¿Pasar la Navidad en manga corta o al menos sin abrigo? Sí, es posible. Si este año os apetece disfrutar de una manera diferente esta fecha relacionada con la nieve y el frío, estáis de enhorabuena porque os sugerimos cuatro destinos cálidos para estas Navidades.

Playas para disfrutar en familia

Si lo que queréis es estar cerca, Lanzarote o Fuerteventura son dos opciones muy apetecibles. Si por el contrario no os importa coger el avión, ¿Qué tal viajar hasta Punta Cana o hasta Thailandia? Os damos varias razones para que os decidáis por alguna de estas propuestas.

Punta Cana

Muchos de los viajeros que pisan este punto del mapa afirman que se parece al paraíso que habían imaginado. Y es que este rincón de la República Dominicana ha sido concebido para el disfrute, la diversión y el descanso. Allí, donde el Atlántico y el Caribe se cruzan, se extienden un gran número de complejos turísticos preparados para que sus huéspedes tomen el sol o hagan uso de su Todo Incluido también en diciembre. De hecho, en este mes, la temperatura media ronda los 25 grados. Es un lugar donde no preocuparse por el paso del tiempo y tumbarse a relajarse. Aunque para los más activos también hay actividades preparadas. Una de las más demandas es el golf, ya que la zona dispone de 11 campos dedicados a este deporte. Por supuesto, las prácticas acuáticas también tienen su espacio con numerosas propuestas para realizar como windsurf, kitesurf y hasta buceo.

No obstante si algo resalta de este destino son sus playas. Una de las más conocidas es la Playa Bávaro. Su belleza no ha sido destrozada y combina el color de sus aguas, con la arena fina y sedosa y las palmeras. También destacan otras como Playa Rincón o Playa Bonita. En Punta Cana se pueden hacer varias excursiones interesantes como las que llevan hasta la Isla Samoa o hasta la capital del país, Santo Domingo. Por supuesto, abundan las discotecas y restaurantes, por lo que el ocio está asegurado.

Thailandia

Thailandia es un destino enorme, un país lleno de posibilidades, todas ellas dispuestas a sorprender al viajero occidental. Es ahora cuando el país ha dejado atrás su época de lluvias y presenta un clima muy agradable que contrasta con las frías temperaturas europeas en Navidad. Para sacar partido a este hecho, vamos a viajar hasta una de las islas paradisíacas del país y allí, nos pondremos el bañador para descansar y cargarnos de la energía del sol. Podemos ir a Phuket, donde la oferta hotelera es capaz de satisfacer los gustos de todo tipo de viajeros, pero nuestra propuesta, recogida en el blog de Turismo Oficial de Thailandia, es acercarnos hasta la isla de Koh Chang, la segunda más grande del país. Su paisaje es de ensueño, combinando la vegetación con playas de arena blanca y aguas turquesas. Hay que tener en cuenta, que es una zona que ha apostado por el desarrollo sostenible, por lo que está menos masificada que otros lugares de este país asiático. Eso sí, sus establecimientos no renuncian a la alta calidad y a unas instalaciones de primera categoría.

Ya que estáis en Thailandia, no dejéis de visitar la caótica capital, Bangkok, donde sólo hay silencio en sus templos. Olores, ruidos, sabores… es una ciudad para disfrutarla con todos los sentidos. No os perdáis el Gran Palacio y Templo del Buda de Esmeralda, el trajín del río Chao Phraya y el ambiente de sus mercadillos flotantes.

Lanzarote y Fuerteventura

Para encontrar buen tiempo no hace falta darse una panzada de avión. Por suerte, las Islas Canarias siempre están ahí, dispuestas a ofrecernos una estancia cálida en pleno mes de diciembre. Vamos a visitar dos de sus islas.

La primera, Lanzarote, un lugar donde la imaginación saltará de las aguas de sus playas a la aridez de su interior. Es una isla volcánica lo que provoca que el paisaje que nos espera no se parezca a nada de lo que hay en la Península. Pero ¿dónde disfrutar de la bondad de su clima? Dispone de numerosas playas como Puerto del Carmen, Arrecife, Costa Teguise y Playa Blanca, entre otras muchas. En estos puntos hay un gran número de hoteles y apartamentos para todos los bolsillos, además de restaurantes y otros servicios para una estancia completa en la isla. Lugares para ver tiene muchos, como los diseñados por César Manrique, quien aprovechó el paisaje para crear espacios mágicos como la gruta de los Jameos del Agua, con su auditorio natural. No obstante, la naturaleza también nos ofrece lugares únicos como la Cueva de los Verdes o el Parque Nacional del Timanfaya.

La segunda isla canaria a la que escaparse en este mes de diciembre es Fuerteventura. Además es un destino por el que se deciden menos viajeros, por lo que suele ser un lugar tranquilo. La isla cuenta con más de 150 kilómetros de playas, provocando que la oferta sea amplia. Esa es la razón por la cuál hay que pensar con tiempo dónde coger el hotel en Fuerteventura. Los más solicitados y los que mayor número de hoteles albergan son Costa Calma, Jandía, Caleta de Fuste, El Cotillo, Morrojable y Corralejo. Pero si existe un lugar que no hay que dejar de ver, por su significación y por su belleza, es el Parque Natural de las Dunas de Corralejo, al norte de la isla. El Parque Natural de Corralejo cuenta con 2.300 hectáreas de arena que conviven en parte con las playas de agua turquesa. Si embargo, no es el único monumento natural de la isla, ya que ésta está plagada de lugares mágicos como el Monumento Natural de Montaña Tindaya o el Monumento Natural del Malpaís de La Arena.