Inicio > ¡VIAJA! > Turismo por España. Destino Zamora

Turismo por España. Destino Zamora

27 de octubre, 2010

Reza el dicho popular castellano que Zamora no se gano en una hora. Seguro que fue así. No hay más que el ritmo sosegado y los rituales precisos con los que viven los zamoranos…que no deben ser muy distintos a los que practicaron los zamoranos de ayer… empezando por esa devoción que sienten a ir de pinchos o de vinos…devoción que practican cualquier día de la semana…tal cómo evidencia el ambiente que se respira tanto en las zonas tradicionales de tapeocalles Santa Clara y Torcuato, la Cuesta de los Herreros– cómo en las más modernas –la Marina, el entorno de de la Bajada de los Tres Árboles…-.

Esta ciudad, histórica por el legendario asedio de 1072, por la que pasó a manos cristianas, y célebre por las voces que le dedicaron poetas y literatos –Unamuno, Blas de Otero, León Felipe…-, es tapas y gastronomía… pero también es paseo y contemplación…un paseo y contemplación que puede comenzar, muy temprano, caminando por los jardines del castillo, abiertos desde las 8.30 de la mañana –el castillo lo hace a las 10.00-. No lejos de allí, espera un edificio de visita inelidudible cuando se llega a una ciudad de Castilla: la catedral.

La sede catedralicia zamorana tiene múltiples curiosidades, cómo por ejemplo las tumbas antiquísimas que siempre llaman la atención, su cúpula, el coro, decorado con multitud de esculturas de todo tipo… resultando especialmente atrayentes las estatuas profanas con frecuentes alusiones a conductas sexuales de todo tipo . Y qué decir de la cúpula de estilo bizantino, quizás el icono de la ciudad.

El Museo de Zamora no queda lejos…y merece la pena caminar el corto trecho que hay hasta él. Primero por descubrir el soberbio trabajo que, en la construcción del edificio, hicieron los arquitectos Muñón y Mansilla, quienes injertaron un cubo de líneas diáfanas entre la fachada renacentista del Palacio del Cordón y la iglesia románica de Santa Lucía, transformando el barrio, Pero es que, por si fuera poco, dentro se guardan mosaicos romanos y piezas (como el tesoro celtíbero de Arrabalde) de singular delicia… para el gusto de quien tenga lo delicado.

Un magnífico museo

En algún momento del día habrá que guardar unos minutos para las compras –en las calles Ramos Carrión o Rúa de los Notarios diversos comercios ofrecerán variadas propuestas para cumplir con este menester- y un buen rato para recorrer las salas del magnífico Museo Etnográfico de Castilla y León . Recorrer la muestra allí contenida es, sencillamente, viajar por los usos y costumbres de generaciones de castellanos.

Aunque es mucho lo que esta ciudad tiene que mostrar, que ofrecer, puede que este breve retrato de viajero sirva para perfilar un rápido, pero sugerente, perfil…un perfil que quedaría incompleto si, antes de cerrar el cuaderno de notas, no se diera un sosegado paseo por la orilla del Duero….verdadero caballero y señor de esta ciudad de Zamora.

Etiquetas: , , , , ,
Compartir:
  1. Sin comentarios aún.