Tradiciones

Ciudades con pistas de hielo en Navidad

En el hemisferio norte la Navidad se vive entre gorros y guantes. El frío es un ingrediente más para esta época del año. Gracias a las bajas temperaturas proliferan varias tradiciones como las del vino caliente, los asados al horno o las pistas de patinaje.

Si vais a viajar durante el mes de diciembre y principios de enero, muchas ciudades engalanan sus calles y aprovechan el fresco para montar divertidas pistas de patinaje sobre hielo.

Rockefeller Center

A continuación os damos algunas ideas por si queréis deslizaros sobre hielo en un escenario único. ¿Os atrevéis a calzaros unos patines?

Londres, ¿qué pista de hielo eliges?

Una ciudad en la que destacan sus pistas de hielo es la capital británica. Londres tiene muchos atractivos durante todas las estaciones, eso es innegable, pero es en esta época cuando luce de manera especial.

Londres cuenta con numerosas pistas de hielo.

Extendidas a lo largo y ancho de sus calles, una de las más impresionantes es la que se encuentra junto al Museo Nacional de Historia Natural.

La pista, integrada dentro del Ice Rink londinense, pone a disposición de los valientes 1000 m2 de hielo para demostrar la habilidad de cada uno.

Permanecerá abierta hasta el 5 de enero, aunque hay días como el de Navidad, que no abre, o el Nochevieja que amplía su horario hasta medianoche.

El precio varía dependiendo si es entre semana, fin de semana y festivo y asciende a 9£/ 8£ para menores de 12 años y £13.50 £ / £11.50 £ para adultos. Hay descuentos para estudiantes, familias…

Además, si visitáis Londres podréis descubrir más pistas de hielo como las de Somerset House, Hyde Park o la de The Tower of London. Reservad ya hotel.

Nueva York, la pista de hielo más famosa del mundo

Nueva York es quizá uno de los lugares donde la Navidad más se deja notar. La fisionomía de la ciudad cambia y deja sentir la llegada de esta época del año de manera especial.

Entre las muchas opciones que ofrece, una es la de sus pistas de hielo. No es raro que al verlas reconozcamos los lugares porque cada año aparecen en nuestras pantallas ya sea en telediarios, películas, series, postales…

Una de las más conocidas es la que se abre desde hace 77 años en el Rockefeller Center, toda una tradición al igual que el encendido de árbol de Navidad. La pista se ubica en la Quinta Avenida entre la 49 y la 50, rodeada de todo tipo de comercios y restaurantes. Para patinar la entrada de adultos es de 27 dólares y 15 dólares para menores, a esto hay que sumarle el precio de alquiler de patines que es de 12 dólares.

Si os acercáis hasta allí es recomendable que sepáis que disfruta de un amplio horario que va desde las 8:30 hasta la medianoche.

Si os apetece visitar otras pistas también podéis ir hasta Central Park o Bryan Park  (esta es la única pista gratuita de Manhattan). Podéis elegir hotel e ir practicando antes de ir vuestro estilo sobre patines.

Oslo

Otra ciudad que ofrece a sus ciudadanos y turistas una pista de hielo durante la época navideña es Oslo, en Suecia. A los suecos les gusta disfrutar de la Navidad y cuentan con celebraciones especiales como la que tiene lugar cada año el 13 de diciembre.

Ese día es Santa Lucía, la reina de luz, que saca a la calle a miles de chicas jóvenes vestidas de doncellas (túnicas blancas) y que llevan una corona con velas sobre la cabeza. Mientras caminan cantan y reparten dulces de azafrán.

Otra tradición que no os podéis perder es el Julbold, un buffet de Navidad sueco, que se ofrece durante estas fechas en sus bares. Este contiene arenque, patés, jamón, albóndigas y lutfisk…

Después de las tradiciones podéis rebajar la comida en la pista de hielo de Spikersuppa, ubicada junto a la avenida Karl Johan. La entrada es gratuita y se pueden alquilar allí los patines por 45/50 coronas noruegas. El horario es partido, siendo de 11:00 a 16:00 y de 17:00 a 21:00. Permanecerá abierta hasta el 9 de marzo. Podéis reservar ya hotel en Oslo.

Barcelona

En España, también son muchas las ciudades que montan cada año una pista de hielo.

Una de ellas es Barcelona, que la sitúa en la céntrica Plaza Cataluña, en pleno corazón de la Ciudad Condal.

Desde el 21 de noviembre y hasta final de las Navidades, el hielo formará parte del paisaje catalán. Más de 200 metros cuadrados invitarán a que los más atrevidos se enfunden unos patines con cuchillas y demuestren su destreza.

El horario de la pista es de 10:00 a 21:00, los lunes y los viernes, ampliando su cierre hasta las 23:00 los fines de semana. El precio es de 7 euros la media hora y de 9 euros la hora entera.

La pista, en su tercer año, se mantiene debajo de una carpa, y aumenta su capacidad para esta temporada hasta las 400 personas. Después de un rato sobre el hielo, lo mejor es acercarse a alguna cafetería del Barrio Gótico y tomar un buen chocolate caliente para entrar en calor. También se puede dar uno una ducha caliente en el hotel.

Graz

Al sur de Austria, esta ciudad celebra las Navidades de una manera especial cada año. Una de sus tradiciones, que más llama la atención, es el Belén de Hielo, situado en el patio de Landhaus. Desde 1996, se monta un belén con figuras de tamaño natural esculpidas en hielo.

Descubre el Belén de Hielo, situado en el patio de Landhaus.

Asimismo, las calles se ven animadas por conciertos y coros que recuerdan a cada paso lo cerca que está la Navidad.

Igualmente desde el día 22, las plazas se llenan de mercados navideños, que cierran el mismo día 24 de diciembre y hasta el Ayuntamiento se ilumina desde el día 1 de diciembre como un calendario de adviento cada noche.

Con todo este ambiente también hay lugar para el patinaje. Existe una pista, ideada para los más pequeños. Se encuentra en Karmeliterplatz, la entrada es gratuita y dispone de más de 600 metros cuadrados de hielo para disfrutar. Reservad habitación en Graz y descubrid esta bella ciudad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*