Viajar a España

Hoteles originales en España

Cuando se va de viaje se buscan experiencias nuevas y una de ellas es dormir en lugares donde normalmente no se hace. Por eso, para los más curiosos de vosotros, hemos seleccionado tres hoteles diferentes en España. ¿Os atrevéis a pasar una noche entre sus sábanas?

Hotel Plaza de Toros de Almadén

Hotel Plaza de Toros de Almadén

En plena Castilla La Mancha se localiza la primera de nuestras propuestas. Más concretamente viajaremos hasta la provincia de Ciudad Real para pernoctar en una plaza de toros. En la localidad de Almadén nos espera un alojamiento muy especial, situado en la mismísima plaza de toros. Ésta data de 1752, siendo una de las primeras de España que puede presumir de forma hexagonal. Además es desde 1979 Monumento Histórico Artístico. Conserva todas las dependencias de un espacio de estas características que se completa con un museo que explica la historia del propio edificio y de la tauromaquia. Además existe la posibilidad de realizar festejos taurinos y otro tipo celebraciones más convencionales.

La plaza, convertida en un hotel de cuatro estrellas, alberga un total de 25 habitaciones acondicionadas, decoradas con encanto y muchas de ellas, con vistas a la arena. Cada una es diferente y respeta con sus muebles y detalles la idiosincrasia del lugar. Como complemento ideal, los huéspedes podrán degustar la rica gastronomía local en el Restaurante El Trapío, situado en la planta baja de la plaza con una panorámica del ruedo, donde también descubrirán una terraza ubicada en los mismos tendidos. Seguro que después de probar su menú tradicional sacáis un pañuelo blanco.

Una vez se está en Almadén, aprovechad para conocer su rico patrimonio cultural entre el que se encuentran el Parque Minero de Almadén, el Real Hospital de Mineros de San Rafael y los restos de la Real Cárcel de Forzados.

Hotel Marqués de Riscal

Hotel Marqués de Riscal

Si lo vuestro no son los toros, pero sí el vino y la arquitectura, coged el coche y plantaros en la puerta del Hotel Marqués de Riscal en Álava, un establecimiento de diseño donde el cuerpo y la mente pasarán unos días de lujo. Desde que se ve el edificio no se puede quitar la vista del mismo. Está diseñado por el mismísmo Frank Gerhy, autor del Guggeheim de Bilbao, entre otros muchas obras de arte, y acapara todas las miradas que van de arriba abajo observando la fachada serpenteante donde se combinan varios elementos de vanguardia. El establecimiento, de cinco estrellas, es un ejemplo de elegancia y arte, ofreciendo una estancia muy completa a quienes deciden acercarse hasta este pueblo de tradición vinícola.

Dentro, el ambiente invita a relajarse en espacios como su centro de bienestar y spa, donde además de las instalaciones típicas de este tipo de locales, se puede asistir a tratamientos de belleza y terapéuticos con el vino como principal protagonista. Cuenta con vinoterapeutas especializados que realizan tratamientos húmedos y secos. Uno de los más solicitados es sumergirse en barrica sintiendo las burbujas en la piel.

Pero además de como instrumento de belleza, el vino tiene más protagonismo en este hotel, combinado con la mejor de las gastronomías. El edificio cuenta con varios espacios gastronómicos como el Restaurante Marqués de Riscal, el Restaurante «1860 Tradición», donde se sirve un desayuno creativo diseñado por el chef Francis Paniego, el Wine Bar, con vinos de las mejores cosechas de los vinos Marqués de Riscal y el Ático Librería Lounge para relajarse con un buen libro y una copa.
Hotel Aire de Bardenas

Hotel Aire de Bardenas

Este hotel no tiene nada que ver con los dos anteriores. Está aislado en mitad de las Bardenas, con un paisaje envolvente que lo hace muy especial. Este establecimiento ha apostado por una arquitectura rompedora en plena naturaleza, creando un ambiente en el que las experiencias de los clientes aumentan de intensidad. Su propio nombre indica una de las cosas que más se notan durante la estancia: el aire.

La percepción sensorial va tomando protagonismo y se descubren sensaciones nuevas sobre todo a horas específicas como al amanecer o al atardecer. Tampoco hay que perderse el cielo estrellado. Cuando la noche cae sobre la zona, un mapa de estrellas os guiará en vuestros dulces sueños. Éstas las podréis disfrutar de manera especial si reserváis una de sus burbujas, un tipo de alojamiento único, donde no falta baño y una ventana al espacio.

El hotel es muy curioso también en cuanto a su forma, de hecho ha logrado hasta el momento 26 premios de arquitectura e interiorismo. Disfruta de pequeñas estructuras de hormigón en forma de cubo donde se localizan las habitaciones. Algunas tienen bañera exterior para darse el capricho de gozar de un baño de sol y de agua al mismo tiempo. También cuenta con un restaurante decorado con mimo con menú especiales. Para pasar allí los días, además de el propio descanso, el establecimiento ofrece una serie de actividades como catas de vino, visita al Parque Natural de Bardenas Reales en segway, cata de aceites, visitas a bodegas, visitas para niños a Senda Viva, masajes y Bardenas en 4X4.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*