Turismo cultural

Ciudades Slow en España

Se les conoce como Cittaslow, una red de municipios en España donde la tranquilidad y la vida sencilla toman una vital importancia. ¿Queréis descansar en ellas?

486-3210_citta-slow-logo

Os proponemos cinco destinos slow, donde vuestro ritmo de vida se relajara. ¿Estáis preparados?

Begur

En plena Costa Brava la localidad gerundense de Begur esconde numerosos espacios donde perderse. Podéis combinar el relax de sus playas, con la actividad del snorkel o el submarinismo (existen numerosos centros de inmersión).

slow
Begur

No dejéis de visitar sus calas con aguas trasparentes y vegetación a pie de arena. También podéis alquilar una embarcación para ver la belleza del litoral desde todos los ángulos.

Otra opción es utilizar las piernas para recorrer los Caminos de Ronda, que rodean al Mediterráneo. Son cuatro tramos no continuos, que os llevarán hasta calas como la de Sa Riera, Sa Tuna o Fornells.

Por último, disfrutar de su rica gastronomía basada en pescado fresco de la zona y los productos de montaña.

Pals

La Costa Brava puede presumir de dispone dos destinos slow en su territorio. A Begur se une Pals con su trazado medieval, declarado Conjunto Histórico Artístico.

Preparad un buen calzado para andar por las calles empedradas a la vez que observáis sus casas nobles y os detenéis ante la torre románica conocida como Torre de las Horas.

Tras una caminata, descansad el cuerpo en la playa de Pals, con su arena blanca. También podéis jugar a golf, ya que existe un campo para la práctica de este deporte.

Rubielos de Mora

En la provincia de Teruel hay auténticos lugares llenos de encanto. Uno más para sumar a la lista es Rubielos de Mora. Está a 52 kilómetros de Teruel, en la comarca de Gúdar-Javalambre, en el Maestrazgo aragonés.

El pueblo conserva un casco antiguo lleno de muestras de su pasado. Podéis pasear por sus calles entrando por alguna de las puertas que se conservan de su muralla y disfrutar de su arquitectura civil y religiosa.

Destacan sus casas señoriales, la excolegiata Santa María la Mayor y el gran retablo gótico internacional del s. XV  y su gastronomía aragonesa 100%, donde la trufa toma un papel relevante. Podéis hacer excursiones a la cercana Mora de Rubielos, donde os espera un espectacular castillo.

Mungía

En la provincia de Bizkaia se encuentra este pueblo de interior, ubicado en una zona donde se suceden depresiones y colinas.

Es un municipio con un gran patrimonio natural formado por el río Butrón que se ensancha cuando llega a Mungía. Además, el río recibe numerosos afluentes que llenan la zona de fuentes y manantiales.

Podéis pasear por el Parque Uriguen o hacer rutas senderistas por los alrededores del pueblo. Así descubriréis también los barrios rurales de Mungía donde no faltan los Caseríos.

El Landetxo Goikoa, construido a principios del siglo XVI, está considerado como uno de los más antiguos del País Vasco. Si vais con niños tenéis que visitar Izenaduba Basoa, un parque mitológico dedicado al Olentzero.

Lekeito 

En la costa bizkaina os espera Lekeito, en la comarca de Lea-Artibai, asentado en las faldas de los montes Otoio y Lumentza.

El río Lea desemboca entre las playas de Isuntza y Karraspio creando un paisaje único.

Dentro del pueblo se puede visitar la Basílica de la Asunción de Santa María con su retablo gótico bañado en oro o ver los palacios como el Abaroa o Uriarte. Iros de pintxos para terminar de disfrutar de Lekeito.

¿Qué os parecen estas ciudades Slow? ¿Os animáis a visitarlas para disfrutar unas vacaciones de tranquilidad y vida sencilla?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*