Turismo cultural

Ciudades para resguardarse del frío

Por fin parece que el frío ha llegado para instalarse. Este año, deben de ser cosas del cambio climático, ha tardado más de lo normal en aparecer, pero ya está aquí.

Si no os acostumbráis al mismo… ¿qué tal viajar en busca de lugares donde cobijarse de las bajas temperaturas?

Córdoba

El sur suele ser sinónimo de calor. Si bien es cierto que no siempre, normalmente las temperaturas suelen ser más benévolas que la parte septentrional del país. Así que nuestras primera propuesta es visitar Córdoba, una joya en la que todavía resplandece la grandeza que llegó a poseer en el siglo X.

El principal reclamo es su Mezquita y no es para menos. El monumento es Patrimonio Cultural de la Humanidad y refleja el poder de la ciudad durante los años de dominación musulmana de la Península Ibérica y la importancia de la Iglesia católica en los siglos posteriores.

Pero también podéis escoger este lugar porque su casco antiguo es un lugar perfecto para resguardarse del frío. Un paseo por las laberínticas calles blancas de su judería os mantendrán lejos del fresco. Reservad una habitación cerca del centro de Córdoba y disfrutad de la magia de esta ciudad.

Alicante

El tiempo también suele respetar a Alicante. Su temperatura media en los meses más fríos del año es de aproximadamente 14 grados, por lo que puede ser una buena opción para viajar hasta el Levante y conocer lo que es capaz de ofrecer.

Por supuesto, hay que visitar el Castillo de Santa Bárbara, situado a 166 metros de altitud, en lo alto del monte Benacantil. Es una fortaleza militar con unas preciosas vistas de la bahía de Alicante.

En el casco se puede caminar para descubrir lugares como el Ayuntamiento de Alicante, un edificio barroco, en el que hay fijarse en su escalera principal.

¿Por qué? Porque allí se encuentra la “Cota Cero”, el punto de referencia por el que se mide la altitud sobre el nivel del mar del resto de localidades de España.

Además, si os entra el frío podéis viajar hasta Villajoyosa para tomar un chocolate calentito en el Museo de Chocolates Valor y regresar a dormir a Alicante.

Gran Canaria, destino ideal en invierno

Siguiente parada: Gran Canaria. Qué decir de las Canarias. Su clima es uno de sus principales atractivos y es que las islas mantienen una temperatura agradable durante todas las estaciones.

Mientras en la Península la calefacción es la encargada de calentar la jornada, en Gran Canarias es el astro solar el que cumple este cometido.

Si queréis pasar unas vacaciones de sol y playa en estos meses este puede ser vuestro destino, aqui os dejamos algunas ofertas en las Islas Canarias. Las posibilidades son muchas con lugares como La Playa del Inglés, Mogán, Puerto Rico, Maspalomas, San Agustín… 

Podréis jugar a golf, ver naturaleza, salir de marcha por la noche, disfrutar de buenos hoteles y todo ello sin necesidad de llevar puesto el gorro y la bufanda. Echad un ojo a los hoteles en Gran Canaria.

Cádiz, 330 días de sol al año

Dentro de la Península, podemos huir del frío en la Costa de Luz, en la provincia de Cádiz. Allí presumen de tener más de 330 días de sol al año, aunque en los meses de invierno, las temperaturas bajan.

Aún así, el clima es muy agradable y se puede disfrutar de sus paisajes. Una opción es acercarse hasta Zahara de los Atunes.

Lo mejor es viajar hasta la arena de sus playas vírgenes a la hora del atardecer, ya que el cielo toma unos colores cálidos y la instantánea es preciosa.

Además, si se afina la vista, se puede llegar a ver el contorno de África en el horizonte. Cuando el sol desaparezca podéis descansar en un hotel en Zahara de los Atunes, aprovechando a cenar con su deliciosa gastronomía para el día siguiente viajar hasta Cádiz, situada a una hora de distancia.

Pamplona

En el norte, el frío se combate con mucha ropa y evitando las grandes avenidas por donde sopla el viento.

Por eso os proponemos que viajéis a Pamplona, una ciudad llena de calles estrechas. Su casco antiguo se sitúa en la parte más alta de la ciudad y ofrece recorridos llenos de curvas, edificios estrechos y callejones.

La calle más pequeña de toda Pamplona se llama “Salsipuedes” y se ubica junto a la Catedral de Santa María la Real, en la plazuela de San José.

Por supuesto también podéis hacer el recorrido que se hace cada año en Sanfermines para emular el Encierro. Son sólo 848,6 metros que transcurren por los tramos de Santo Domingo, Plaza del Ayuntamiento-Mercaderes, curva de Estafeta, Estafeta-Bajada de Javier, Bajada de Javier-Telefónica, Telefónica, Callejón y llegada a la Plaza de Toros.

Sólo de poneros en situación seguro que os entran los calores. Descansad en un buen hotel en el centro de Pamplona.

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*