Archivo

Entradas Etiquetadas ‘playa’

Hábitos para adictos a la playa

16 de junio, 2017

Hay rasgos y costumbres únicas en cada ser humano, sin embargo, hay algunas otras que se repiten en aquellos que comparten una pasión en común. Los adictos a la playa no pueden evitar realizar determinados rituales cada vez que llega la temporada de verano. ¿Quieres descubrir si eres un adicto a la arena? Comprueba si estos hábitos entran dentro de tu comportamiento.

  • No te importa madrugar para coger el mejor sitio

Hay que tener siempre el mejor lugar para colocar nuestros bártulos. Para aquellos que buscan el sol, hay que tener una plaza en la que dé de lleno durante horas. Para los que quieren colocar sus sombrillas, hay que encontrar un terreno llano, en el que sea fácil colocar la sombrilla y al que el agua no llegue rápido. Lo ideal es colocarse cerca de la orilla, pero no demasiado. Si eres un adicto a la playa, lo tendrás perfectamente estudiado. Incluso tendrás un croquis en la cabeza sobre dónde colocarte. Y si para conseguir ese sitio hay que madrugar, eres capaz de hacerlo, aunque después regreses al hotel o al apartamento a dormir un poquito más.

  • Llevas siempre el bañador en el bolso o en el maletero del coche

Nunca se sabe cuándo vas a poder darte un baño, así que en verano siempre llevas una bolsita de plástico dentro del bolso o en el coche con el bañador. Quizá no te hayas planteado un día de playa, pero si la rutina te regala media hora, eres capaz de cambiarte al estilo de Superman, y ataviarte con un bañador para remojarte aunque sea los pies.

  • Te da igual que sea invierno, otoño, primavera o verano

Sea la estación del año que sea si se presenta la oportunidad de pasar un día en la playa, la aprovechas y es que cualquier rayo de sol es un rayo de esperanza para sacar la toalla y pisar la arena. En las temporadas más frías tienes estudiado el pronóstico del tiempo para saber los fines de semana más proclives a que haga bueno, al igual que en primavera y en otoño. De hecho es posible que hayas salido alguna vez en algún directo del telediario de fondo cuando presentan noticias de los primeros baños de temporada.

  • Crema solar y gafas de sol, listos para el abordaje

Al igual que el bañador, otro indispensable entre tus objetos personales es la crema solar. Sabes que sin ella no puedes salir de casa y es que eres consciente de los beneficios, pero también de los peligros del sol. Seguramente tengas en el armario cremas de diferente gradación y las vayas cambiando a medida que avance el verano. Otra señal de que eres adicto al sol de la playa es que un bote te dura menos de un mes. Asimismo, siempre llevas encima las gafas de sol, otra protección a la que no renuncias nunca cuando vas a la playa.

  • Conoces el nombre de los camareros del chiringuito

Eres tan asiduo que es probable que cada verano traces amistad con los camareros de los chiringuitos de la playa. A lo largo de la temporada, incluso te servirán lo que quieras sin que sea necesario pedirlo. Ir cada día es lo que tiene.

  • Evitas la hora punta del paseo por la orilla

Otra actividad a la que estás enganchado es a pasear por la orilla. La sensación de la arena mojada bajo los pies y el agua corriendo entre los dedos te encanta. Eso sí, esta actividad está muy solicitada y muchos bañistas, especialmente de la tercera edad, aprovechan determinadas horas del día para dar su paseíto. Como buen parroquiano del lugar, ya tienes estudiados los horarios de los paseos, así que sabes a qué hora encontrarás menos transeúntes en el camino.

  • Respeto al medio ambiente

Amas la playa, así que la respetas y la cuidas. Nunca dejas basura y a veces hasta recoges los desperdicios que dejan los demás. Te enfadas cuando ves que alguien tira un papel al suelo y eres capaz de recriminárselo. La playa es un paraíso que hay que mantener limpio e impoluto.

  • El dinero justo

Aunque es probable que nunca te hayan robado, siempre llevas un monedero con el dinero y la documentación justa. Te gusta disfrutar y no preocuparte demasiado de las pertenencias. También es probable que dejes a alguien pendiente de tus cosas mientras te bañas. No tiene porque pasar, pero los cacos hacen su agosto en las playas.

  • Llevas dos toallas

Si no eres de los que se seca al sol, es probable que lleves dos toallas encima, una para secarte tras el baño y otra para tumbarte. Así evitas que la arena se pegue a la toalla y después a tu cuerpo, ya que a veces puede resultar un incordio. Aunque si eres un adicto a la playa, seguro que conoces todos los trucos para que la arena no te moleste y llegas al apartamento o al hotel sin un solo grano encima.

  • Preparas los mejores tuppers para pasar el día entero en la arena

Quizás las primeras veces no acertaste sobre qué comida llevar para pasar un día en la playa. Pero con el paso del tiempo sabes qué alimentos resisten mejor un día entero. Has aprendido de las madres que llevan sus tortillas de patatas y ensaladas, pero quizá has innovado con algún plato frío. Una pequeña nevera es tu gran aliada.

¿Cumples con alguno de estos rasgos? ¿Echas de menos alguno más? ¡Cuéntanoslo!

Y no olvides calcular cuánto tiempo te queda para irte de vacaciones. Seguimos buscando Adictos a Viajar

 

 

Huye del frío en invierno. Destinos cálidos para pasar la Navidad.

16 de diciembre, 2016

¿Pasar la Navidad en manga corta o al menos sin abrigo? Sí, es posible. Si este año os apetece disfrutar de una manera diferente esta fecha relacionada con la nieve y el frío, estáis de enhorabuena porque os sugerimos cuatro destinos cálidos para estas Navidades.

Playas para disfrutar en familia

Si lo que queréis es estar cerca, Lanzarote o Fuerteventura son dos opciones muy apetecibles. Si por el contrario no os importa coger el avión, ¿Qué tal viajar hasta Punta Cana o hasta Thailandia? Os damos varias razones para que os decidáis por alguna de estas propuestas.

Punta Cana

Muchos de los viajeros que pisan este punto del mapa afirman que se parece al paraíso que habían imaginado. Y es que este rincón de la República Dominicana ha sido concebido para el disfrute, la diversión y el descanso. Allí, donde el Atlántico y el Caribe se cruzan, se extienden un gran número de complejos turísticos preparados para que sus huéspedes tomen el sol o hagan uso de su Todo Incluido también en diciembre. De hecho, en este mes, la temperatura media ronda los 25 grados. Es un lugar donde no preocuparse por el paso del tiempo y tumbarse a relajarse. Aunque para los más activos también hay actividades preparadas. Una de las más demandas es el golf, ya que la zona dispone de 11 campos dedicados a este deporte. Por supuesto, las prácticas acuáticas también tienen su espacio con numerosas propuestas para realizar como windsurf, kitesurf y hasta buceo.

No obstante si algo resalta de este destino son sus playas. Una de las más conocidas es la Playa Bávaro. Su belleza no ha sido destrozada y combina el color de sus aguas, con la arena fina y sedosa y las palmeras. También destacan otras como Playa Rincón o Playa Bonita. En Punta Cana se pueden hacer varias excursiones interesantes como las que llevan hasta la Isla Samoa o hasta la capital del país, Santo Domingo. Por supuesto, abundan las discotecas y restaurantes, por lo que el ocio está asegurado.

Thailandia

Thailandia es un destino enorme, un país lleno de posibilidades, todas ellas dispuestas a sorprender al viajero occidental. Es ahora cuando el país ha dejado atrás su época de lluvias y presenta un clima muy agradable que contrasta con las frías temperaturas europeas en Navidad. Para sacar partido a este hecho, vamos a viajar hasta una de las islas paradisíacas del país y allí, nos pondremos el bañador para descansar y cargarnos de la energía del sol. Podemos ir a Phuket, donde la oferta hotelera es capaz de satisfacer los gustos de todo tipo de viajeros, pero nuestra propuesta, recogida en el blog de Turismo Oficial de Thailandia, es acercarnos hasta la isla de Koh Chang, la segunda más grande del país. Su paisaje es de ensueño, combinando la vegetación con playas de arena blanca y aguas turquesas. Hay que tener en cuenta, que es una zona que ha apostado por el desarrollo sostenible, por lo que está menos masificada que otros lugares de este país asiático. Eso sí, sus establecimientos no renuncian a la alta calidad y a unas instalaciones de primera categoría.

Ya que estáis en Thailandia, no dejéis de visitar la caótica capital, Bangkok, donde sólo hay silencio en sus templos. Olores, ruidos, sabores… es una ciudad para disfrutarla con todos los sentidos. No os perdáis el Gran Palacio y Templo del Buda de Esmeralda, el trajín del río Chao Phraya y el ambiente de sus mercadillos flotantes.

Lanzarote y Fuerteventura

Para encontrar buen tiempo no hace falta darse una panzada de avión. Por suerte, las Islas Canarias siempre están ahí, dispuestas a ofrecernos una estancia cálida en pleno mes de diciembre. Vamos a visitar dos de sus islas.

La primera, Lanzarote, un lugar donde la imaginación saltará de las aguas de sus playas a la aridez de su interior. Es una isla volcánica lo que provoca que el paisaje que nos espera no se parezca a nada de lo que hay en la Península. Pero ¿dónde disfrutar de la bondad de su clima? Dispone de numerosas playas como Puerto del Carmen, Arrecife, Costa Teguise y Playa Blanca, entre otras muchas. En estos puntos hay un gran número de hoteles y apartamentos para todos los bolsillos, además de restaurantes y otros servicios para una estancia completa en la isla. Lugares para ver tiene muchos, como los diseñados por César Manrique, quien aprovechó el paisaje para crear espacios mágicos como la gruta de los Jameos del Agua, con su auditorio natural. No obstante, la naturaleza también nos ofrece lugares únicos como la Cueva de los Verdes o el Parque Nacional del Timanfaya.

La segunda isla canaria a la que escaparse en este mes de diciembre es Fuerteventura. Además es un destino por el que se deciden menos viajeros, por lo que suele ser un lugar tranquilo. La isla cuenta con más de 150 kilómetros de playas, provocando que la oferta sea amplia. Esa es la razón por la cuál hay que pensar con tiempo dónde coger el hotel en Fuerteventura. Los más solicitados y los que mayor número de hoteles albergan son Costa Calma, Jandía, Caleta de Fuste, El Cotillo, Morrojable y Corralejo. Pero si existe un lugar que no hay que dejar de ver, por su significación y por su belleza, es el Parque Natural de las Dunas de Corralejo, al norte de la isla. El Parque Natural de Corralejo cuenta con 2.300 hectáreas de arena que conviven en parte con las playas de agua turquesa. Si embargo, no es el único monumento natural de la isla, ya que ésta está plagada de lugares mágicos como el Monumento Natural de Montaña Tindaya o el Monumento Natural del Malpaís de La Arena.

¿Piscina o playa?

03 de julio, 2015

¿Piscina o playa? Una disyuntiva que seguro que se os ha presentado más de una vez si vivís en la costa o si veraneáis en un destino playero. ¿Qué preferís? ¿Combinar ambas? ¿Sólo una? Aquí van algunas ideas para que os aclaréis. Pero nuestro consejo es siempre que pudiendo disfrutar de los dos lugares, repartáis el tiempo y os bañéis tanto en el mar como en la piscina.

Playa o piscina

Si nos decidimos por la playa…

Arena

La playa es especial. El olor, el sonido… todo parece único. Tiene sus pros y sus contras. Un elemento destacado de la playa es la arena. Ésta puede ser muy molesta porque se queda pegada a la piel y puede producir picor o acompañarnos hasta casa, llenado los rincones de nuestro alojamiento de pequeños granos imposibles de eliminar. Esto es cierto, pero también es verdad que la sensación de hundir los pies en ella y de poder jugar, moldeándola es una experiencia muy positiva, que muchas veces nos retrotrae hasta nuestra infancia.

Agua

El agua del mar también tiene sus dos caras. Suelen recomendarla para problemas de circulación, pero a veces está sucia. Las algas incomodan y a las personas más escrupulosas les pueden dar repelús. Además, al ser salada si entra en los ojos, estos escuecen y puede provocar una sensación muy desagradable. Por otra parte, nadar en libertad es algo que no se siente en la piscina. Las diversión de la fuerza del mar, de las olas…

Colchonetas

Las colchonetas, por normal general, están prohibidas en la piscina. Sin embargo en el mar son bienvenidas. Es divertido enfrentarse a las olas y relajante tumbarse y dejarse mecer por el tintineo del agua. Pero, ojo, no vayáis a dormiros y terminéis a demasiada distancia de la orilla.

Resaca

La resaca del mar es peligrosa. Tened cuidado y vigilad bien los movimientos del agua, no vayan a arrastraros mar a dentro. Especial atención hay que tener con los niños, ya que son más vulnerables a la fuerza del mar. Por suerte, las playas cuentan con socorrista.

Si nos decidimos por la piscina…

Hierba

La mayoría de las piscinas están rodeadas de césped. Es cómodo y mucho más limpio que la arena. Eso sí también es más duro y puede estar ocupado por hormigas (cuidado si son rojas, que muerden). En muchas ocasiones, las piscinas cuentan con tumbonas. No desaprovechéis la oportunidad y ocupad una para tomar el sol.

Agua

El agua de la piscina no es natural. Está tratada con productos químicos, pero tranquilos no son perjudiciales para la salud. Si os entra en los ojos, no pasará nada, ya que suele ser dulce y no os molestará. Además, a lo largo del día el agua irá tomando la temperatura ambiente, por lo que siempre será agradable (a no ser que estéis en un lugar fresco).

Bar

Estos lugares suelen estar bien equipados y entre las instalaciones no suele faltar el bar a pocos metros. Si os entra la sed o el hambre, sólo tendréis que andar un poco para disfrutar de vuestro capricho.

Duchas

Junto al agua se sitúa una ducha. No estará tan lejos como en la playa, y podréis llegar en pocos segundos de la ducha al agua, acostumbrando así al cuerpo al cambio de temperatura.

Y vosotros, ¿elegís vuestro alojamiento teniendo en cuenta si tiene o no piscina? ¿Por qué?

Qué ver en la playa de las Catedrales

01 de septiembre, 2014

La Playa de las Catedrales es una de las playas más bellas de la costa española. Se sitúa en Galicia, más concretamente en la provincia de Lugo. La naturaleza ha obrado para que las rocas conformen un paisaje de bóvedas y arcos que recuerdan a la grandeza de una catedral gótica. ¿Queréis daros un baño con nosotros?

playa-de-las-catedrales-296

El nombre real de este rincón gallego es Aguas Santas, aunque su aspecto le ha hecho ganar la fama como Playa de las Catedrales. Pertenece a Ribadeo, a la parroquia de A Devesa. Es el Cantábrico, no el Mediterráneo por lo que hay que tener cuidado con el tiempo y el estado del mar. Las mareas, en este caso, transforman por completo el aspecto de la playa. A las mareas de esta zona se les conoce como “mareas vivas”, ya que cambian rápidamente. Es cuando está baja cuando es considerado el momento óptimo para visitarla, ya que es entonces, cuando se puede caminar por la arena entre los acantilados. Se accede a ella por unas escaleras y, en bajamar, se puede llegar hasta las cavidades formadas por el paisaje y recorrer las galerías de hasta 32 metros de altura. Antes de ir, informaros sobre las mareas y el tiempo que os espera. Y una vez estéis allí no descuidéis el reloj, no os vayáis a llevar un susto, puesto que las mareas no avisan. Podéis consultar las mareas en esta web.

Playa de las catedrales

La playa tiene bandera azul desde 1997 y se extiende a lo largo de casi 1.400 metros de arena fina. Dispone de aparcamiento, vestuarios, socorristas y servicios, por lo que podéis o bien llevaros la comida para pasar la jornada (hay zona de pic-nic con bancos y mesas) o ir al restaurante de la playa, cuyas vistas son impresionantes.

Playa de las catedrales vista aérea

Si no habéis mirado las mareas y resulta que vuestra visita coincide con marea alta, no podréis acceder a la arena, pero sí podréis deleitaros con un paseo por los acantilados, sintiendo la fuerza de la naturaleza a vuestros pies. Si además, elegís una fecha en la que la marea alta coincida con el atardecer, la experiencia puede ser inolvidable.

Ya que estáis en Ribadeo, podéis hacer turismo por el área. Uno de los atractivos turísticos de este destino es su patrimonio arqueológico donde destacan sus castros con yacimientos como el Castro de As Grobas, en la parroquia de Vilaselán. Tampoco hay que dejar de visitar el yacimiento paleolítico de Louselas, al que se data con una antigüedad de 300.000 años. Allí se han encontrado bifaces, raspas y otros utensilios elaborados con los cantos rodados de la Ría. También podéis visitar el pueblo marinero de Rinlo y por supuesto conocer Ribadeo. En él os tenéis que fijar en edificios como la Torre de los Morenos, una casa de indianos de principios del siglo XX o el Pazo de Ibáñez, hoy sede de la casa consistorial.

Playa de las catedrales

Para descansar hay una amplia oferta de hoteles en Ribadeo, elegid el que más os guste y preparaos para disfrutar de un paisaje único.

Tres imprescindibles que hacer en la Playa de Gulpiyuri

28 de agosto, 2014

Gulpiyuri

Los mejores tesoros son aquellos que se hayan ocultos. Algo así sucede con la Playa de Gulpiyuri, un enclave asturiano, entre Llanes y Ribadesella, alejado del mar, que consigue su agua a través de un túnel entre rocas. Su belleza y nombramiento como Monumento Natural la han catapultado a la fama, por eso en temporada de verano tiene una ocupación alta, aún así, estos 50 metros de arena os fascinarán. Aquí os dejamos los tres imprescindibles de la Playa de Gulpiyuri.

Escuchar el rugir del agua

Gulpiyuri playa

El mar se cuela en este paraje a través de la rocas. A las formaciones que se crean por el efecto del agua en la piedra se les conoce como bufones debido al ruido que se produce cuando el agua atraviesa los túneles. Si no hay mucha ocupación, uno de los atractivos del lugar es sentarse en silencio e intentar escuchar el “bufido” de la playa. Un momento de total comunión con la naturaleza. Eso sí, si fijáis la vista en el horizonte, no veréis el mar, ya que está playa está alejada del Cantábrico unos 100 metros. Cerrad los ojos y dejaros llevar por el sonidos, los olores, el tacto de la arena…

Observar la marea

Gulpiyuri

Este rincón sufre variaciones de marea, por lo que hay que consultar cuándo ir. Si la marea es alta la playa tendrá agua y podréis daros un baño en esta plaza singular. Con la llegada de la marea hay olas, movimiento, pero siempre muy ligero. Cuando la marea es baja en el Cantábrico, el agua desaparece y queda vacía. Es curioso poder ver las dos imágenes de esta playa y observar cómo va variando el paisaje a lo largo del día. Además, hay que tener en cuenta que es una playa donde cubre poco y no hay olas peligrosas, convirtiéndola en un lugar ideal para niños. Eso sí, el acceso no complicado desde el aparcamiento de coches, pero es un camino de tierra llano, de unos 200 metros. Así que llevad buen calzado y meted en la bolsa todo lo que necesitéis, porque allí no hay servicios.

Visitar Llanes y Ribadesella

Gulpiyuri

Este Monumento Natural se ubica entre las localidades costeras de Llanes y Ribadesella, dos puntos turísticos de Asturias, que merecen la pena ser visitados por su arquitectura indiana, sus calles, iglesias y por su gastronomía. Después de un día de playa ¿hay algo mejor que acabar en una sidrería? Dejaros sorprender por el sabor de una sidra asturiana bien escanciada. Pero cuidado, que está tan buena que es difícil de dejar de beber. Para que no se suba a la cabeza, podéis finalizar la jornada con un buen plato de fabada asturiana o con pescado fresco en alguno de los restaurantes de estas localidades. Otra propuesta que no os podéis perder es la que han creado en Llanes. Han puesto en funcionamiento un proyecto llamado “Llanes de Cine”, mediante el cual se recorren varios escenarios que han servido de plató para películas, series y anuncios.

¿Vacaciones en septiembre? Tres destinos de final de verano

26 de agosto, 2014

Septiembre es un buen mes para viajar, porque además de que es más económico, los destinos suelen estar menos llenos de gente. Así que si tenéis las vacaciones en este mes, alegraros. Para que podáis pasar unos buenos días os recomendamos tres destinos para vivir el final del verano en España.

Alicante

el-castillo-de-santa-barbara de Alicante

Esta opción os permitirá combinar buenas playas con otros planes alternativos, ya que la ciudad de Alicante es mucho más que arena y sol. Aunque una cosa no está reñida con la otra, podéis combinar la visita a playas como la de San Juan, la de la Almandraba o la Albufereta con otras actividades. Un día desplazaros hasta la isla de Tabarca, donde además de inspeccionar su litoral, tendréis la oportunidad de degustar la caldereta, plato típico del lugar. En otro orden de propuestas, Alicante alberga lugares como el Museo Arqueológico, que os llevará hasta su pasado romano, o el Centro Cultural Las Cigarreras, un espacio para exposiciones temporales, cine y conciertos con propuestas siempre interesantes. Por supuesto, tampoco os perdáis el Castillo de Santa Bárbara o las calles del centro con edificios como el Ayuntamiento, del siglo XVIII o la Basílica de Santa María. Para descansar la vista y ver Alicante desde las alturas, dejaros caer por el Parque de la Ereta, en la ladera del monte Benacantil. Un espacio cuanto menos curioso.

Calafell

Paseo maritimo Calafell

Este pueblo marinero ha crecido hasta convertirse en un destino lleno de servicios sin perder el encanto. La localidad se divide en dos. La parte antigua con su castillo medieval de la Santa Creu queda en lo alto e invita al paseo con sus calles empinadas que guardan el sabor de pueblo. Por su parte, la zona de la playa, donde antaño vivían los pescadores, hoy en día está llena de locales de restauración y de ocio. En este lugar se encuentra el Museo Casa Barral, donde es posible conocer algo más sobre el fundador de la editorial Seix Barral a la vez que se descubre cómo eran las casas de los marineros. No queda aquí la cosa, Calafell cuenta con los yacimientos arqueológicos de Ciudadela Ibérica y de la Villa romana del Vilarenc, ambos visitables. Si os apetece probar vuestra habilidad con un palo de golf, lo podéis hacer en el campo de golf de la Graiera, de 18 hoyos, apto para todos los niveles. Y por supuesto, tenéis playa. Una playa limpia, calmada, urbana, donde no falta de nada. Ideal para familias.

Fuengirola

Playa de Fuengirola

En la Costa del Sol los rayos siguen dando buenos momentos en el mes de septiembre. Nuestra tercera propuesta os llevará hasta Fuengirola, en la costa malagueña. Dispone de 8 kilómetros de Paseo Marítimo y un gran número de playas de alta calidad, de hecho todas sus playas están premiadas por sus excelentes condiciones. Podéis relajaros a la orilla del mar, pero también os aguardan actividades de más movimiento. En la zona, hay varias empresas de deportes acuáticos y podréis probar suerte con el submarinismo o el snorkel. También está la posibilidad de subirse a un barco para ver a los delfines en alta mar o visitar el Bioparc, un espacio donde los animales viven en semilibertad. Tampoco falta minigolf, cine, senderos… Y por si fuera poco, desde Fuengirola es fácil llegar a otras localidades del entorno como Mijas, a la que está unida.

¿Habéis decidido ya destino? ¿Dónde os gusta ir en septiembre?

Qué hacer en un día en la Playa de los Muertos

21 de agosto, 2014

A pesar de su nombre, la Playa de los Muertos, en Almería, es un rincón de extrema belleza que se extiende poco más de un kilómetro en el litoral andaluz. Es uno de los lugares del Parque Natural del Cabo de Gata donde disfrutar del agua más cristalina de la zona. Se encuentra a poco más de 5 kilómetros de la localidad de Carboneras. ¿Venís a conocerla?

Playa de los Muertos

Antes de llegar, tenéis que saber que es una playa peligrosa, tanto por su acceso como por su oleaje, así que os recomendamos que no vayáis con niños, personas mayores o  con problemas de movilidad. Para acceder a ella, hay dos maneras diferentes. Una, desde el punto de información y otra desde el mismo aparcamiento de coches. Ambos tienen mucho desnivel, así que andad con cuidado, no llevéis mucho peso y calzaros adecuadamente.

Tenéis que llevar protección solar y si vais a pasar todo el día no está mal incluir una sombrilla. A la hora de daros un baño, que seguro que os apetecerá, tenéis que tener en cuenta que tiene mucho desnivel y cubre enseguida. Además, aseguraros de que el oleaje no es fuerte. En verano es la mejor época para ir, ya que el viento es suave y el agua está calmada. Es también por eso, que es cuando tiene un mayor nivel de ocupación. Así que si queréis coger un buen sitio habrá que madrugar. No olvidéis unas gafas de bucear y un tubo de snorkel para, en los días más tranquilos, investigar el fondo marino. La claridad de sus aguas os permitirá disfrutarlo.

Playa de los Muertos

Una vez allí, podéis examinar el terreno o tumbaros sobre su arena compuesta por pequeñas piedrecitas. Si os dirigís hacia la parte derecha, descubriréis unas enormes rocas en medio de la arena. Detrás hay una pequeña playita, de escasos 90 metros, a la que se conoce con el nombre de Cala Peñón. Si tomáis la dirección contraria iréis a parar a la Cala Salinicas, muy similar a la Playa de los Muertos, pero de menor tamaño. Sólo se puede acceder a ella por el agua desde la Playa de los Muertos o desde el estacionamiento (de nuevo el camino es difícil).

Es una playa donde se puede practicar nudismo sin problema, lo que no significa que sea exclusivamente de uso nudista, para nada. Aquí conviven respetuosamente nudistas y textiles. Si sois naturistas o queréis probarlo, este puede ser un buen lugar para ello.

Playa de los Muertos

Es un espacio protegido y no hay servicios, por lo que meter en la bolsa la comida y la bebida que necesitéis y, por supuesto, llevárosla después con vosotros. No ensuciéis la playa. Para regresar habrá que enfrentarse a un camino empinado. Entonces igual pensáis que el porqué de su nombre tiene que ver con sus accesos, pero no. Se la conoce con ese apelativo porque desde tiempo inmemoriales han aparecido en sus costas cadáveres de naufragios porque las corrientes marinas los arrastran hasta su arena.

Al final de un día de playa os espera el hotel o el apartamento. Para alojaros podéis ver nuestra selección de hoteles en Carboneras.

Seis razones para ir a Ibiza en septiembre

18 de agosto, 2014

Las luces de los últimos rayos de sol del verano se dejan ver en Ibiza en el mes de septiembre. Una fecha en la que muchos escogen viajar hasta allí por múltiples razones. ¿Por qué ir a Ibiza en septiembre?

Atardecer en Ibiza

Precio

Una de las principales causas de que muchos elijan este mes para visitar la isla balear son los precios más económicos. Los meses de julio y agosto son los más caros de todo el año. En septiembre hay menos demanda por lo que la estancia en general sale más barata, así como la comida en restaurantes o otras actividades que se promueven en la isla. También saldrán más económicos los vuelos.

Aglomeraciones

Es también una temporada en la que hay menos turistas, por lo que se puede disfrutar de la isla con más calma. No hay grandes multitudes en las playas y en las calas por lo que estaréis mucho más tranquilos. Podéis alquilar un coche o una scooter y recorrer las carreteras en busca de rincones solitarios a la orilla del mar.

Fiesta

A pesar de que hay menos gente en Ibiza la fiesta continúa. El ambiente sigue estando en los bares y discotecas de la zona. Se siguen haciendo fiestas en barcos, fiesta de la espuma, ibicencas… Además, habrá menos problemas de espacio en los bares y evitaréis las largas colas que se producen en ocasiones. Podéis echar un vistazo a la agenda de actividades programadas para septiembre de este año.

Buen tiempo

Si bien es cierto que ya no hace la misma temperatura que en agosto (muchos lo agradeceréis), la meteorología sigue siendo buena y permite disfrutar de la playa y el sol al máximo. Además, si sale algún día nublado, la isla tiene numerosos atractivos que no os podéis perder como la misma ciudad de Ibiza, Es Canar, La Marina, Sant Antoni de Portmany…

Familiar

Al haber menos turistas es un momento adecuado para ir con la familia o en pareja. Si buscáis paz, intimidad y evitar ruidos este es vuestro mes. Podéis alojaros en calas alejadas de Ibiza capital como la Cala Portinax, donde seguro que descansáis y tomáis fuerzas de cara a la vuelta al curso escolar.

Despedir el verano

En septiembre se dice adiós al tiempo estival, una época en la que supuestamente os habréis tomado el día a día con más serenidad. Recargad pilas en el Mediterráneo, disfrutad del amanecer, bebed un buen gin tonic, leed un interesante libro y preparaos mentalmente para regresar a la rutina. En definitiva, exprimir los últimos días de verano en un lugar como Ibiza.

¿Habéis estado en Ibiza alguna vez en septiembre? ¿Por qué nos aconsejaríais ir? Nosotros os dejamos un enlace para que podáis reservar habitación o apartamento en Ibiza.

Salou: playa, familia y buenos precios

13 de agosto, 2014

Salou es una localidad no sólo conocida en España, sino que su fama traspasa fronteras. La calidad de sus playas, la cercanía de Barcelona y Tarragona, la posibilidad de pasar el día en Port Aventura, los buenos precios de sus hoteles y apartamentos y la gran oferta de ocio, la convierten en un punto ideal de vacaciones. ¿Veraneas en Salou?

Salou playa familia y buenos precios

Ubicado en la provincia de Tarragona, Salou se ha desarrollado como enclave turístico clave de la Costa Dorada. Dispone de más de 14 kilómetros de playas, con rincones para todos. Desde las típicas playas de arena fina con alta ocupación, a algunas más resguardadas. Las playas de Ponent y de Llevant son las más urbanas y gracias a ellas (y a otros servicios) el municipio ostenta el sello de Destino de Turismo Familiar. Son playas accesibles, con la Q de Calidad y cuentan con áreas de juego infantil. Además en la playa del Llevant, los más pequeños podrán entretenerse en el Club Infantil en los meses estivales con talleres y propuestas de lo más divertido. Para ir a playas más apartadas hay que alejarse del Paseo de Jaime I.

Salou

Más que playa

No sólo de playa se vive en Salou, sino que cuenta con la cercanía del parque temático de Port Aventura. Está a escasos kilómetros y se accede a él fácilmente. Dentro, la imaginación y la adrenalina se cogen de la mano en sus seis áreas temáticas (Mediterrània, Far West, México, China, Polynesia y SésamoAventura). Podréis escoger entre 30 atracciones diferentes, combinadas con 15 espectáculos diarios para todos los gustos. La novedad de este año se ubica en China, con la atracción Angkor, ideada para toda la familia. Está pensada para todos los públicos y consiste en una barca que recorre varios escenarios, donde tendréis que disparar con pistolas de agua a los peligros que os acechen. Asimismo, este verano, Port Aventura contará con el espectáculo Kooza, del Cirque du Soleil. Las actuaciones se llevarán a cabo hasta el 30 de agosto. Acrobacias, belleza, música… Una oportunidad para ver a este famoso grupo.

Junto a Port Aventura se ubica también el Costa Caribe Aquatic Park, uno de los mejores parques acuáticos de España. En su interior, con más de 50.000 metros cuadrados, podréis practicar rafting, lanzaros por toboganes interminables o descansar al sol rodeados de más de 4.300 plantas tropicales.

Si os apetece pasear, podéis coger un buen calzado y seguir el Camino de Ronda, que os llevará a distintas calas de la zona. Es especialmente bonito al atardecer (además también hará menos calor). El sendero consta de 2,4 kilómetros, sencillos, que os guiará desde la zona de Pilons hasta Replanells. Lo podéis hacer en familia o con amigos. Es apto también para bicicletas.

Si lo que queréis es puro entretenimiento, Salou está servido. Las propuestas son muchas y variadas y van desde el tren turístico a circuitos de karting (para todos los públicos), parques de aventura con tirolinas y paintball, campos de golf, excursiones en catamarán… Cuando cae la noche, después de cenar, podéis tomar un helado mientras observáis el espectáculo de luz, agua y sonido de las Fuentes Cibernéticas y de la Fuente Luminosa del Paseo. Y si lo que os apetece es salir de marcha a tomar unas copas, también podréis hacerlo en Salou, ya que dispone de un amplio número de bares y discotecas con todo tipo de ambientes.

Si el día sale nublado, no descartéis hacer una excursión a Tarragona, para descubrir su pasado romano, aquel que la colocó como una de las urbes más importantes de su época. Un poco más lejos, aproximadamente a una hora, se encuentra Barcelona, una ciudad con mucho que ofrecer y con propuestas para todo tipo de gustos y aficiones.

Os dejamos las ofertas en hoteles de Salou que tenemos disponibles, al mejor precio. ¡Tened buen viaje!

 Los 10 imprescindibles de Cádiz

09 de junio, 2014

Cádiz es una provincia para descubrir donde la playa, el vino, el surf y el patrimonio se funden creando un lugar con carisma y encanto. ¿Viajamos al sur? Para conocerlo mejor os hemos preparado una lista con 10 propuestas para que os adentréis de lleno en este rincón andaluz.

Podéis reservar vuestro hotel al mejor precio en este enlace.

Atardecer en Cádiz

1. Mercado de Abastos, Cádiz

Nuestra primera recomendación se sale de los cánones, pero nos parece un buen lugar donde observar el día a día de los gaditanos a la vez que se conoce un edificio único. Hay que visitarlo a primera hora de la mañana si se quiere disfrutar del murmullo de la capital gaditana. El edificio del Mercado se encuentra en la plaza de Abastos y se inauguró en 1838, en 1928 sufrió reformas y se levanto el pabellón que ocupa el espacio central.

Con la llegada del siglo XXI se ha vuelto a reformar y se le ha conferido un nuevo uso.

Ahora, además de los típicos puestos donde comprar el género más fresco, dispone de un Rincón Gastronómico donde poder tomar comida de todo tipo desde japonesa hasta argentina, sin olvidar la gaditana.

2. Panoramica de Cádiz desde la Torre Tavira

Para tener una buena panorámica de la Tacita de Plata, lo mejor es visitar la Torre Tavira y subir todos sus pisos para disfrutar de las vistas. La ciudad está llena de torres miradores (hay 129), pero ésta es el de mayor altura. Fue la torre vigía oficial del puerto de Cádiz y lleva su nombre por Antonio Tavira quien vigilaba el mar a ver si llegaban barcos desde América.

Asimismo, esta torre del siglo XVIII esconde en su último piso antes de acceder al mirador una cámara oscura que muestra otra cara de Cádil.

3. Caballos de Jerez

Jerez es la segunda ciudad en cuanto a población de la provincia. Este municipio cuenta con una personalidad avalada por siglos de historia que se entrelazan con un presente lleno de actividades.

Es el centro mundial del flamenco y también de la Cultura del Caballo.

No podéis perderos la belleza de este animal en lugares como la Yeguada de la Cartuja. Existe la posibilidad de hacer visitas, pero sólo se pueden realizar los sábados e incluyen guía, contacto con los animales, además de un espectáculo de caballos.

4. Visitar una bodega

Cuna de vinos y brandies españoles, Jerez y alrededores disponen de unos caldos de fama mundial. Así que otro de los imprescindibles de Cádiz es visitar alguna de sus bodegas. Consultad la Ruta del Vino y del Brandy de Jerez para conocer todas las opciones que tenéis y elegid la actividad que más se ajuste a vuestros gustos y bolsillos.

5. Ruta de los pueblos blancos

La Sierra de Cádiz alberga una serie de localidades que se distinguen por sus fachadas encaladas que dan un aspecto blanco y luminoso a sus calles. La ruta de los pueblos blancos la conforman hasta 19 municipios entre los que se encuentran Arcos de la Frontera, Setenil de las Bodegas, Grazalema o Zahara de la Sierra. Os sorprenderán los municipios, pero también otras atracciones que ofrecen como la almazara de aceite de Zahara de la Sierra o la Finca Las Hazuelas, donde se elaboran los típicos quesos payoyos.

6. Surfear

La costa gaditana tiene fama de ser una de las mejores para surfear y no es para menos. Desde Tarifa hasta Cádiz capital abundan los lugares donde sacar la tabla para poder enfrentarse a las olas. Lo mejor es que en cada una de las playas las condiciones son diferentes. En Tarifa el mejor paraje es la playa del Palmar. También destaca Caños de Meca, donde se dice que sus olas de sur o suroeste son parecidas a las de Hawai.

7. Rozando África

En la provincia de Cádiz se encuentra la ciudad europea más cercana a África (si no contamos Ceuta y Melilla). Nos referimos a Tarifa desde donde se ve la costa de Tánger en el horizonte. Allí se ubica una de las pocas playas vírgenes del sur la Península Ibérica, la playa de Bolonia.

Un destino sorprendente porque además de tomar el sol y darse un baño refrescante se pueden visitar sus dunas naturales y las ruinas de la ciudad romana de Baelo Claudia.

8. Parque Natural de Doñana

Una experiencia llena de belleza es la que os llevará a cruzar el Guadalquivir montados en el buque Real Fernando para visitar el Parque Nacional de Doñana.

Puedes vivir la experiencia de cruzar el Guadalquivir en un buque real.

La salida se hace desde Sanlúcar de Barrameda y a lo largo de trayecto la embarcación irá parando en diferentes puntos. La visita lleva incluido un guía que os explicará todas las dudas que os puedan surgir respecto a a este paraje natural único.

9. Playas de ensueño

La provincia cuenta con 138 kilómetros de playas, calas y ensenadas, todas ellas bañadas por el mar Atlántico. Hay playas para todos los gustos desde algunas más salvajes y aisladas como la de Punta Candor de Rota o El Balnerio de San Roque a otras urbanas y llenas de servicios como la playa de la Victoria, de Cádiz capital o La Puntilla, del Puerto de Santamaría.

10. Gastronomía

Empezábamos la lista en el mercado y la acabamos loando la gastronomía gaditana, donde no falta el pescaíto frito o otros productos de mar como los salazones, el atún o los mariscos.

Por supuesto un plato que no podéis dejar de probar son sus tortillitas de camarones. ¡Delicioso!