Turismo cultural Viajar a Europa

Escapadas de 3 días por Europa

El poco tiempo libre disponible muchas veces puede ser un problema para hacer viajes, pero por suerte es un contratiempo al que le podemos dar solución ¿A quién le apetece salir de la rutina aunque sea solamente durante tres días? Os vamos a proponer cuatro escapadas para disfrutar del placer de conocer nuevos lugares. Experiencias cortas, pero intensas.

Si vuestra agenda es un poco tacaña y sólo os concede 3 días de asueto, lo más fácil y cómodo es elegir como destino Europa, ya que las comunicaciones son rápidas, no se necesitan permisos ni pasaportes para entrar en los países y encima en la mayoría la moneda oficial es el Euro. Cuestión de ahorrar tiempo con los preparativos.

Oporto

Un destino cercano y económico es Portugal. Está bien comunicado con España mediante transportes públicos y carreteras. Una ciudad ideal para pasar tres días es Oporto. Pronto os dejaréis invadir por su ambiente, a la par cosmopolita y tradicional, y pasaréis por ella admirando su patrimonio en calles como la Rúa Galería de París o la Rúa Miguel Bombarda. El Duero divide la ciudad en dos, dejando en el lado de Gaia las bodegas de vino de Oporto, que tenéis que visitar para saborear ese sabor dulce portugués. También tenéis que visitar el centro histórico, catalogado como Patrimonio Mundial. Fijaros en los azulejos que pueblan iglesias, estaciones, casas… Y por supuesto probad su gastronomía donde destaca el pescado fresco, el marisco y los bolinhos de bacalao. Por la noche, antes de ir al hotel que hayáis elegido, disfrutad de la marcha de Oporto.

Turín


Italia es otro país muy bien comunicado con España, al que se puede llegar fácilmente en pocas horas de vuelo. Después dentro sus fronteras no es complicado moverse en tren, autobús o incluso alquilando un coche. Nuestra propuesta es que viajéis hasta Turín, en el norte de Italia, una ciudad a poco más de una hora y media de Milán. Turín es una localidad poco conocida y con un potencial turístico increíble. Fue la primera capital italiana, pero su historia es mucho más antigua y la descubriréis gracias a sus monumentos. No podéis dejar de ver su Catedral, uno de los pocos ejemplos de arquitectura renacentista de la ciudad y donde se encuentra la Sábana Santa, el Palazzo Real, la Iglesia de San Lorenzo, Palazzo Madama y su Museo Egipcio. Por supuesto, tenéis que probar un helado, pasear por la orilla del Po, tomar una copa en Navigli y cumplir la tradición pisando las partes nobles del toro de la Piazza San Carlo. Así, no sólo habréis pasado unos días maravillosos, sino que os llevaréis la suerte con vosotros. Reservad hotel.

Marsella

Francia es otro de los países a los que se puede hacer una escapada de 3 días. ¿Os apetece conocer Marsella? La mezcla cultural de Francia se deja sentir a cada paso que se da en esta localidad mediterránea. Id con ganas de andar porque hay mucho que ver. Una idea es subir a la colina de la Garde, donde descubriréis el símbolo de Marsella, la Basílica de Notre-Dame de la Garde, además de poder fijar los ojos sobre la ciudad, una vista que merece la pena ya que desde allí vislumbraréis lo que os queda por visitar: el Puerto Viejo, el barrio del Panier y las islas de Le Frioul y de If. Tenéis que visitar el mercado del pescado y cruzar el Puerto Viejo en el Ferry Boat (es gratis). Para ver la Marsella más antigua tenéis que pasear por Le Parnier. Por último, si os apetece ver un edificio de Le Corbusier, (con visita guiada incluida), id hasta la Unidad habitacional en el boulevard Michelet. Buscad un buen hotel con vistas al Mediterráneo.

Dublín

Por último, viajaremos hasta Irlanda para conocer Dublín. Entonaremos su himno no oficial, el de Molly Malone, para recorrer su centro y visitar lugares como el Trinity College, la Catedral de San Patricio, el barrio de Temple Bar, la prisión de Kilmainham o el Parque de Merrion Square. Quizá no os atreváis con el himno hasta después de conocer la Fábrica Guiness. Tras la visita a la fábrica de cerveza o bien optáis por descansar en lugares como el St Stephens Green o continuáis con el turismo activo visitando el Museo de Historia Natural o la Galería Nacional de Irlanda. Por supuesto, tendréis que pasear por Grafton Street, la calle más bulliciosa de Dublín. No os vayáis sin despediros de Molly Mallone, la encontraréis al final de Grafton Street con su carrito. Coged hotel en el centro para exprimir la noche irlandesa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*