París es un lugar que ha cautivado a lo largo de la historia a todos aquellos que la han pisado. Y no es para menos con su encanto especial. ¿Habéis estado? Tanto si sí como si no, os traemos cinco propuestas de cosas que hay que hacer en París al menos una vez en la vida.

París, sena

Subir a la Torre Eiffel

Es sin duda el emblema de la capital francesa. La estructura realizada por Gustave Eiffel para la Exposición Universal de París de 1899 es la estampa que viene a la mente cuando se piensa en París. Por eso hay que subir. Las filas suelen ser largas, así que tendréis que reservar al menos una mañana o una tarde de vuestro viaje. Se puede acceder a ella o bien por escalones o por ascensores. De estos últimos hay 3, y hay que cambiar en el segundo piso para llegar hasta arriba. Si sois unos valientes, podéis enfrentaros a 704 escalones que os llevarán hasta la segunda planta. Es más económico, pero si no estáis en forma, coged los ascensores. Os dejamos las tarifas actuales.

parís torre eiffel

Sonreír a la Mona Lisa

Este cuadro es quizá el más conocido del mundo. Se encuentra en el Museo de Louvre. Puede servir como excusa para visitar este maravilloso museo, que acoge todo tipo de arte, albergando algunas de las obras más importantes de la historia del arte. Es muy difícil ver todo el museo entero, por lo que existen itinerarios dentro que os guiarán hasta lo que queráis ver. Una de ellas será la Mona Lisa, de Leonardo da Vinci. No os permitirán acercaros demasiado y probablemente esté rodeada de una marabunta humana. Por eso id, a primera hora, cuando la afluencia es menor. Nuestro consejo es que organicéis la visita con este plano del museo.

Visitar la tumba de Napoleón

Sin duda Napoleón Bonaparte fue un personaje clave en la historia de Europa y a él le debemos gran parte de las bases de nuestra actual sociedad. Napoleón, el gran emperador francés, está enterrado en París, en los Inválidos. Al principio esta zona fue creada como residencia real para soldados y militares retirados. Dentro, uno de los edificios que más destaca es el Mausoleo de Napoleón. Allí descansan sus restos, en una cripta circular. También está enterrado en este punto José Bonaparte, conocido por haber sido rey de España durante la dominación francesa. Impresionan las dimensiones.

Emular a Amélie en Montmartre

Montmartre es el barrio de la bohemia francesa. En sus calles se sitúan lugares como el famoso Moulin Rouge o el Sacre Coeur, además de bares de striptease y de marcha. Siempre ha sido un polo de atracción de artistas, de hecho Picasso, Dalí o Degas y muchos más se dejaron seducir por su ambiente. Allí se rodó parte de la famosa película de Amélie. Podréis visitar el café donde trabajaba, el Cafe des 2 moulins, en la 15 rue Lepic y tomaros algo en una de sus mesas. También os invitamos a que investiguéis por las calles empinadas y encontréis lugares como la Place du Tertre o bares como Le Relais Gascon (6, rue des Abbesses), donde os sorprenderán con sus ensaladas gigantes servidas con patatas con sabor a ajo. No podéis dejar de subir hasta el Sacre Coeur y observar unas vistas únicas de París.

paris montmartre

Pasear por el París más lujoso

La zona de la Plaza Vendôme y Ópera alberga un gran número de establecimientos de lujo donde hay joyerías, tiendas de grandes diseñadores… Si vuestro bolsillo os lo permite, daros un caprichito, sino conformaros con pasear por allí y descubrir el París más exclusivo. Se puede visitar el Palacio Garnier, donde se ubica la Ópera (su interior os impresionará). Cerca se encuentran las Galerías Lafayette (Boulevard Haussmann 40), os recomendamos que entréis y observéis su maravillosa cúpula modernista y que subáis hasta su terraza para regalaros una panorámica maravillosa.

 

Para hacer una o las cinco propuestas tendréis que pasar varios días a orillas del Sena. Así que reservad hotel y preparad bien el viaje. ¿Qué nos recomendáis vosotros? ¿Qué tenéis ganas de hacer en París?