonte para fotografiar mentalmente cada rincón de la urbe que se levanta ante vosotros.

De momento, los destinos que os hemos nombrado son lejanos, por lo que os queremos proponer uno más cercano, en Ibiza. La Hacienda Na Xamena, en San Miguel, os invita a saborear el alma de la isla. Se encuentra suspendido en un acantilado a 180 metros de distancia del mar. Esta situación hace que las vistas sean privilegiadas y sólo aptas para aquellos que no sufran vértigo. Una experiencia única es aposentarse a última hora de la tarde para ver el atardecer en su terraza. Durante el día os podéis decantar por un masaje o por alguna de las propuestas de su servicio de spa interior o en el exterior o entrar en el circuito de talasoterapia de las Cascadas Suspendidas. Es en las Cascadas Suspendidas donde disfrutaréis del baño mientras por el rabillo del ojo las olas del Mediterráneo se agitan a vuestros pies.

Por último, no puede faltar un destino paradisíaco. Este podría ser por ejemplo, el Four Season, de las islas Seychelles. Un cinco estrellas que dispone de varias piscinas de ensueño. Para los más afortunados, los que se alojen en alguna de sus suites, existen piscinas privadas, individuales. Abrir la puerta y entrar una piscina cuyo borde limita con el Óceano Índico. Para el resto, la oferta no es para nada desdeñable. Una piscina de 517 metros cuadrados, a pocos metros de la playa, rodeada de vegetación y con todas las comodidades imaginables. Imposible decir que no.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*