El Mare Nostrum, el Mediterráneo es la cuna de la civilización europea, un lugar al que le debemos lo que somos. Hoy por hoy sigue siendo importante en la vida de muchos, sobre todo, cuando llegan las vacaciones. Si no puedes pasar un verano sin darte un baño en sus aguas, es que quizá seas un adicto a él. ¿Cumples además lo siguientes requisitos?

Playa de Mediterráneo

Te emociona la canción “Mediterráneo” de Joan Manuel Serrat

Pocas canciones tienen tantos seguidores como ésta. Y es que el cantautor catalán recogió en su letra el sentimiento de muchos que adoran este mar y sino, no nos digas que no sientes nada al escuchar la primera estrofa: “Quizás porque mi niñez sigue jugando en tu playa y escondido tras las cañas duerme mi primer amor, llevo tu luz y tu olor por donde quiera que vaya, y amontonado en tu arena guardo amor, juegos y penas”.

Adoras las aguas tranquilas

Por suerte la costa mediterránea disfruta de una tranquilidad que otros mares no dan. Es una zona ideal para ir en familia, ya que en muchas partes de esta costa española no empieza a cubrir hasta bien entrado en el mar. Normalmente no hay grandes olas, por lo que si buscas practicar surf, este no es el lugar. No obstante, si lo que quieres es tumbarte en la colchoneta y dejarte llevar por el contoneo tranquilo del mar, has acertado de pleno.

Buscas arena fina

Si no te gustan las piedras y quieres despreocuparte de andar con cuidado o de vigilar constantemente a los niños cada vez que se mueven necesitas ir al Mediterráneo. La mayor parte de las playas de esta zona son de arena. Así es muy cómodo extender la toalla, plantar la sombrilla y tumbarse a disfrutar del sol, mientras se escucha música, se lee un libro o se charla con amigos. La arena hace que además no necesites calzado especial para llegar al agua y es ideal para jugar a las paletas o hacer castillos. Eso sí, puede resultar un poco molesta cuando llegues al hotel o apartamento, por eso siempre hay que ducharse cuando se sale de la playa.

Adictos al Mediterráneo. Gandía.

No te gusta pasar frío

Una gran ventaja del Mediterráneo es que la temperatura de su agua es agradable durante todo el año. Si bien es cierto que en otoño e invierno hay que ser un valiente para enfundarse un bañador y saltar al agua, el resto del año, la temperatura es templada. En verano tira a caliente, hecho que provoca que se pueda estar dentro del agua horas y horas. Seguro que si eres un adicto al Mediterráneo, más de una vez has salido con las manos arrugadas como pasas. No te preocupes, le pasa al 100% de los que adoran este mar.

Eres un amante de los chiringuitos

El Mediterráneo es sinónimo de chiringuito. De hecho, estos locales se llaman así por el bar “El Chiringuito” de Sitges, considerado como el primero en la historia. Abrió sus puertas en 1913 y desde entonces, por suerte, su modelo se ha copiado, y podemos disfrutar de una buena caña o refresco junto al mar. Por eso, en tu agenda del día en la playa, estos locales tienen su horario bien definido.

No te importa estar rodeado de gente

La soledad no te gusta. No buscas una cala tranquila, a la que cueste llegar horas y horas tras un arduo camino, no. Lo que quieres es que todo sea cómodo y sencillo y no te importa compartir tu espacio con otras personas. Alcanzar la playa a pie en pocos minutos y abandonarla en el mismo periodo de tiempo es tu objetivo. La mayoría de las playas del Mediterráneo están totalmente adaptadas a las necesidades de los bañistas y cuentan con servicios e instalaciones para todas las edades. También las hay más solitarias, pero en esta costa se dan menos que en otros puntos geográficos españoles.

Familia en el Mediterráneo

Quieres la comodidad de un buen alojamiento

El Mediterráneo está preparado para acoger a un gran número de viajeros que quieran pasar allí sus vacaciones. Por eso, esta costa es una de las mejor preparadas para acoger a todo tipo de huéspedes. Las infraestructuras hoteleras van desde campings, a pensiones, pasando por hoteles de calidad intermedia y hasta de cinco estrellas. Es fácil encontrar un hotel que se adapte a ti, por eso, si eres de los que no les gusta romperse la cabeza, el Mediterráneo es tu lugar.

No te gustan las carreteras estrechas

El Mediterráneo cuenta también con una de las mejores vías de comunicación del país, la Autopista del Mediterráneo o la AP-7 que une la costa desde la frontera con Francia hasta Algeciras, un vial bien señalizado y seguro que permite recorrer todo el litoral en coche.

La cultura forma parte de tus vacaciones

Al ser un espacio con tanta historia, esta zona dispone de numerosos lugares de interés turístico a lo largo y ancho de su perfil. Esta es una de las razones por las que eliges este destino porque además de playa, necesitas un incentivo cultural. En el Mediterráneo encontrarás oferta de este tipo de turismo en un radio de acción cercano a tu alojamiento. No dejes de ir a la oficina de turismo de donde estés y pregunta todo lo que hay por descubrir.

Y tú, qué consideras indispensable en un amante del Mediterráneo, ¿nos lo cuentas?