Con el calorcito, apetece ponerse ropa fresquita y también dejarse caer por una heladería. Un capricho que nos alegrará el buen tiempo y del que es muy difícil escapar. Eso sí, no hay que comer cualquier helado, si es de los mejores de España, mucho mejor. Por eso os hemos preparado una pequeña selección de algunas de las heladerías consideradas como las mejores de España.

Esperamos que vengáis con hambre, porque en ellas seguro que no os podéis resistir a sus propuestas.

Delacream, Barcelona

Trabajamos el helado italiano y la repostería según las más estrictas normas artesanales. Nuestros pilares son la producción diaria y la rigurosa selección de los ingredientes que garantizan la máxima calidad del producto final”, con esta presentación ¿quién se podría negar a caer en la tentación de tomar un helado en la céntrica Delacream, en Barcelona? Si estáis en la Ciudad Condal, apuntad bien su dirección, ya que no os arrepentiréis. Fabrican helados con productos sin gluten para que los celiacos puedan disfrutar de los dulces. Todos son artesanales, realizados el mismo día y hechos con productos frescos. Sus helados contienen sólo entre un 6 y 9% de grasa, mientras que los sorbetes no contienen nada de grasa y son aptos para veganos.

Rocambolesc, Girona

También en Cataluña está una de las heladerías más mediáticas del país. Nos referimos a Rocambolesc, el negocio que regenta Jordi Roca, uno de los hermanos propietarios de El Celler de Can Roca. Con ese nombre detrás ya os podéis imaginar que no vais a probar cualquier cosa, sino que os aguarda un mundo de sorpresas, apto para los paladares más exquisitos. La idea inicial era recorrer las calles de Girona, con un carrito ambulante, pero la legislación era compleja, por lo que finalmente Jordi Roca abrió esta exitosa heladería. Los helados se hacen en el momento y usan únicamente productos naturales y tienen sabores como helado de manzana al horno o sorbete de coco con violeta. Se pueden comer en tarrina, en panet o en curiosos y divertidos polos. Además, hay apuestas de vanguardia con kits especiales de helados lácticos. Encontraréis esta heladería también en Madrid, Barcelona y Platja d´Aro.

Heladería Andrés Sirvent, Calahorra

No hace falta estar en una gran ciudad para tomar un helado de quilates. Si no que se lo digan a los vecinos de Calahorra que pueden disfrutar de unos de los mejores helados de España gracias a Andrés Sirvent, quien despacha unos dulces la mar de interesantes en la Avenida Nuestra Señora de la Valvanera. Sirvent tiene una mente que no para de pensar y de crear nuevos sabores. En su haber tiene más de 120 helados distintos (muchos de ellos aptos para clientes con intolerancia al gluten), algunos tan curiosos como el de pimiento del Piquillo o el aceite de oliva. Por supuesto también se pueden probar propuestas más clásicas y tradicionales, pero estando allí os animamos a que os lancéis a por los sabores más rompedores.

Heladería Nossi-bé, Bilbao

Si hacemos listas de productos gastronómicos, no puede faltar un representante del País Vasco y es que esta región es la cuna de la cocina. En helados no podía ser de otra manera. Viajamos hasta Bilbao para conocer la Heladería Nossi-bé, que tiene nada más y nada menos que más de 100 años de historia. Debe su nombre a una isla de Madagascar desde donde se importan el cacao y las ramas de vainilla Bourbon que se usan en la elaboración de sus productos. Guarda gran parte de la decoración original, lo que la convierte en un lugar acogedor y lleno de encanto en el que no es fácil encontrar sitio. La historia de la heladería, y de cómo Victoriano Ortiz llegó allí, es digna de ser escuchada en el propio local. Esther Ortiz López, actual maestra heladera de Nossi – Bé, ha cogido las riendas del negocio respetando la tradición y añadiendo su toque moderno con nuevas técnicas e ingredientes.

Solo qui, Marbella

En el sur también se hacen buenos helados como los que se pueden encontrar en Solo qui, en Marbella. Combatir las altas temperaturas con un refrescante tentempié de tradición italiana no tiene precio o… sí, lo que cuestan las creaciones del maestro heladero Eric Garin, quien aprendió de su padre cómo preparar este dulce tan delicioso. Su filosofía es que cada helado tiene que recordar a la infancia y para ello trabaja. Su aroma es claramente italiano y resaltan sabores como el tiramisú u otros más ibéricos como el turrón. Además hay opciones veganas de helados hechos con leche de soja, así como helados sin azúcar para quienes tengan problemas con este ingrediente. Igualmente dispone de una amplia gama de sorbetes, elaborados con agua y no con leche, para que los puedan disfrutar también los clientes con intolerancia a la lactosa.

La Romana, Madrid

Acabamos nuestro tour en Madrid en una heladería de gran prestigio entre los vecinos de la capital. Se trata de La Romana, una cadena importada desde Rimini a Madrid que ha sido todo un acierto. La decoración está totalmente cuidada hasta el mínimo detalle para que el ambiente maride con el gusto de unos helados innovadores a la par que tradicionales. Éstos se fabrican diariamente con ingredientes de toda la vida (huevos, azúcar, nata fresca…) a los que se añade leche ecológica. Además se hacen de poco en poco, para que su duración máxima no supere las 3 horas, así se aseguran que los clientes descubran helados recién hechos con todas las características bien marcadas. Todo un lujo.

Y a ti, ¿te apetece un helado?

#AdictosaViajar