La Semana Santa está cerca. No queda nada para que podamos disfrutar de unos días de fiesta. Por eso no hay que desaprovechar este regalo del calendario y debemos preparar una escapada para romper la rutina y coger fuerzas para los siguientes meses.

semana santa DubrovnikSi no tenéis todavía pensado ningún destino, podéis decantaros por las ciudades europeas de moda para Semana Santa 2017. ¿Comenzamos el viaje?

Dubrovnik

Dubrovnik es conocida como la perla del Adriático. Esta localidad croata lo tiene todo. Desde que salió como parte del decorado de Juego de Tronos atrae cada a año a miles de viajeros que quieren recorrer sus murallas y sentirse un poco más cerca de su serie favorita. No obstante, Dubrovnik es mucho más que un paisaje de una ficción, es un destino completo, que puede visitarse perfectamente en Semana Santa. Recorred su casi dos kilómetros de muralla para observar la ciudad y el mar desde todos lo ángulos, después descended a las calles de la localidad y no dejéis de fijaros en la arquitectura que puebla su espacio. Destacan lugares como el Palacio de los Rectores (Knežev dvor), la Catedral de Velika Gospa o la iglesia de San Blas o Sveti Vlaho. No dejéis de sentaros en sus terrazas y de probar sus licores y gastronomía tradicional. Y si no tenéis vértigo y os apetece ver Dubrovnik desde el aire, subid al cable-car. Una experiencia inolvidable.

Praga

En el Este de Europa nos aguarda Praga con su paisaje urbano, que parece sacado de un libro de los hermanos Grimm. Uno de los indispensables de la capital checa es el Castillo de Praga, situado en alto, en el barrio de Mala Strana. Podéis subir en tranvía o a pie a través de sus calles con encanto. El barrio del castillo alberga también la Catedral de San Vito con su torre de 99 metros. La panorámica impresiona.

Otros lugares destacados de Praga son el Puente de Carlos IV (id a primera hora para evitar la aglomeración de gente), la Plaza del Ayuntamiento con el reloj de autómatas y la Ciudad Vieja, llena de rincones donde merece la pena pasear para toparse con lugares como la Torre de la Pólvora. Además, los checos viven su Semana Santa, y descubriréis mercados donde venden huevos pintados. ¡Qué mejor recuerdo de vuestra estancia en Praga! Por supuesto, dentro de vuestra planificación debéis dejar tiempo para Barrio Judío, y si están abiertas, visitad sus Sinagogas.

Oporto

La cercanía de Oporto la convierte en un lugar ideal para una escapada en Semana Santa. A su ubicación hay que sumar el carácter de esta ciudad, que enamora a todo aquel que pone un pie en ella. Tiene mucho por descubrir. Nuestro consejo es que llevéis calzado cómodo y os preparéis para patearla de arriba abajo. Dentro del paseo no debéis dejar de visitar su Catedral, el Palacio de la Bolsa, la Fundación Serrables, la Torre de los Clérigos o la Librería Lello.

Además, cruzad el impresionante Puente de Luis I para llegar a Vila Nova de Gaia, donde os esperan decenas de bodegas de vino de Oporto. Elegid una y conoced cómo se elabora este rico manjar. Por supuesto, antes de iros debéis de recorrer la calle de Santa Catarina y sentaros a tomar un café o un té en el Café Majestic. Otra cosa que debéis hacer sí o sí, es pasear por la zona de la Ribera y tomar algo junto al río.

Berlín

Hay pocas ciudades como Berlín. Al principio puede parecer complicada, pero sólo hay que saber un poco de su historia para comprender el porqué de sus obras, de lo ecléctico de sus edificios y de lo diferente que resulta. Berlín es única. Dispone de una amplia oferta, capaz de satisfacer a todos los gustos. Para los más clásicos les esperan un gran número de museos de gran importancia como el Museo de Pérgamo o el Museo Egipcio. También los hay más curiosos como el Museo de Historia Natural, el Museo de la RDA o el Museo Judío. En el centro, pasead por la avenida Unter den Linden para alcanzar la Puerta de Brandenburgo, todo un símbolo para Alemania. Si la traspasáis y andáis un poco más, llegaréis hasta el Reichstag, sede del Parlamento alemán (si queréis visitar su cúpula deberéis reservar día y hora en su página web). Para aquellos más alternativos y que busquen turismo diferente, Berlín también está hecho para ellos. Por ello, si estáis en este grupo os invitamos a que visitéis barrios como Kreuzberg, un lugar donde la mezcla de culturas enriquece el paisaje urbano o el barrio de Freiderichshain, un antigua zona punkie llena de vida. Por supuesto, en vuestros paseos os encontraréis restos del Muro de Berlín, que partió la ciudad en dos durante gran parte del siglo XX. Para entender porqué, podéis visitar el Museo del Muro.

Venecia

Venecia nunca pasa de moda. Ya cautivó a artistas a lo largo de siglos y ese embrujo no lo ha perdido. La ciudad de los canales es un destino que hay que visitar al menos una vez en la vida para comprender mejor a Italia. Allí, descansaréis del tráfico y vuestras piernas serán el vehículo. Sus laberínticas calles os guiarán por un callejero que os perderá más de una vez, pero esa es la gracia de Venecia. Además de ese tipo de turismo, hay que visitar algunos puntos de gran interés como la Plaza de San Marcos con la Basílica de San Marcos y su Campanile, el Palacio Ducal y el Puente de Rialto. Por supuesto, podéis probar a recorrer su Gran Canal y los canales aledaños en góndola, una experiencia divertida que os permitirá descubrir la ciudad desde otra perspectiva.

No esperéis más y aprovechad la Semana Santa para viajar por Europa. Para cualquier pregunta, no dudéis en contactar con nosotros, os asesoraremos sobre los mejores destinos de este 2017.