Viajar a Europa Viajes de nieve

Europa, una gran autopista blanca para esquiar

Europa es un buen destino para disfrutar de la nieve. La geografía de nuestros vecinos permite crear grandes autopistas blancas, con kilómetros por delante. Si os apetece salir de España y probar la dureza de la nieve en otras latitudes, podéis seguir leyendo.

Suiza, el paraíso del esquí

Un país que concentra una gran número de kilómetros esquiables y algunas de las estaciones más exclusivas es Suiza. Este estado, que no pertenece a la Unión Europea, es un destino que se ha ganado su fama mundial gracias a sus pistas de esquí en plenos Alpes.

Suiza Turismo
Suiza Turismo

Uno de esos interminables descensos lo podéis encontrar en el Valle de Lenzerheide. Allí podréis enfrentaros a un descenso de nada menos que de 9 kilómetros, partiendo desde el pico de Rothorn, a 2865 metros de altura.

Aprovechad y disfrutad del paisaje antes de comenzar con la concentración. A lo largo del camino de bajada, los retos son varios y tendréis que demostrar vuestra habilidad en zonas escarpadas y os podréis relajar a partir del kilómetro 6 (hay un famoso bar a mitad de recorrido) para terminar en el centro de Lenzerheide. Aquí, además, ofrecen la posibilidad de esquiar de noche, cuando la luna baña la nieve.

Lo llaman SnowNights y consiste en que se ilumina una pista de 3,5 kilómetros para esquiadores y una pista de trineos para seguir en movimiento una vez el sol ha decidido tomarse un descanso. Podéis alojaros en el cantón de Grisones.

Innsbruck: contraste de colores

Cerca, en Austria, os esperan más de 22.000 kilómetros de pistas. Pero centrémonos y elijamos un solo punto donde poder pasar unos días de diversión.


¿Qué os parece viajar hasta Innsbruck? Esta localidad se ha ganado la fama mundial por el peculiar paisaje que la rodea. Sus casas de colores resplandecen ante el blanco de los Alpes que la vigilan. En esta zona encontraréis hasta 9 estaciones de esquí: Glungezer, Lizum, Patscherkofel, Schlick 2000, Muttereralm, Axamer, Nordkette, Rangger Köpfl, Kühtai, Schlick 2000 y glaciar de Stubai.

Innsbruck ha sido sede de los Juego Olímpicos de Invierno

 

La comunicación con las pistas es buena y se puede uno subir en el mismo centro de la ciudad o bien a un teleférico o bien a un esquí-bus para estar en menos de 20 minutos esquiando. La variedad también es amplia con 300 kilómetros esquiables de alpino, 7 snowparks y funparks, pistas de nórdico…

Innsbruck ha sido sede de los Juego Olímpicos de Invierno hasta en tres ocasiones y como testigos de esos acontecimientos se puede ver la estructura para el salto de esquí que diseñó Zaha Hadid o la pista olímpica de trineo. Tras un día de deporte, os espera una noche de ambiente en Innsbruck. Reservad ya el hotel.

Eslovenia, cultura y nieve

Un país que une su cultura a la de la nieve es Eslovenia. En su parte norte disfruta de las alturas de los Alpes y sus ciudadanos se han acostumbrado a tener los esquís bien a mano cuando llegan los meses de más frío. En este pequeño estado, nacido como tal en 1991, podréis encontrar hasta 10 estaciones.

Alpes eslovenos

 

Nosotros os recomendamos que visitéis la de Mariborsko Pohorje, cerca de Maribor, ciudad que fue Capital Europea de la Cultura en 2012. Allí podréis disfrutar de 27 kilómetros de pistas, de todas las dificultades, además de varios balnearios. Pero una práctica que gusta mucho en Eslovenia son los saltos de esquí.

Eslovenia, el país de los saltos de esquí

De hecho fue en este territorio, en Planica, donde por primera vez el ser humano superó los 200 metros en un salto. El autor de dicha hazaña fue el finés Toni Nieminem, que lo logró en 1994.

Todos los años se celebra en marzo una prueba puntuable para la Copa del Mundo. Podéis reservar un hotel en Maribor o elegir habitación para ser testigos de los saltos de Planica en la zona de Kranjska Gora.

Esquiar al otro lado de los Pirineos

Más cerca, en Francia, también hay sitio para el esquí. Podemos viajar hasta el otro lado de los Pirineos para descubrir Saint Lary. La estación se sitúa en el Valle deAure, a escasos 20 kilómetros de Bielsa y se llega a través del túnel Aragnouet-Bielsa.

saint-lary-1fcd

 

La estación dispone de tres sectores conectados. Pla d´Adet (cota 1700) está destinado a los principiantes y predominan las pistas sencillas, resultado ideal para quienes quieran dar sus primeros pasos sobre la nieve. La segunda, Soum de Mate-Lita-Espiaube (cota 1900) presenta una mayor variedad de pistas, válidas para todo tipo de esquiadores. La tercera es Vallon du Portet (cota 2400) aquí es donde los riders encontrarán el lugar perfecto para sacar sus tablas y practicar el mejor freestyle.

En total, en Saint Lary podréis recorrer más de 100 kilómetros esquiables, repartidos entre 55 pistas (7 verdes, 25 azules, 12 rojas y  10 negras). También encontraréis un boarder cross y otras instalaciones para poder realizar mushing, trineo o esquí de fondo, entre otras muchas cosas. Reservad ya alojamiento en Saint Lary.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*