Europa nos encanta y la verdad que no es para menos. Se trata de un continente espectacular donde todo tiene cabida. Salir de la rutina siempre está genial, sin embargo, muchas veces esas escapadas cuestan un ojo de la cara. Es por ello que, a continuación, te proponemos seis maravillosos destinos europeos que te encantarán sin tener que romper la hucha ni dejarte un pastizal.

1. Sofía

Si decides decantarte por la capital búlgara, enseguida te darás cuenta de que la ciudad respira historia en cada rincón. Está situada en pleno corazón de los Balcanes y es perfecta para iniciar una ruta por Europa del Este. En los edificios de la ciudad encontrarás una curiosa mezcla de influencias, desde rusas hasta comunistas. No puedes perderte la Catedral de Alejandro Nevski, la cual alberga una galería de pinturas impresionante.

destinos baratos europa

2. Cracovia

Si decides viajar a la antigua capital de Polonia, no te olvides de ver su casco antiguo, el cual fue declarado en 1978 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Aunque ya no sea la capital, se sigue manteniendo como el centro de arte y cultura polaca. También puedes aprovechar el viaje para visitar el campo de concentración de Auschwitz o las minas de sal de Wieliczka.

3. Riga

Popularmente conocida como la “París del norte”, la capital de Letonia tiene mucho que ofrecerte, además de un precio bastante barato. El mejor ejemplo es el centro histórico de la ciudad, el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, Riga es el mejor destino para todos los apasionados de la arquitectura Art Nouveau.

4. Bucarest

La capital de Rumanía tampoco se podía quedar fuera de esta lista. La arquitectura de esta ciudad es posiblemente uno de los elementos más destacados. Esto se debe a que los edificios albergan una curiosa mezcla entre el estilo neoclásico, Bauhaus, comunista, moderno y Art Decó. Si te decantas por esta opción, no puedes perderte el Palacio del Parlamento Rumano, el cual es el edificio administrativo civil más grande del mundo. Tampoco puedes olvidar hacer una excursión a la zona de Transilvania y visitar el famoso Castillo de Drácula.

5. Liubliana

El paisaje de Eslovenia es impresionante. Puedes pasar una increíble mañana en los Alpes esquiando y bañarte en el mar Adriático por la tarde. Piénsalo bien, ¿en cuántos lugares puedes hacer esto? Tampoco puedes olvidarte de visitar el centro histórico de la ciudad ni al Dragón que vive en la torre del castillo.

6. Tallin

La capital de Estonia parece haber sido extraída completamente de un cuento de hadas. Dentro de las paredes de esta ciudad medieval amurallada se dice que se puso el primer árbol de Navidad de la historia. Ahora es una ciudad completamente moderna, pero que guarda un encanto especial.