Archivo

Archivo para la categoría ‘El mundo’

Los 5 imprescindibles de Mallorca

02 de junio, 2017

Será maravilloso, viajar hasta Mallorca… Si queremos emular la famosa canción, habrá que saber que la isla es mucho más que sol y playa. Para conocer Mallorca lo mejor es alquilar un coche y recorrer todos sus rincones. Si bien es cierto que hay zonas con bastante afluencia, también es verdad que se pueden encontrar auténticos tesoros escondidos en su costa. Para que la conozcáis bien hemos preparado esta entrada dedicada a los cinco imprescindibles de la isla.

Palma de Mallorca

Una parada obligatoria para cualquiera que ponga un pie en Mallorca es la ciudad de Palma de Mallorca, una urbe totalmente mediterránea en la que os espera una amplia oferta cultural, de ocio y de compras. El enclave más representativo de la ciudad es la impresionante catedral, que se levanta junto al mar, imponente. De estilo gótico resalta su rosetón que deja pasar la luz a su interior a través de más de 1.200 cristales y sus arbotantes en la parte externa. En verano es posible subir a sus terrazas desde donde se disfruta de una hermosa vista de Palma. Además de la catedral, se recomienda pasear por el casco antiguo de la ciudad a través de sus calles estrechas que llevan hasta la plaza Mayor; allí encontraréis cafeterías, restaurantes, tiendas… Otra zona recomendable para ver es El Born. Caminad por el paseo del mismo nombre para llegar hasta la plaza de las Tortugas que da paso a la avenida de Antonio Maura. Para ver más patrimonio, otra idea es subir hasta el Castillo de Bellver. No os asustéis, pero el castillo está en lo alto. Podéis subir andando, pero tened en cuenta que la pendiente es pronunciada. Igualmente, para evitar el esfuerzo, podéis coger el autobús turístico. Dedicad también parte de vuestro tiempo a conocer el paseo marítimo y descubrir parte de su muralla, el Palacio Real de la Almudaina y la lonja. Y si lo que os gusta es el arte más contemporáneo, sabed que es posible visitar la Fundación de Joan Miró, donde se pueden ver obras del artista así como otros documentos.

Calas de ensueño

Existen en la isla un sinfín de calas, playas y recovecos creados por el paso del tiempo. Una de las más bonitas es la Cala Pi, a unos 25 kilómetros de Palma de Mallorca, en la localidad de Lluchmayor. Está enclavada entre acantilados de más de 30 metros de altura, lo que la convierte en un lugar muy especial. Sus aguas turquesas suman más puntos. Además, no tiene apenas desnivel por lo que los niños la pueden disfrutar al máximo. Pero esta cala no es la única que puede presumir de un paisaje de ensueño. A lo largo de la costa nos vamos encontrando con otros puntos de gran interés como la Cala Antena y la Cala Gran (a unos 10 y 15 kilómetros de Portocolom, respectivamente); Cala Barques (a 7 kilómetros de Pollença); Sa Font de Sa Cala (a 2 kilómetros de Cala Ratjada); Cala Tuent (a 40 kilómetros de Sóller)… La lista es interminable, así que nuestro consejo es que visitéis el portal oficial de turismo de la isla dedicado a las playas. Además de una descripción de cada una de ellas, sabréis si disponen de bandera azul y os podréis informar sobre el oleaje y todos los detalles necesarios para pasar un día inolvidable.

Cuevas del Drach

Si pensáis que Mallorca es bonita por su exterior, esperad a conocer su interior. Su geología y las características de su terreno han provocado que bajo lo que se ve se escondan tesoros como las Cuevas del Drach, ubicadas a unos 60 kilómetros de Manacor. Éstas se pueden visitar desde 1935 y desde entonces han atraído a millones de visitantes que han quedado fascinados por su belleza. Hay que visitarlo de manera organizada. La visita dura aproximadamente una hora y media y en ese tiempo se recorren 1.200 metros. En el tour disfrutaréis de un concierto de música clásica y de un paseo en barca a través del lago Martel. Hay que ir con un jersey haga la temperatura que haga fuera, ya que la temperatura media en su interior es de unos 21 grados y la humedad alcanza el 80%.

 

Alcúdia

Quizá es menos conocida, pero sin duda merece una visita. La Alcúdia es una de las localidades más bonitas de la isla. Se sitúa al nordeste de la misma, con un casco histórico que podréis recorrer a pie para conocer, entre otros lugares de interés, las diferentes murallas (medieval y renacentista), las puertas y baluartes de las murallas, la iglesia de Sant Jaume y la capilla del Sant Cristo; así como las casas (casals) del municipio. Una idea es pasear por el camí de Ronda, que corre paralelo a las murallas, y subir a las mismas para observar una bonita vista de la sierra de Tramontana. Después de la visita, comed en alguno de sus restaurantes algún plato de gastronomía local para coger fuerzas, ya que aguarda otro lugar de gran interés: la ciudad romana de Pollentia. Era la capital de las Baleares en tiempos de la República y el Imperio Romano. Descubriréis los restos romanos más importantes de la isla visitando los vestigios que quedan del foro y del teatro romano. Igualmente, para conocer mejor el asentamiento romano, no dejéis de visitar el museo monográfico de Pollentia, localizado en el antiguo hospital del siglo XIV. Y, por supuesto, ya que estáis en la zona aprovechad para conocer parte del Parque Natural de S’Albufera y sus playas.

 

Cap de Formentor

Acabamos el viaje de imprescindibles en el Cap de Formentor, al norte de la isla. Aquí acaba la sierra de Tramontana y se abre el Mediterráneo al frente. Si el día es suficientemente claro y está despejado adivinaréis el contorno de Menorca en el horizonte. Acercaros cámara en mano puesto que las panorámicas son increíbles. Eso sí, tenéis que ser conscientes que para llegar hasta él, tendréis que enfrentaros a una carretera serpenteante, apta para los estómagos más fuertes. Este lugar ha atraído a grandes personajes de la historia como Charlie Chaplin, Winston Churchill o Scott Fitzgerald quienes pasaron estancias en el Hotel Formentor, un establecimiento de quilates con una gran historia detrás que sigue ofreciendo estancias únicas en unas instalaciones totalmente renovadas.

El país más visitado del mundo

26 de mayo, 2017

Según el último ranking de destinos más visitados del mundo Francia vuelve a ser el país preferido para viajar. En 2016 se contabilizaron 83 millones de visitas. Si bien es cierto que ha sufrido un descenso respecto al año anterior, sigue dominando la lista y la encabeza una vez más. Y es que su territorio tiene una vasta oferta turística para todos los públicos. Dispone de grandes ciudades, rincones campestres, paisajes, monumentos, parques temáticos para niños y… ¡mucho más! ¿Qué tiene Francia que la hace tan especial? Vamos a intentar descubrirlo y comenzaremos nuestra visita con sus lugares más visitados.

Lugares más visitados de Francia

Como no puede ser de otra manera empezaremos en París. ¿Quién puede resistirse a ella? La ciudad del amor, de las artes, de las luces… Perderse por sus calles es una de las mejores cosas que se pueden hacer, ya que cada barrio tiene su propia personalidad. Por supuesto, otro gran foco de atracción son los museos, ya que cuenta con algunos de los mejores del mundo como el Museo del Louvre, el Museo de Orsay o Centro Pompidou, entre otros muchos. Igualmente, dispone de monumentos internacionalmente conocidos como la Torre Eiffel, Nôtre Dame o el Arco del Triunfo. A todo ello hay que sumar, además, que está a un paso tanto del Palacio de Versalles como de Disneyland París, dos lugares indispensables de Francia. Para poder disfrutar bien de este destino es recomendable pasar al menos una semana, aunque no hay que descartarlo para escapada en pareja, puesto que París es considerada como la ciudad más romántica del mundo.

En Normandía aguarda otro de los monumentos más vistos del país. Nos referimos al Mont Saint-Michel. Se estima que cada año se acercan a observar el fenómeno de las mareas unos 2,5 millones de personas, muchos de ellos peregrinos que buscan la espiritualidad. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1979. En esta región también esperan los paisajes de la Costa de Alabrastro, con sus impresionantes acantilados (destacan los de Etretat), así como los pueblos pequeños y singulares como Fécamp, donde hay que visitar el Palacio Bénédictine.

Otra ruta que suele atraer a un gran número de viajeros es la que recorre el Valle del Loira, en la que los visitantes descubrirán nada más y nada menos que 21 castillos que se integran en el paisaje junto al río del mismo nombre. Entre todos ellos os esperan algunos como el castillo de Cheverny, en el que se inspiró Hergé para que fuera el Castillo de Molinsart de Titín; el castillo del Clos-Lucé, donde vivió el mismísimo Leonardo da Vinci o el impresionante castillo de Chaumont-sur-Loire, que alberga el Festival Internacional de los Jardines, de finales de abril a mediados de octubre.

Igualmente, otro punto de peregrinaje con una gran afluencia es la ciudad de Lourdes, donde se apareció la virgen a una niña en una gruta, que a día de hoy es un lugar de veneración. Cada año se acercan hasta allí miles de peregrinos para recoger el agua que mana de la fuente, a la que se le suponen poderes sanadores.

No nos olvidamos de un rincón muy especial, sobre todo para los amantes de la adrenalina: los Alpes. En invierno se cubren de nieve y se desempolvan los telesillas para que miles de esquiadores puedan deslizarse por sus colinas. Aquí se ubica el Dominio de los 3 Valles, más de 490 kilómetros repartidos en 330 pistas. Asimismo en esta región, los viajeros podrán observar el Mont-Blanc, una de las cimas más altas de Europa con sus 4.810 metros de altura. Para ello, una opción si no se está en forma, es subir al Pico del Midi desde donde se puede coger un teleférico para observar, desde varias terrazas, unas hermosas vistas panorámicas.

Un país lleno de rincones

Pero Francia es mucho más que sus indispensables. Cada región es única y ofrece un tipo de turismo diferente. Muy cerquita de España, se puede visitar el País Vasco Francés, un territorio con gran personalidad que nos ofrece desde practicar deportes acuáticos en sus aguas, sobre todo surf, a disfrutar del encanto de sus localidades que combinan una mezcla de tradición con tiempos más modernos. Hay que hacer una parada en San Juan de Luz, lugar donde se casó Luis XIV, y por supuesto no hay que dejar de ver Bayona y su catedral y si apetece hacer algo más arriesgado, una visita al Casino de Biarritz podría ser perfecta.

Para los que busquen un destino tranquilo, donde poder sentarse en una terraza a disfrutar del atardecer con una copa de vino, quizá les interesen otros enclaves de Francia como la Provenza. Allí esperan Saint Rémy de Provence, Aix en Provence, Avignon y Nîmes, localidades pequeñas con una larga historia detrás. Pero además, dispone de una gran riqueza natural, materializada en sus campos de lavanda junto al Mont Ventoux. En la Provenza, además, podemos encontrar un paisaje muy curioso que nos recuerda al Gran Cañón del Colorado, pero de pequeñas dimensiones. Se trata de los alrededores de Rustrel, una estampa a la que merece la pena hacer una escapada para conocer sus cascadas y grutas. En este mismo sentido, Borgoña ofrece unas vacaciones tranquilas donde conviven naturaleza y patrimonio. Los vinos son una gran atracción en todas sus facetas. No sólo se pueden probar, sino que también se puede conocer cómo se elaboran, conocer dónde están las vides, sus peculiaridades… Otra sugerencia es recorrer Borgoña en barco a través de sus canales para obtener una visión diferente de la región de los vinos.

Si lo que se quiere es hacer turismo urbano, además de su capital, Francia cuenta con otras grandes urbes, quizá menos conocidas, pero que esperan con un rico patrimonio. Sorprenden lugares como Burdeos, Toulouse, Marsella y Lyon, donde se descubre el aroma francés en cada esquina y se puede convivir con sus vecinos y probar su gastronomía.

Estos son sólo algunos lugares que hacen de Francia, el país más visitado del mundo. Pero tampoco hay que olvidar que cuenta con más zonas igualmente atractivas como Alsacia, la Costa Azul, Córcega, la Bretaña

¿Cuál es vuestro rincón de Francia preferido? ¿Nos lo contáis?

Categories: Viajar a Europa, ¡VIAJA! Tags:

Mejores heladerías de España.

19 de mayo, 2017

Con el calorcito, apetece ponerse ropa fresquita y también dejarse caer por una heladería. Un capricho que nos alegrará el buen tiempo y del que es muy difícil escapar. Eso sí, no hay que comer cualquier helado, si es de los mejores de España, mucho mejor. Por eso os hemos preparado una pequeña selección de algunas de las heladerías consideradas como las mejores de España.

Esperamos que vengáis con hambre, porque en ellas seguro que no os podéis resistir a sus propuestas.

Delacream, Barcelona

Trabajamos el helado italiano y la repostería según las más estrictas normas artesanales. Nuestros pilares son la producción diaria y la rigurosa selección de los ingredientes que garantizan la máxima calidad del producto final”, con esta presentación ¿quién se podría negar a caer en la tentación de tomar un helado en la céntrica Delacream, en Barcelona? Si estáis en la Ciudad Condal, apuntad bien su dirección, ya que no os arrepentiréis. Fabrican helados con productos sin gluten para que los celiacos puedan disfrutar de los dulces. Todos son artesanales, realizados el mismo día y hechos con productos frescos. Sus helados contienen sólo entre un 6 y 9% de grasa, mientras que los sorbetes no contienen nada de grasa y son aptos para veganos.

Rocambolesc, Girona

También en Cataluña está una de las heladerías más mediáticas del país. Nos referimos a Rocambolesc, el negocio que regenta Jordi Roca, uno de los hermanos propietarios de El Celler de Can Roca. Con ese nombre detrás ya os podéis imaginar que no vais a probar cualquier cosa, sino que os aguarda un mundo de sorpresas, apto para los paladares más exquisitos. La idea inicial era recorrer las calles de Girona, con un carrito ambulante, pero la legislación era compleja, por lo que finalmente Jordi Roca abrió esta exitosa heladería. Los helados se hacen en el momento y usan únicamente productos naturales y tienen sabores como helado de manzana al horno o sorbete de coco con violeta. Se pueden comer en tarrina, en panet o en curiosos y divertidos polos. Además, hay apuestas de vanguardia con kits especiales de helados lácticos. Encontraréis esta heladería también en Madrid, Barcelona y Platja d´Aro.

Heladería Andrés Sirvent, Calahorra

No hace falta estar en una gran ciudad para tomar un helado de quilates. Si no que se lo digan a los vecinos de Calahorra que pueden disfrutar de unos de los mejores helados de España gracias a Andrés Sirvent, quien despacha unos dulces la mar de interesantes en la Avenida Nuestra Señora de la Valvanera. Sirvent tiene una mente que no para de pensar y de crear nuevos sabores. En su haber tiene más de 120 helados distintos (muchos de ellos aptos para clientes con intolerancia al gluten), algunos tan curiosos como el de pimiento del Piquillo o el aceite de oliva. Por supuesto también se pueden probar propuestas más clásicas y tradicionales, pero estando allí os animamos a que os lancéis a por los sabores más rompedores.

Heladería Nossi-bé, Bilbao

Si hacemos listas de productos gastronómicos, no puede faltar un representante del País Vasco y es que esta región es la cuna de la cocina. En helados no podía ser de otra manera. Viajamos hasta Bilbao para conocer la Heladería Nossi-bé, que tiene nada más y nada menos que más de 100 años de historia. Debe su nombre a una isla de Madagascar desde donde se importan el cacao y las ramas de vainilla Bourbon que se usan en la elaboración de sus productos. Guarda gran parte de la decoración original, lo que la convierte en un lugar acogedor y lleno de encanto en el que no es fácil encontrar sitio. La historia de la heladería, y de cómo Victoriano Ortiz llegó allí, es digna de ser escuchada en el propio local. Esther Ortiz López, actual maestra heladera de Nossi – Bé, ha cogido las riendas del negocio respetando la tradición y añadiendo su toque moderno con nuevas técnicas e ingredientes.

Solo qui, Marbella

En el sur también se hacen buenos helados como los que se pueden encontrar en Solo qui, en Marbella. Combatir las altas temperaturas con un refrescante tentempié de tradición italiana no tiene precio o… sí, lo que cuestan las creaciones del maestro heladero Eric Garin, quien aprendió de su padre cómo preparar este dulce tan delicioso. Su filosofía es que cada helado tiene que recordar a la infancia y para ello trabaja. Su aroma es claramente italiano y resaltan sabores como el tiramisú u otros más ibéricos como el turrón. Además hay opciones veganas de helados hechos con leche de soja, así como helados sin azúcar para quienes tengan problemas con este ingrediente. Igualmente dispone de una amplia gama de sorbetes, elaborados con agua y no con leche, para que los puedan disfrutar también los clientes con intolerancia a la lactosa.

La Romana, Madrid

Acabamos nuestro tour en Madrid en una heladería de gran prestigio entre los vecinos de la capital. Se trata de La Romana, una cadena importada desde Rimini a Madrid que ha sido todo un acierto. La decoración está totalmente cuidada hasta el mínimo detalle para que el ambiente maride con el gusto de unos helados innovadores a la par que tradicionales. Éstos se fabrican diariamente con ingredientes de toda la vida (huevos, azúcar, nata fresca…) a los que se añade leche ecológica. Además se hacen de poco en poco, para que su duración máxima no supere las 3 horas, así se aseguran que los clientes descubran helados recién hechos con todas las características bien marcadas. Todo un lujo.

Y a ti, ¿te apetece un helado?

#AdictosaViajar

10 pueblos con encanto en España

05 de mayo, 2017

Es difícil escoger sólo 10 pueblos con encanto en España, ya que por suerte existen muchísimos a lo largo y ancho del territorio. Su carácter único y su pasado, hacen de cada uno un lugar especial, que esconde un secreto, desvelado sólo a unos pocos. En esta visita dejamos atrás aviones y trenes y nos subimos al coche para hacer un viaje a los pueblos más bonitos de España. ¿Preparados? Allá vamos.

 

Baeza, Jaén

Primera parada: Baeza. Empezamos con una localidad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y no nos extraña cuando ponemos el pie en su casco antiguo. Hay que estar muy atento para descubrir todos los detalles de sus plazas, torres y palacios. Destacan lugares como el propio Ayuntamiento, la antigua Universidad, la Catedral, la plaza del Pópolo o el Arco de Villalar. Aprovechad también para tomar pan con aceite de la tierra y disfrutad del carácter de sus vecinos.

 

 

 

Cudillero, Asturias

Ahora damos un salto al norte. La luz cambia, los colores se vuelven más intensos, el mar aparece. Hemos llegado a Cudillero, un pueblo con el auténtico sabor marinero de Asturias, un rincón que impresiona. Sus coloridas casas descienden escalonadamente hacia el mar, creando en el visitante una sensación de grandeza. Sacad la cámara e inmortalizad el momento. Después, podéis sentaros en alguno de sus restaurantes a comer pescado fresco o acercaros hasta el Palacio de los Selgas.

 

 

Ronda, Málaga

Regresamos al Sur. Ronda, en la provincia de Málaga, se ha ganado por sí sola el derecho a estar en esta lista. Ubicada a pocos kilómetros de la Costa del Sol, su situación y su patrimonio hacen de ella un lugar único. El pueblo está dividido en dos por el Tajo, un desfiladero de infarto que cruza el Puente Nuevo a más de 100 metros de altura. Parece mentira que todo se sostenga, pero así es. Su plano nos muestra su pasado árabe y medieval, sus casitas blancas y numerosos puntos de interés turístico que no os podéis perder.

Trujillo, Cáceres

Este pueblo vio nacer nada más y nada menos que a Francisco Pizarro. En plena Extremadura no hay que perderse su Plaza Mayor, considerada como una de las más bonitas del país. Pero además su trazado laberíntico os sumergirá en la historia de la ciudad viendo la riqueza de aquellos que marcharon a América y volvieron con oro para construir hermosos palacios de lo que aún podemos disfrutar a día de hoy. Probad la gastronomía en cualquiera de sus restaurantes.


Cadaqués, Girona

Damos otro salto en geografía y paisaje. Del interior de Extremadura pasamos a la Costa Brava catalana. Cadaqués, en el cabo de Creus, nos aguarda con su casco impoluto y las olas del Mediterráneo meciendo las barquitas de los pescadores. Este pueblo enamoró a Salvador Dalí. Cuando veáis un atardecer en su playa, sabréis el porqué.

 

Alcalá del Júcar, Albacete

De nuevo viajamos al interior para introducirnos en un pueblo que parece sacado de las líneas de un cuento de princesas. Alcalá del Júcar se reparte en los alrededores del castillo árabe que corona el conjunto en lo alto de una colina. Paseando os daréis cuenta de que antes de los árabes ya pasaron por aquí los romanos, puesto que dispone de un puente romano para cruzar el Júcar. A todo ello, hay que sumar el paisaje, abierto a recibirnos con los brazos abiertos para practicar deportes de aventura.

 

 

Tarazona, Zaragoza

Más al norte se sitúa la localidad de Tarazona, en la provincia de Zaragoza. Está muy cerca del Monasterio de Veruela, lugar de inspiración de Gustavo Adolfo Béquer. En pleno Moncayo, Tarazona nos descubre su pasado en el que judíos, árabes y cristianos vivían en paz en sus calles. No hay que perderse la impresionante Catedral, recientemente restaurada, una joya arquitectónica que mezcla gótico francés, mudéjar aragonés y toques renacentistas.

 

Santilla de Mar, Cantabria
Regresamos al Atlántico y nos detenemos en Cantabria para observar todo lo que Santilla de Mar tiene que ofrecernos. Poneros calzado cómodo porque merece mucho la pena patear sus calles de arriba abajo y de abajo arriba. Así veréis monumentos como la colegiata de Santa Juliana o las torres de Merino y Don Borja. Si tenéis tiempo, las Cuevas de Altamira no están lejos, eso sí, visitaréis la réplica. Y si lleváis el bañador en las cercanías podréis refrescaros en playas como Santa Justa o Ubiarco.

 

 

Sigüenza, Guadalajara

En plena Castilla se localiza esta villa medieval que os transportará rápidamente en el tiempo. Cerca de Madrid, es un buen destino para desconectar del tráfico de las ciudades. Lo mejor es perderse por su casco y observar las fachadas de los monumentos y por supuesto, no perderse ni la Plaza Mayor, ni la Catedral, ni el Castillo. Una idea es que esteis aquí cuando anochezca, ya que la iluminación embellece todavía más el lugar.

 

 

Mogarraz, Salamanca

Ubicado en el corazón del Parque Natural de Las Batuecas, en la sierra de Francia, es nuestra última parada. Está declarado como Conjunto Histórico Artístico y es que ha conservado su casco gracias a su aislamiento natural. Una curiosidad, además de la propia arquitectura per se, es que en las paredes de las casa descubriréis los retratos de los vecinos, que pintó el artista Maillo para que los habitantes de Mogarraz no cayeran en el olvido. Un pueblo que os sorprenderá.

Y vosotros, ¿qué pueblo nos recomendáis para una escapada por España?

 

 

 

Consejos para viajar a Nueva York

21 de abril, 2017

¿Quién no ha soñado alguna vez en viajar a Nueva York? La capital del mundo, la ciudad por antonomasia. Un deseo que puede convertirse en pesadilla, sino se tienen en cuenta unas cuantas cosas antes de partir. Para que vuestra experiencia en la ciudad de Woody Allen sea plena, haced caso a estos consejos para viajar a Nueva York. Serán útiles y harán que todo sea mucho más sencillo.

Consejos para viajar a Nueva York

Documentación que se necesita para viajar a Nueva York

El primer paso y el más importante de todos es tener la documentación en regla y llevar todos los papeles que nos exigen. Los americanos son muy estrictos en este aspecto, así que no hay lugar para el error. Necesitaréis, por supuesto, el pasaporte y el visado ESTA (Sistema Electrónico para la Autorización de Viaje para Estados Unidos). El ESTA un procedimiento de selección que analiza la información del solicitante y determina si es posible su entrada o no en el país. No tendréis problema para conseguirlo. Éste os da derecho a permanecer hasta 90 días en el país como turistas.

La importancia de un seguro médico en Estados Unidos

En Estados Unidos el derecho a la sanidad es bien diferente a lo que estamos acostumbrados en Europa. Allí es privado por lo que se paga por cada consulta o cada visita al hospital. Por ello es indispensable contratar un seguro médico cuando se viaja a EE.UU. En caso de que tengáis algún accidente o debáis visitar al médico durante vuestra estancia os ahorrará muchos dólares. Podéis preguntar en el banco si vuestra tarjeta de crédito tiene seguro de viajes (muchas lo tienen) o acercaros a una aseguradora y pedir presupuesto.

Cambia euros por dólares y asegúrate que tu tarjeta no caduca

Tener dinero en Estados Unidos es necesario por eso comprobad antes de partir que vuestra tarjeta de crédito no caduca durante vuestra estancia. Además es recomendable llevar dos tarjetas diferentes, no vaya a ser que una se estropee o se pierda. Tened también el número de teléfono del banco a mano, no os vayáis a quedar tirados en Nueva York sin un sólo dólar. Igualmente es una buena idea cambiar los euros por los dólares desde España. Haced un cálculo aproximado de lo que os queréis gastar y haced el cambio de divisas en vuestro banco. Os recomendamos que no lo hagáis en el aeropuerto, ya que suele salir el cambio peor.

Reservar entradas con tiempo para musicales y partidos de la NBA

Hay espectáculos y lugares muy concurridos en Nueva York, así que si tenéis en mente ir a un musical o a un partido de la NBA, lo más aconsejable es que compréis las entradas desde España. Así no sólo os aseguraréis tener sitio, sino que igual hasta conseguís mejores precios. Los musicales suelen llenarse y más si vuestra idea es acudir como público a Broadway a ver el Rey León, el Fantasma de la Ópera o Wicked. Leed críticas y decidiros por el que más se ajuste a vuestros gustos.

Dejar hueco en tu maleta para todo lo que puedes comprar

Una vez consultado el pronóstico meteorológico y seleccionado el tipo de ropa que nos vamos a llevar, tenemos que tener en cuenta que hay que dejar hueco en la maleta. En EE.UU. encontraréis un montón de productos textiles, tecnológicos y de belleza que salen más económicos que en Europa. Por lo que es una muy buena idea llevar la maleta medio vacía para que regrese llena de recuerdos para vosotros y regalos para vuestros familiares y amigos. En la misma ciudad encontraréis un gran número de outlets con rebajas y ofertas irresistibles, pero además junto a Nueva York se localizan dos espacios de gran atracción para turismo de compras. Por un lado está Woodbury Common, un centro comercial al aire libre, y por otro Jersey Garden, concebido como una gran superficie llena de tiendas con los mejores precios.

Elegir un buen hotel

Esto hay que hacerlo en todos los viajes, por supuesto, pero en Nueva York elegir un buen hotel es todavía más importante. Existen numerosas opciones que pueden resultar muy caras y encima ser incómodas. Tras un día de turismo en la ciudad, apetece llegar a un lugar bien comunicado, donde poder descansar. Así que se puede optar por alojarse en el mismo Manhattan, ya que será más fácil llegar o elegir otros barrios cercanos como Brooklyn o Queens. Si necesitáis consejo respecto a la mejor zona de Nueva York para coger el hotel, en Centraldereservas.com os podremos ayudar con la elección.

No olvidar un adaptador para los enchufes

Otro utensilio que no tenemos que olvidar es un adaptador de enchufes, sino a la primera de cambio nos quedaremos sin batería y no es cuestión de estar incomunicados durante todas las vacaciones. La corriente eléctrica en Estados Unidos es de 110 voltios, mientras que en España de 220 voltios. Allí los enchufes son planos, por lo que nuestros cargadores no son aptos. Acercaros a una ferretería y comprad el adaptador correspondiente.

Maratón de películas y libros

Por supuesto para ir preparando con ilusión el viaje, los meses o semanas anteriores a vuestra partida podéis ver series, películas o leer libros basados en Nueva York. Series ya clásicas como Sexo en Nueva York, Friends, Gossip Girls o películas como Desayuno con Diamantes, Manhattan, King Kong o Solo en Casa dos son sólo un ejemplo de la gran cantidad de material audiovisual que existe sobre esta ciudad. De libros, es una buena idea decantarse por el mundo de Paul Auster o por la prosa de Enric González.

Las 5 catedrales más bonitas de España

14 de abril, 2017

España es un país tradicionalmente católico. Por eso, a lo largo y ancho de su territorio, se pueden encontrar un sinfín de iglesias de los más diversos estilos que corresponden a cientos de años de historia. Entre todas ellas destacan por importancia y belleza las cinco catedrales que os mostramos en esta entrada. ¿De cuáles se trata? ¡Seguid leyendo para descubrirlas!

Catedral de Burgos

Catedral de Burgos, España.

En el norte del país nos aguarda uno de los ejemplos más representativos del gótico español. Nos referimos a la impresionante Catedral del Burgos, un templo en el que se observan dos tipos de gótico, uno clásico (siglos XIII y XIV) y otro flamigero (que se deja ver en las hermosas agujas que rematan unas torres de 84 metros de altura). A estos se suman otros estilos posteriores como el renacentista o el barroco. Además es la única catedral de España que tiene reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad de manera independiente, es decir, sin estar unida al resto del casco antiguo de la ciudad. Cuando la veáis por fuera descubriréis una fachada que os puede recordar a la Catedral de París, donde no falta el rosetón. Una vez traspaséis su puerta, la grandeza y amplitud de sus tres naves os harán que inevitablemente alcéis la cabeza para ver las bóvedas tanto de las zonas principales como de las capillas. Cada una de las capillas tiene su propio estilo, destacando algunas como la Capilla de Santa Tecla.

El horario para visitarla es de 9:30 a 19:30 desde el 19 de marzo hasta el 31 de octubre y de 10:00 a 19:00, el resto del año. El precio de la entrada es de 7 euros, aunque existen descuentos para determinados grupos de edad.

Catedral de Mallorca

Catedral de Palma de Mallorca, Baleares, España.

La siguiente catedral tiene la suerte de mirar al mar. La Catedral-Basílica de Santa María de Palma de Mallorca, también conocida como La Seu, es una construcción religiosa de extrema belleza, en la que queda reflejada todo el esplendor del gótico levantino. Entre sus elementos más destacados se puede observar su rosetón, que es original y que sustenta el título de ser el rosetón original de mayor tamaño de todas las catedrales góticas europeas, gracias a sus 13 metros de diámetro. Igualmente, presume también de tener una nave central de gran altura que alcanza nada más y nada menos que 44 metros. Su interior corresponde al estilo hallenkirche, es decir, dispone de tres naves sin girola, ni crucero.

Para realizar la visita al templo, lo mejor es que os informéis sobre el horario de la Catedral de Mallorca. Si pisáis la isla, no os la podéis perder.

Catedral de Córdoba

Catedral de Córdoba, España.

La Catedral de Córdoba la conoceréis seguramente por el nombre de Mezquita de Córdoba, y es que este lugar de culto musulmán fue reconvertido en templo cristiano tras la Reconquista. A día de hoy, la Mezquita-Catedral de Córdoba es uno de los monumentos más visitados no sólo de la ciudad, sino de toda Andalucía. En el edificio descubriréis una mezcla de movimientos artísticos donde se dejan ver el estilo omeya, el gótico, el renacentista y el barroco. Quizá la parte más conocida es su gran sala con columnas y arcadas bicolores. Un espacio único, con más de 1000 columnas ya arcos de herradura que crean una sensación difícil de olvidar. Tampoco hay que perderse otros lugares como el relajante Patio de los Naranjos, la Puerta de San Esteban, el Mirhab, la Capilla Mayor, la Capilla Real o la Torre de la Mezquita-Catedral.

Los horarios los podéis consultar en la página oficial de la Mezquita-Catedral de Córdoba. Además, está bien saber que de lunes a sábados, de 8:30 a 9:30, se podrá visitar el monumento gratuitamente.

Catedral de Santiago

Catedral de Santiago-de-Compostela

En lo alto de la hermosa plaza del Obradoiro se erige el destino de muchos peregrinos, la Catedral de Santiago. Hayáis hecho o no el Camino de Santiago, cuando lleguéis a la plaza y la veáis frente a vosotros, sentiréis algo por dentro. Este templo tiene un tamaño que impresiona. Pero no sólo os llamará la atención la altura de sus torres (74 metros), sino que si os fijáis en los detalles sacaréis grandes enseñanzas de la visita. Un punto indispensable es el Pórtico de la Gloria, obra cumbre de la escultura románica. En él descubriréis más de 200 figuras que narran el Pecado original, Redención y Juicio Final. Otro clásico de la Catedral es el Botafumeiro, un incensario usado desde la Edad Media, que necesita a ocho personas para poder moverse. Se puede ver en fechas concretas, así que es mejor que consultéis antes de ir para saber si va ser posible verlo en acción.

Podéis consultar los horarios del templo y las diferentes opciones de visita. La entrada a la Basílica es libre y se puede acceder todos los días del año en horario de 7:00 a 20:30, no obstante si queréis ampliar la visita subiendo a las cubiertas o accediendo al museo deberéis de pagar una entrada.

Catedral de Salamanca

Catedral de Salamanca, España.

Cierra nuestra lista de sugerencias, la Catedral de Salamanca, otra joya que no hay que perderse si se pisa esta ciudad universitaria. Son dos Catedrales en una: la Catedral Vieja y la Catedral de Nueva. La primera es un monumento de los más destacados del románico español, con sus tres naves con crucero, sus bóvedas nervadas y sus ábisdes. Dentro hay ejemplos de escultura medieval y destaca su retablo mayor con pinturas del siglo XV. También se encuentra aquí, la Virgen de La Vega, patrona de la ciudad. Para ampliar la Vieja se construyó la Nueva, usando la característica piedra de Villamayor que la dota de ese color tan salmantino. Una vez vistas por dentro, hay que subir a las Torres Medievales de la Catedral de Salamanca para disfrutar de la panorámica. Si tenéis un poco de vértigo, igual es mejor que no subáis porque cuentan con 110 metros de altura. Aunque la verdad es que es una experiencia que merece la pena. Otro indispensable de la Catedral de Salamanca os llevará hasta la puerta de Ramos, en uno de sus laterales. Allí tendréis que afinar la vista para encontrar al famoso astronauta de la Catedral de Salamanca.

Para conocerla, mejor informaros sobre los precios de la entrada y los horarios de cada época del año.

Estos son solo algunos ejemplos de iglesias de gran belleza, pero España está lleno de templos de gran interés como la Basílica del Pilar de Zaragoza, la Sagrada Familia de Barcelona, la Catedral de Sevilla, la Catedral de Ávila, la Catedral de León o la de Segovia, entre otras muchas.

Destinos europeos de moda para Semana Santa 2017

28 de marzo, 2017

La Semana Santa está cerca. No queda nada para que podamos disfrutar de unos días de fiesta. Por eso no hay que desaprovechar este regalo del calendario y debemos preparar una escapada para romper al rutina y coger fuerzas para los siguientes meses.

DubrovnikSi no tenéis todavía pensado ningún destino, podéis decantaros por las ciudades europeas de moda para Semana Santa 2017. ¿Comenzamos el viaje?

Dubrovnik

Dubrovnik es conocida como la perla del Adriático. Esta localidad croata lo tiene todo. Desde que salió como parte del decorado de Juego de Tronos atrae cada a año a miles de viajeros que quieren recorrer sus murallas y sentirse un poco más cerca de su serie favorita. No obstante, Dubrovnik es mucho más que un paisaje de una ficción, es un destino completo, que puede visitarse perfectamente en Semana Santa. Recorred su casi dos kilómetros de muralla para observar la ciudad y el mar desde todos lo ángulos, después descended a las calles de la localidad y no dejéis de fijaros en la arquitectura que puebla su espacio. Destacan lugares como el Palacio de los Rectores (Knežev dvor), la Catedral de Velika Gospa o la iglesia de San Blas o Sveti Vlaho. No dejéis de sentaros en sus terrazas y de probar sus licores y gastronomía tradicional. Y si no tenéis vértigo y os apetece ver Dubrovnik desde el aire, subid al cable-car. Una experiencia inolvidable.

Praga

En el Este de Europa nos aguarda Praga con su paisaje urbano, que parece sacado de un libro de los hermanos Grimm. Uno de los indispensables de la capital checa es el Castillo de Praga, situado en alto, en el barrio de Mala Strana. Podéis subir en tranvía o a pie a través de sus calles con encanto. El barrio del castillo alberga también la Catedral de San Vito con su torre de 99 metros. La panorámica impresiona. Otros lugares destacados de Praga son el Puente de Carlos IV (id a primera hora para evitar la aglomeración de gente), la Plaza del Ayuntamiento con el reloj de autómatas y la Ciudad Vieja, llena de rincones donde merece la pena pasear para toparse con lugares como la Torre de la Pólvora. Además, los checos viven su Semana Santa, y descubriréis mercados donde venden huevos pintados. ¡Qué mejor recuerdo de vuestra estancia en Praga! Por supuesto, dentro de vuestra planificación debéis dejar tiempo para Barrio Judío, y si están abiertas, visitad sus Sinagogas.

Oporto

La cercanía de Oporto la convierte en un lugar ideal para una escapada en Semana Santa. A su ubicación hay que sumar el carácter de esta ciudad, que enamora a todo aquel que pone un pie en ella. Tiene mucho por descubrir. Nuestro consejo es que llevéis calzado cómodo y os preparéis para patearla de arriba abajo. Dentro del paseo no debéis dejar de visitar su Catedral, el Palacio de la Bolsa, la Fundación Serrables, la Torre de los Clérigos o la Librería Lello. Además, cruzad el impresionante Puente de Luis I para llegar a Vila Nova de Gaia, donde os esperan decenas de bodegas de vino de Oporto. Elegid una y conoced cómo se elabora este rico manjar. Por supuesto, antes de iros debéis de recorrer la calle de Santa Catarina y sentaros a tomar un café o un té en el Café Majestic. Otra cosa que debéis hacer sí o sí, es pasear por la zona de la Ribera y tomar algo junto al río.

Berlín

Hay pocas ciudades como Berlín. Al principio puede parecer complicada, pero sólo hay que saber un poco de su historia para comprender el porqué de sus obras, de lo ecléctico de sus edificios y de lo diferente que resulta. Berlín es única. Dispone de una amplia oferta, capaz de satisfacer a todos los gustos. Para los más clásicos les esperan un gran número de museos de gran importancia como el Museo de Pérgamo o el Museo Egipcio. También los hay más curiosos como el Museo de Historia Natural, el Museo de la RDA o el Museo Judío. En el centro, pasead por la avenida Unter den Linden para alcanzar la Puerta de Brandenburgo, todo un símbolo para Alemania. Si la traspasáis y andáis un poco más, llegaréis hasta el Reichstag, sede del Parlamento alemán (si queréis visitar su cúpula deberéis reservar día y hora en su página web). Para aquellos más alternativos y que busquen turismo diferente, Berlín también está hecho para ellos. Por ello, si estáis en este grupo os invitamos a que visitéis barrios como Kreuzberg, un lugar donde la mezcla de culturas enriquece el paisaje urbano o el barrio de Freiderichshain, un antigua zona punkie llena de vida. Por supuesto, en vuestros paseos os encontraréis restos del Muro de Berlín, que partió la ciudad en dos durante gran parte del siglo XX. Para entender porqué, podéis visitar el Museo del Muro.

Venecia

Venecia nunca pasa de moda. Ya cautivó a artistas a lo largo de siglos y ese embrujo no lo ha perdido. La ciudad de los canales es un destino que hay que visitar al menos una vez en la vida para comprender mejor a Italia. Allí, descansaréis del tráfico y vuestras piernas serán el vehículo. Sus laberínticas calles os guiarán por un callejero que os perderá más de una vez, pero esa es la gracia de Venecia. Además de ese tipo de turismo, hay que visitar algunos puntos de gran interés como la Plaza de San Marcos con la Basílica de San Marcos y su Campanile, el Palacio Ducal y el Puente de Rialto. Por supuesto, podéis probar a recorrer su Gran Canal y los canales aledaños en góndola, una experiencia divertida que os permitirá descubrir la ciudad desde otra perspectiva.

No esperéis más y aprovechad la Semana Santa para viajar por Europa. Para cualquier pregunta, no dudéis en contactar con nosotros, os asesoraremos sobre los mejores destinos de este 2017.

Los cinco imprescindindibles de Roma

23 de marzo, 2017

Roma, la Ciudad Eterna. Quien la bautizara con este apelativo quizá lo hizo tras un día de turismo por sus calles y es que en cada rincón y en cada piedra hay algo significativo y merece la pena pararse para conocer lo que allí aconteció. Todo el patrimonio puede abrumar y más si estáis de escapada en Roma. No obstante para facilitaros la visita desde Centraldereservas.com hemos pensado en cinco monumentos que debéis de visitar cuando piséis la capital italiana.

Coliseo Roma

Coliseo

El símbolo más reconocible de Roma y uno de sus monumentos más visitados. El Coliseo se mantiene en pie tras siglos y siglos. Antes de entrar, os invitamos a que rodéis el edificio para observar el esplendor del pasado de la Roma Imperial. El Anfiteatro Flavio ha sobrevivido a incendios, terremotos y mucho más. Aún así, el bienhacer de la arquitectura romana ha permitido que haya llegado hasta nuestros días. Se levantó por Vespasiano, en el siglo I d. C. para ofrecer al pueblo “Pan y circo”. Allí tenían lugar los famosos combates entre gladiadores, ejecuciones de prisioneros, recreaciones de batallas marinas…

Cuando entréis descubriréis con la boca abierta que su interior podía acoger hasta 50.000 personas. Por lo menos necesitaréis 45 minutos para visitar bien el monumento, sin prisas. Antes de entrar os recomendamos que leáis sobre lo que os espera dentro. El horario es de 8:30 de la mañana hasta una hora antes de que se vaya el sol, es decir, cambia de invierno a verano. Intentad coger la entrada con tiempo para evitar largas filas, además con el ticket podréis entrar a otros espacios de la Roma Imperial como al Foro y al Palatino.

Panteón

Otra obra de ingeniería romana que permanece hasta nuestros días y que, como el Coliseo, es digna de admiración. El Panteón de Agripa está escondido en el centro de Roma, en la encantadora plaza de la Rotonda, ideal para hacer un alto en el camino y tomarse un café, un helado o lo que apetezca en ese momento. El Panteón se levanta majestuoso esperando las visitas de los turistas y estudiantes de historia del arte. Desde su exterior observaréis su fachada clásica y su cúpula. Esta última os llamará aún más la atención cuando entréis a su interior y miréis hacia arriba. Dispone de una altura y un diámetro de 43,30 metros. En el centro descubriréis un óculo (agujero) que os puede parecer pequeño, pero que realmente tiene una dimensión de casi 9 metros. Es curioso visitar este monumento un día de lluvia porque se crea una atmósfera mágica. En su interior además está la tumba de Rafael junto a otras de varios artistas importantes para la historia italiana.

La Fontana di Trevi

Uno de los lugares más monumentales de Roma. La Fontana di Trevi se vale por sí misma para colarse en una lista de los indispensables de esta ciudad. Retratada por el cine en varias ocasiones, esta fuente tiene una larga historia que bebe de las tradiciones romanas. No obstante, la fuente actual se la debemos a Nicola Salvi, quien la diseñó en el siglo XVIII. La espectacularidad de la Fontana contrasta con el pequeño espacio de la plaza, que suele estar abarrotado de curiosos que se acercan a conocer el monumento. Observar la belleza de sus esculturas, con Neptuno y los tritones. Después aprovechad la leyenda sobre la fuente y lanzad unas monedas. Si tiráis una, volveréis a Roma; si tiráis dos, encontraréis el amor y con tres, os casaréis. ¿Cuántas estáis dispuestos a arrojar? Por último os recomendamos, visitar el lugar tanto de día como de noche, ya que los matices cambian y en ambos momentos es un lugar para no perdérselo. ¡Ah! Y ni se os ocurra meteros en el agua, ya que está terminantemente prohibido.

La plaza de San Pedro

Junto al Coliseo la plaza de San Pedro del Vaticano es el punto de interés que más viajeros atrae en Roma y no es de extrañar, ya que la belleza de la plaza se suma a la interesante propuesta cultural que se descubre en los Museos Vaticanos y en la Capilla Sixtina. La Plaza de San Pedro, ubicada a los pies de la Basílica del Vaticano, es uno de esos espacios que no se olvidan. Tiene 320 metros de largo y 240 de ancho (puede acoger hasta 300.000 personas). Se la debemos al gran arquitecto Bernini, quien puso todo su ingenio en su construcción. Allí veréis más de 280 columnas, con 140 estatuas de santos, un obelisco y dos fuentes diseñadas por Benini y Maderno. Al fondo, se erige la Basílica, que debéis visitar sí o sí. La fachada os llamará la atención, pero lo hará aún más la cúpula de Miguel Ángel. Si subís a la misma, tendréis ante vosotros una hermosa panorámica de la Plaza de San Pedro y de Roma.

Piazza Navona

Terminamos en un espacio especialmente bello, la Piazza Navona. Allí podréis descansar en alguna de sus terrazas mientras observáis el ir y venir de personas que cruzan la plaza y se paran ante las fuentes que la pueblan. Esta plaza es de estilo Barroco, una tendencia que se propagó por la Europa católica en el siglo XVIII. Sobre su plano encontraréis tres fuentes. La más importante es la Fuente de los Cuatro Ríos, de Bernini, donde quedan representados el Nilo, el Danubio, el Ganges y el Río de la Plata( además cuenta también con obelisco de 16 metros). Otra de las fuentes, la Fontana del Moro fue realizada por el gran Giacomo della Porta, donde hay que fijarse en sus delfines. Por último aguarda la Fontana del Nettuno, también de della Porta. Una vez visitadas, callejead por los alrededores para disfrutar del aroma de la ciudad y no dejéis de conocer la iglesia Santa Agnese in Agone, diseñada por Borromini.

UNA RUTA POR MADRID

03 de marzo, 2017

Madrid es una joya por descubrir. La capital española encierra una serie de lugares capaces de seducir a los viajeros culturales y es que dispone de una amplia oferta de museos, monumentos y mucho más. Tampoco hay que olvidar sus posibilidades gastronómicas y de ocio, que hacen que ir a Madrid siempre sea algo divertido.

Para conocerla en profundidad se necesitan días. No obstante, os hemos preparado una ruta en la que podréis conocer alguno de sus monumentos y zonas.

Que ver en Madrid. Gran Vía de Madrid

Para empezar la ruta nos calzaremos unas buenas zapatillas e iremos hasta Plaza de España. Si nuestro hotel esta cerca de la Gran Vía de Madrid o si nos hemos decantado por alguno de los hoteles en la Puerta del Sol es posible llegar andando. Si tenemos el hotel en otra zona de la ciudad como en el Parque Madrid Río o Atocha, tendremos que ir hasta este punto en metro. Desde allí nos desplazaremos hasta la Plaza de Oriente, donde nos aguarda el Palacio Real de Madrid. Éste se puede visitar, no obstante, si tenéis poco tiempo podéis dejarlo para el próximo viaje en el que podéis aprovechar la visita y conocer otros lugares reales cercanos como el Palacio de Aranjuez o el Monasterio del Escorial.

Bajad a los Jardines de Sabatini para ver mejor de cerca el estilo sobrio del Palacio. Seguid la ruta hacia la izquierda del edificio para en unos pocos pasos descubrir uno de los lugares más singulares de Madrid. Se trata del Templo de Debod, situado junto al Parque del Oeste. No dejéis de rodearlo y si está abierto a la hora que estáis, entrad para descubrir su interior (además el acceso es gratuito). Es una parte de Egipto en el corazón de la ciudad y tiene nada más y nada menos que 2.200 años de antigüedad. Es especialmente bonito por la noche, así que si después de todo el día os apetece volver, aquí os estará esperando. Si seguís caminando hacia la izquierda podréis llegar hasta la Ermita de San Antonio de la Florida, sobria por el exterior, pero en cuyo interior os aguarda un impresionante conjunto pictórico que el aragonés Francisco de Goya pintó a finales del siglo XVIII. Para ver más obra de Goya, además de en el Museo del Prado, podéis también acercaros hasta la Real Basílica de San Fracisco el Grande, ubicada en el barrio de La Latina, al otro lado del Palacio Real.

Tras este paseo, nos dirigiremos ahora hacia la Puerta del Sol, Madrid es estado puro. Este punto neurálgico reúne a turistas, vecinos, trabajadores… El ir y venir es constante. Quizá os sintáis agobiados, si no estáis acostumbrados a las multitudes, pero merece la pena el esfuerzo porque sólo así se puede entender parte del carácter de los madrileños. Tras observar lo básico de esta plaza, que incluye como puntos interesantes la escultura del Oso y el Madroño, el Reloj de la Puerta del Sol y el Kilómetro Cero, nos encaminaremos hacia la calle más famosa: la Gran Vía de Madrid. Allí os esperan tiendas, restaurantes y lugares como la Espacio de la Fundación Telefónica, un edificio que si tenéis tiempo merece la pena visitar por sus exposiciones temporales. En el caso de que hayáis escogido el hotel en esta zona, tenéis la diversión asegurada por la noche, y sería una buena idea aprovechar la visita y disfrutar de alguna obra de teatro o musical. La oferta es variada e interesante durante todo el año.

Si recorréis toda la Gran Vía iréis en dirección a la Plaza de Cibeles, donde celebran los triunfos los seguidores del Real Madrid, haya ganado su equipo en el estadio Santiago Bernabeú o fuera. La fuente en estas ocasiones se valla, el resto del año está impasible en medio de la avenida observando el tráfico madrileño y mirando de reojo a la Puerta de Alcalá. Desde allí, tenéis un bonito paseo por el que pasaréis por delante de los museos más importantes de la ciudad como el Museo del Prado, el Thyssen Bornemisza y el Reina Sofía. Antes, podéis acercaros hasta el recién renovado Museo de Arqueológico Nacional, ubicado en la parte trasera de la Biblioteca Nacional, en el Paseo de Recoletos. Tras el paseo acercaros hasta el Parque del Retiro de Madrid, un remanso de paz, en el que además, hay muchos secretos por descubrir.

Si habéis estado en Madrid otras veces, quizá os apetezca cambiar alguno de los puntos de esta guía para conocer lugares menos populares, pero no por ello menos interesantes. Por ello, os animamos a que os acerquéis hasta alguno de los museos más pequeños de Madrid entre los que se encuentran, entre otros, el Museo Cerralbo, el Museo del Romanticismo, el Museo Nacional de Artes Decorativas, el Museo Lázaro Galdiano y el Museo Sorolla. Además, desde hace poco, existe la posibilidad de comprar una entrada conjunta para visitar todos ellos. Se llama “Cinco Museos, Otro Madrid” y merece la pena su adquisición.

¿Preparados? Esperamos que disfrutéis de vuestra escapada. Si todavía no tenéis alojamiento, no dejéis de visitar Centraldereservas.com para conseguir los mejores precios en Madrid.

Escapadas de otoño

20 de septiembre, 2016

Esta semana el otoño se cuela en el calendario. Hemos dejado atrás el verano, guardado los pantalones cortos y sacado las primeras chaquetas del armario. Aunque se pueda sentir nostalgia de la estación que se va, no tenemos porque renunciar a seguir disfrutando al máximo del tiempo libre. Así que aprovechando que es una época con menos aglomeraciones y los destinos son más tranquilos, ¿qué tal si planeamos alguna pequeña escapada? Aquí van algunas ideas que os permitirán exprimir al máximo el otoño 2016.

otoño viajar escapadas

Escapada Gatronómica

Con la bajada de las temperaturas el cuerpo necesita calorías. Así que es un buen momento para desabrocharse el botón de arriba del pantalón y conocer la Capital Gastronómica de 2016. Este año el privilegio recae en Toledo, que ya por sí misma es un destino que hay que visitar al menos una vez en la vida. A su rico patrimonio hay que sumar su comida. El sabor de la tradición se degusta en sus restaurantes que mezclan las recetas de toda la vida con nuevas técnicas. Cada mes han decidido dedicarlo a un producto y los restaurantes y bares de la zona preparan tapas y platos en torno a ellos. Así, septiembre es para el vino y el pan, octubre para el mazapán, noviembre para la caza y diciembre para el aceite. ¿Con cuál os quedáis?

Una experiencia enológica

El final del verano trajo consigo el comienzo de la vendimia. Las uvas se han ido recogiendo poco a poco para que las bodegas preparen los nuevos caldos con los que deleitarnos en los próximos meses. España es un país que puede presumir de buenas y ricas variedades tanto que es difícil decantarse por una. Una buena idea de escapada es hacer una ruta del vino para conocer de primera mano cómo se elabora. Una curiosa es la que puede realizar en Galicia por las Rías Baixas. Esta Denominación de Origen cuenta con más de 50 bodegas situadas en lugares preciosos en las zonas de O Rosal, Condado do Tea, Soutomaior, Val do Salnés y Ribeira do Ulla. Un turismo de emociones que os llevará a probar un rico albariño que podréis acompañar con productos de la zona.

La tranquilidad de la playa

Si lo que se busca es arena, sol y descanso, también son buenas fechas para disfrutar de la playa. Eso sí, hay que elegir bien el lugar para no pasarse el día en el hotel debido al mal tiempo. Un destino con un clima bastante benigno en estas fechas otoñales es la Costa Tropical, en Andalucía. Presumen de un microclima subtropical con 320 días de sol al año. Allí esperan lugares como Almuñecar, Salobrena, Motril, Castell de Ferro y La Rábita. Además, se pueden hacer excursiones y cambiar totalmente de paisaje y de sensaciones en Sierra Nevada, ya que ésta se ubica a tan sólo 40 kilómetros de distancia de la costa. También, si el tiempo sale mal, se puede coger el coche y plantarse en Granada, donde las opciones culturales y de ocio son enormes y para todos los gustos.

La belleza cromática del otoño en los Pirineos

El otoño rápidamente se relaciona con el color ocre. Los árboles pierden sus hojas y en ese proceso crean bellas estampas en nuestra geografía. Es una estación perfecta para sacar fotografías, ya que la naturaleza nos regala momentos de gran belleza. Para poder fotografiar uno de ellos, se puede viajar hasta el Valle de Ansó, en el Pirineo Aragonés. Allí en el fondo del valle aguarda la zona de Zuriza con sus hayedos, robles y pinos. Tras una sesión de fotos, se puede recorrer el valle y conocer las ricas tradiciones de la zona y degustar un reconfortante plato de migas en alguna de las bordas del lugar. En Ansó, miembro de los Pueblos más Bonitos de España, se puede visitar el Museo del Traje Ansotano para descubrir la personalidad e idiosincrasia de este rincón del Pirineo.

Son muchas las sugerencias e ideas que os damos, pero tranquilos que otoño viene cargado de puentes. Así que, si un fin de semana os parece poco tiempo para disfrutar de estas escapadas, estáis de suerte porque tenemos por delante el Puente del Pilar, el Puente de Todos los Santos y el Puente de la Constitución para que podáis disfrutar al máximo de un otoño lleno de mágicas escapadas y de nuevas experiencias. ¿Preparados?…