Tradiciones

Cinco destinos para celebrar el Día de la Felicidad

Hoy 20 de marzo es el Día de la Felicidad, una fiesta que celebra este año su segunda edición y que nació de la mano del Reino de Bután.

Este país asiático, que mide sus niveles de felicidad desde los años 70, considera que la felicidad es lo más importante de su PIB y quiso que esto se pudiera hacer extensible a todos los países del planeta.

¿Os dejáis contagiar por su optimismo? Olvidad los problemas y vamos a disfrutar del Día de la Felicidad con lo que nos hace más felices…¡Viajando!

Volviendo a ser niño

Cuando uno es niño es feliz. Sin preocupaciones, sin responsabilidades… ¡Quién pudiera volver a la infancia! Quizá es posible… aunque sólo sea durante unos días. Para regresar a esa ingenuidad e ilusión infantil ¿Os apetece viajar hasta Disneyland París?

Disneyland

Allí os esperan todos los personajes de la factoría Disney, pero además encontraréis también rincones mágicos y atracciones, aptas sólo para los más valientes.

Podéis ir con niños, ya que así disfrutaréis el doble. ¡No os perdáis los espectáculos! Reservad habitación en el mismo parque de Eurodisney o en los alrededores.

A través de los sentidos

Otro de los caminos para alcanzar la felicidad se encuentra en nuestro paladar. ¿Qué tal un viaje a Italia para darle un premio?

La gastronomía italiana es reconocida mundialmente por su equilibrio y sabor. Además de platos principales como la pasta, los ñoquis o las pizzas, os tenéis que dejar seducir por sus vinos, sus quesos y sus helados cremosos.

Viajar a Italia os permitirá, además de disfrutar de un patrimonio histórico y arquitectónico único, que sus platos se queden imprimidos en vuestra memoria.

Si viajáis a Roma, después de un buen banquete, no dejéis de probar los cafés de Sant’Eustachio Il Caffè. Mirad hotel en Roma y elegid una buena fecha de viaje.

Descansando

Quizás os encontráis entre el segmento de la población que es feliz descansando.

día de la felicidad en la Habana

Os proponemos un viaje a Cuba, un destino que os contagiará alegría en las calles de su capital La Habana y que os mostrará la tranquilidad de las aguas de sus mares en sus diferentes playas.

En vuestra estancia disfrutaréis de la amabilidad de los cubanos, de su gusto por la música y de su pasión por vivir día a día. Pasear por el Malecón y escuchar el murmullo de la isla… ¡Imposible no sonreír!  Podéis encontrar alojamiento en La Habana sin problema.

Soltando adrenalina

Si la calma os aburre y sólo sois felices soltando adrenalina, aprovechad que las estaciones de esquí están todavía abiertas para sentir el viento en la cara en los descensos y la nieve crujiente bajo los pies.

Panticosa día de la felicidad

Os podéis acercar hasta el Pirineo Aragonés. Allí os esperan las estaciones de esquí alpino de Formigal, Panticosa, Cerler, Candanchú y Astún llenas de propuestas.

Podéis desde aprender a esquiar hasta realizar otro tipo de deportes de invierno como descenso en trineos, snowboard, mushing o raquetas, entre muchos otros.

Por si fuera poco, el Pirineo guarda numerosos rincones llenos de encanto en sus valles. Elegid destino, en cualquiera de los preciosos pueblos que rodean las estaciones como Jaca o Biescas y preparaos para explorar este territorio. Si vais en coche, no os olvidéis llevar cadenas.

Descubriendo el cómic

Por último, nuestra última propuesta para que os sintáis dichosos viajando nos lleva hasta Bruselas.

Aparte de su chocolate, que sólo con olerlo os provocará una sonrisa, nos gustaría que os dejarais llevar por la pasión que siente de este pequeño país por los tebeos.

Bélgica, la patria de Tintín, está llena de alusiones al arte secuencial de las viñetas. Existen rutas para ver los graffiti que decoran las calles de la capital, museos como el Museo del Cómic de Bruselas o el Pueblo del Cómic.

Incluso, fuera de la capital, en Louvain-la-Neuve, se encuentra el Museo de Hergé, creador de Tintín ¿Quién no es feliz inmerso en la lectura de cómic?Reservad hotel en Bruselas y no os olvidéis de probar sus cervezas y recorrer sus calles. Seguro que cuando volváis tenéis la sensación de ser un poquito más felices.

¡Buen viaje!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*