¿Cansados del ritmo vertiginoso de la ciudad? ¿Con ganas de dar una sorpresa a una persona especial? ¿Necesidad de tener contacto con la naturaleza? Si vuestra respuesta es afirmativa a alguna de estas preguntas, seguid leyendo esta entrada ya que os hemos preparado una selección muy interesante de hoteles rurales con encanto. En ellos disfrutaréis a cuerpo de rey de una atención personalizada, un ambiente único y viviréis una experiencia que probablemente recordaréis con cierta nostalagia cuando regreséis a la rutina.

Coged libro, apagad el ordenador y preparad la maleta, que allá vamos en busca de un hotel rural en España para descansar.

Mejores Hoteles rurales en España

Casa Rural La Casona De Tresgrandas

Asturias es uno de esos lugares que apabullan con su paisaje y comida. Por ello, un destino muy interesante donde buscar una casa rural es esta comunidad del Norte de España. En el concejo de Llanes, se localiza la Casa Rural La Casona De Tresgrandas, un hotel rural con encanto estudiado hasta el mínimo detalle para que sus huéspedes pasen una estancia inolvidable. La Casona ocupa un edificio del XVIII con mucha historia, restaurado, pero que guarda su estilo arquitectónico original que se mezcla con muebles antiguos y una decoración muy trabajada por sus dueños. Detrás de sus muros de piedra, encontraréis cinco habitaciones completas, todas ellas con bañera, donde será posible descansar tras un día de turismo por la zona.

Igualmente, la casa hace gala de la fama de Asturias y cuenta con un restaurante donde probar la comida típica, en un comedor de piedra rústica con chimenea, donde también se sirve un desayuno casero. No es lo único que os hará enamoraros del lugar, sino que también un punto a destacar es el convenio que tiene el establecimiento con un spa cercano, donde podréis daros un homenaje completo con masajes, baños cítricos y tratamientos de belleza.

El Complejo Rural El Cercado

Si os apetece pasar una estancia rural, pero a la vez queréis tener vuestra intimidad asegurada, además de poder tener libertad de horarios, quizá podáis viajar hasta Granada para alojaros en el Complejo Rural El Cercado. Allí descubriréis 14 apartamentos turísticos a los pies de Sierra Nevada en el corazón de La Alpujarra. Los apartamentos guardan la estética típica de la zona y ofrecen una estancia muy completa gracias a su equipamiento, incluyendo la posibilidad de alojarse en un piso especial con jacuzzi y chimenea.

Igualmente, si en vuestra escapada no tenéis planeado cocinar, cuenta también con restaurante con comida a la brasa en la que destaca la carne de ternera y la de cerdo ibérico de crianza propia. En verano se abren dos piscinas exteriores, una de adultos y otra infantil, para relajarse en ellas o para tumbarse alrededor y tomar el sol. Asimismo, descubriréis con agrado un centro de belleza y spa con piscina hidromasaje, gimnasio y oferta de tratamientos y masajes. ¡Ah! Admiten mascotas en las instalaciones siempre y cuando hayáis avisado antes.

Hotel Quintana de Los Cedros

¿Quién dice que en Madrid no hay lugares rurales? Ese “rumor” está equivocado o por lo menos quien lo diga lo tendrá que retirar cuando conozca el Hotel Quintana de Los Cedros, al norte de Madrid. Este establecimiento rural de cuatro estrellas ofrece una estancia elegante en un entorno tranquilo, rodeado de un jardín donde se descubren cedros centenarios y rincones muy especiales. Algunos dicen que es un trocito de La Toscana en plena Península Ibérica. Sea así o no, lo cierto es que los huéspedes disfrutarán de unas instalaciones decoradas con gusto, en las que las habitaciones tienen su encanto gracias en gran parte al uso de muebles clásicos. Cada una tiene su propia personalidad, ya que se han decorado de manera individual y alguna de ellas dispone también de terraza amueblada y acceso directo al jardín.

La experiencia se puede completar con una velada en el restaurante. Los comensales probarán una cocina de raíces mediterráneas que experimenta entre recetas clásicas e ingredientes sorprendentes e innovadores. El restaurante se divide en tres zonas y cuenta con una terraza, muy romántica e ideal para noches de verano.

Hotel Rural Sant Hilari

No todos los establecimiento rústicos son pequeños. Si lo que tenéis pensado es una estancia en el campo, pero en un complejo grande donde haya una gran oferta de actividades, vuestra opción perfecta puede pasar por Cataluña, más concretamente os recomendamos una estancia en el Hotel Rural Sant Hilari en el Montseny, un establecimiento que casi se podía considerar como una villa. En total alberga 93 habitaciones, algunas de ellas equipadas y pensadas para familias.

Sus instalaciones no defraudan ni a niños ni a adultos. Entre lo que ofrecen se puede encontrar desde una pequeña granja, a un huerto, un estanque con patos, zona wellness con sauna, jacuzzi y tratamientos, sala de lectura, sala de audiovisuales, un amplio jardín… Pero si un espacio atrae a los clientes de manera especial es el Parque de Aventura, ubicado en los árboles. Es un parque acrobático con circuitos especiales con tirolinas y obstáculos, que aseguran la diversión para toda la familia. Además, el hotel tiene un restaurante con servicio buffet y show cooking.

Hotel Rural Almazara

Las vistas del mar desde el Hotel Rural Almazara son una de las razones para decantarse por pasar unos días en este hotel familiar, ubicado a escasos 3 kilómetros de la playa de Nerja. Allí, podréis descansar y daros un homenaje gracias a sus instalaciones que incluyen una piscina exterior con solarium, una piscina interior climatizada con jacuzzi y sauna y una sala de estar con chimenea, donde tomar una cerveza o una copa para acabar el día mientras se charla con amigos o se lee un libro.

La casa rural alberga 22 estancias rústicas, pero modernas, equipadas todas ellas con baño privado y climatización (una de ellas dispone de bañera hidromasaje). Aparte de descansar bien y relajarse, aquí también se come muy bien. Para ello, en el hotel hay un restaurante con cocina casera, compuesta en gran parte por productos de la zona que puede degustarse en su comedor o, si el tiempo lo permite, en su terraza con vistas.