Museo, del latín museum. Según la primera acepción del Diccionario de la RAE es un “lugar en que se guardan colecciones de objetos artísticos, científicos o de otro tipo, y en general de valor cultural, convenientemente colocados para que sean examinados”. Leído así pueden parecer aburridos.

Museo

Por suerte, los museos se han adaptado a las necesidades actuales y han modificado su lenguaje y su manera expositiva para llegar a más gente, convirtiéndose en un foco de atención que ofrece actividades didácticas poniendo como principal protagonista al visitante.

¿Por qué hay que visitar un museo? Aquí van cinco razones.

Museo Británico

Aprender de lo expuesto

Los museos tienen una función didáctica clara. Por ello una de las principales tareas de los museos, además de ser contenedores de obras, es explicarlas de manera sencilla. Aprovecharos de eso e intentad retener en la memoria lo que os cuenten. Recordaréis mejor un cuadro, por poner un ejemplo, si os lo explica una guía mientras lo observáis en primera persona que si lo estudias en un libro. Siempre saldréis de allí habiendo aprendido algo nuevo.

Emocionarse

Hay obras que las podréis haber observado miles de veces en las pantallas o sobre papel, pero que hasta que no las tenéis frente a frente no las veis de verdad. Quizá no imaginabais que tenían ese tamaño, no conocíais los rasgos de cerca…

Museo

Buscar inspiración

De un museo siempre se sale con nuevas ideas en la cabeza. Así que tomad nota de todo lo que se os venga a la mente cuando estéis en ellos. Puede que una instalación os empuje a desarrollar un proyecto personal. Tal vez, alguna información os haga investigar en un asunto y descubrir una nueva pasión…

Museo

Experimentar

Las nuevas tendencias de los museos apuestan por las experiencias sensoriales, que invitan a los visitantes a tocar, oler, oír… Si es posible, sacadle el máximo partido a las opciones que ofrecen. Además, en muchos lugares se organizan actividades para todas las edades, que incluyen juegos para niños. Preguntad en la entrada y apuntaros a todas las que os resulten atractivas.

Refugiarse del tiempo

Tanto en invierno como en verano, son acogedores y ofrecen a los visitantes un respiro del clima del exterior. Si caen chuzos de punta podéis pasar una mañana o una tarde en uno de los museos aprovechando al máximo el tiempo, sin perder detalle de los vídeos y de todo el material con el que cuentan, incluso tomando algo en la cafetería. Si hace 40º, también es una buena idea. Mirad el parte meteorológico de la semana y escoged qué día es el mejor para visitarlo.

Museo

Y a vosotros, ¿por qué os gusta de ir de museos?