Archivo

Entradas Etiquetadas ‘consejos’

Motivos para visitar la Sagrada Familia

23 de febrero, 2017

Barcelona y Gaudí son dos nombres propios que la historia se encargado de hilvanar. No se puede entender a la primera sin el segundo ni al segundo sin la primera. Antonio Gaudí es el “culpable” de una gran parte de la arquitectura modernista que puebla la Ciudad Condal. Su obra principal, la Sagrada Familia, es un icono de Barcelona, un lugar que todo buen viajero tiene que ver al menos una vez en la vida. Si no estáis convencidos del todo de visitar este templo, esperad a leer los motivos que os damos desde Centraldereservas.com para visitar esta obra maestra del Modernismo.

templo expiatorio de la sagrada familia

La gran obra de arte que obsesionó a Gaudí

El templo expiatorio de la Sagrada Familia se comenzó a construir en 1882 y no fue el arquitecto catalán quien inició el proyecto. No fue hasta un año después cuando Gaudí se puso al mandó de las obras dotando al templo de su personalidad e imprimiéndole un carácter modernista. Al principio combinó este proyecto con muchos otros, pero terminó siendo su obsesión. En 1914, lo dejó todo para centrarse en la Sagrada Familia. Dedicó 43 años de su vida este proyecto y hubieran sido más si no hubiera muerto de manera trágica tras ser atropellado por un tranvía en junio de 1926. Fue enterrado en la cripta del templo, en la capilla de la Virgen del Carmen. A día de hoy, la obra sigue teniendo ese poder de obsesión. De hecho, es un proyecto que se confía acabar para el año 2026, año que coincidirá con el centenario de la muerte del genio catalán. De momento, están ejecutadas el 70% de las obras. Tendremos que esperar para ver si se cumplen las previsiones o no.


Es el monumento más visitado de España

La Sagrada Familia no sólo es el monumento más visitado de Barcelona, sino que también es el monumento más visitado de España, por delante de lugares tan importantes como La Alhambra de Granada o el Museo del Prado de Madrid. De hecho el año 2016 fue un año de récord contabilizando 4,5 millones de personas, con un incremento de un 7% de personas respecto al año anterior. Además atrae a viajeros de todas las partes del planeta, según los datos del patronato de la Basílica de la Sagrada Familia, el 12% fueron franceses, otros 12% estadounidenses, un 8% italianos y un 6,5% japoneses. Los visitantes españoles suponen un 6% del total.

Se pueden comprar las entradas por Internet y ahorrar filas

En Barcelona si no hay una buena planificación se puede perder mucho tiempo haciendo fila para entrar a museos y monumentos. Por eso un punto a favor a la hora de decantarse por un espacio para visitarlo es que éste ponga a disposición de los viajeros la posibilidad de comprar la entrada on-line para ahorrarse que tener hacer cola durante horas. Así, en la página web oficial de la Sagrada Familia, podrás elegir el día que quieres hacer la visita y la hora de entrada. Igualmente, podrás escoger entre los diferentes tipos de accesos que se ofrecen que pueden ser: básica, entrada con audioguía, experiencia guiada, entrada más visita guiada y entrada a la Casa Museo de Gaudí o entrada que incluye la visita al templo y a las torres de la Sagrada Familia. El precio de la entrada variará dependiendo de la que se escoja. También habrá que tener en cuenta que hay descuentos especiales para determinadas edades.

Subir a las torres y ver una imagen diferente de Barcelona

Si escogéis la entrada que incluye el acceso de las torres (la más cara de todas) podréis disfrutar de una vista única tanto de la basílica de Gaudí como de Barcelona. En principio estaban proyectadas 18 torres, no obstante en la actualidad hay ocho construidas, cuatro en la fachada de la Pasión y cuatro en la fachada del Nacimiento. Las fachadas no se comunican por lo que para subir a las torres hay accesos independientes. Una buena noticia es que hay ascensor para subir a ellas, eso sí, la bajada se realiza a pie por unas escaleras, así que si vais a subir aseguraros de que luego vais a poder bajar. La Torre de la fachada del Nacimiento os ofrecerá una hermosa vista del este de Barcelona, mientras que la de la Pasión os regalará una panorámica del centro de la ciudad. La mala noticia es que hay que decantarse por una de ellas, ya que la entrada sólo da derecho a subir a una.

Visitas para todos los gustos

Si sois de los que os gusta ver a vuestro aire la Sagrada Familia es posible, ya que existen numerosas maneras de visitarla de manera individual y una de ellas es a vuestro ritmo. Si por el contrario os apetece conocer todos los detalles, pero no queréis formar parte de un grupo para estar el tiempo que necesitéis en cada parada, podéis hacer la visita con una audioguia. Ésta está disponible en catalán, castellano, inglés, francés, alemán, italiano, chino, portugués, ruso y japonés. Otra opción es hacer la visita guiada con un especialista en arte que os acompañará durante el trayecto para explicaros anécdotas y cuestiones técnicas del templo. Este tour recorre las fachadas y el interior de la basílica. Dura aproximadamente unos 50 minutos y está disponible en catalán, castellano, inglés, francés, italiano y alemán. Además, informaros, porque desde el templo ofrecen la posibilidad de hacer visitas guiadas en lenguaje de signos para aquellos viajeros que tengan problemas de audición.

Disfrutar del exterior

Otra opción si no tenéis mucho tiempo o la entrada se escapa de vuestro presupuesto es conocer el exterior de la Sagrada Familia, que por sí solo merece la pena. Rodead el templo y observar con detenimiento sus fachadas. Así en la Fachada del Nacimiento descubriréis una rica ornamentación y tres pórticos; en la Fachada de la Pasión -la más austera- conoceréis el sufrimiento de Jesucristo y en la Fachada de la Gloria, la principal, conoceréis el último paso de la vida de Cristo. Es curioso ver cómo actúa la luz del sol a lo largo del día, subrayando sus características.

Hay una buena oferta de alojamientos en los alrededores de la Sagrada Familia, que os permitirán tener de vecino al imponente templo durante vuestra estancia. La plaza de la Sagrada Familia, con zonas verdes y parque infantil ideal para familias con niños, o las numerosas terrazas, tiendas y restaurantes que se pueden encontrar a lo largo de todo el Paseo Gaudí, sin duda merecen la pena un recorridos. Todo, sin perder de vista la mejor panorámica de la Basílica desde sus diferentes perspectivas.

Si os habéis quedado con ganas de más Modernismo, aprovechad que estáis en la zona y acercaros hasta el precioso Hospital de Sant Pau, otra visita que os encandilará o desplazaros hasta otra obra del maestro Gaudí el Parque Güell.

Y si queréis descubrir como organizaar una buena visita por Barcelona, no dejéis de visitar nuestro Inspírate Una ruta por Barcelona.

Tradiciones y consejos para Reyes

04 de enero, 2017

Los Reyes Magos forman parte de nuestra comunidad viajera, ¿por qué?¿Conocéis a alguien que de la vuelta al mundo todos los años? Sus Majestades los Reyes de Oriente viajan de norte a sur y de este a oeste para repartir ilusión y regalos a todos los niños del mundo. Es cierto, que tienen especial predilección por los niños españoles, pero también se dejan ver en otros países católicos.

Reyes Magos de Oriente

Tras horas de viaje paran en nuestras casas y se cuelan por nuestras ventanas con sus bultos y camellos. Como es de bien nacido ser agradecido, hay que preparar su llegada y para ello en España tenemos una serie de tradiciones que se han perpetuado y que a los Reyes les gustan mucho.

Escribir una carta legible

Hoy en día la tecnología facilita mucho el trabajo de sus Majestades los Reyes Magos, pero… A ellos les encanta recibir cartas escritas a mano, del puño y letra de los peques de la casa. Les gusta las formas redondeadas de las letras que muestran los deseos y sueños de los niños. Por eso, días antes de la llegada del Día de Reyes, hay que escribir una lista de deseos y entregarla o bien en un buzón real o acercarse a alguno de los tronos que hay en las ciudades y pueblos para dársela en mano a ellos o a los pajes reales. No hay que olvidarse de este paso, sino los Reyes pueden no adivinar qué es lo que se quiere y dejarnos, por ejemplo, un Cuaderno Rubio lleno de sumas y restas.

No perderse la Cabalgata

Los poderes de los Reyes se hacen carne mortal el día de antes, el 5 de enero, cuando estos, vestidos con sus mejores galas, salen a las calles de las ciudades y pueblos españoles para que los peques puedan saludarlos. Cada ciudad tiene su propia cabalgata y horario. Lo mejor siempre es ir con tiempo para coger sitio en primera fila. Hay que tener cuidado cuando lanzan caramelos y no acercarse demasiado a las carrozas. En algunas cabalgatas incluso cogen las cartas de los más despistados. En muchas familias, después de ver a los Reyes pasar, hay tiempo para tomar un rico y reconfortante chocolate con churros en alguna de las chocolaterías del centro de las ciudades o por qué no, en casa de la abuela.

Zapatos bajo el árbol

Los Reyes tienen poderes especiales, pero el cansancio puede hacer mella en ellos. Por eso hay que dejar alguna pista de dónde deben dejar los regalos. Una tradición en muchas casas es poner unos zapatos bajo el árbol Navidad. Así que escoged vuestro calzado favorito para mandarles una señal a Melchor, Gaspar y Baltasar y que sepan así dónde dejar los paquetes. Y no seáis malos y escondáis los de vuestro hermano o suegra, todos nos merecemos un regalo este día.

Un detalle para los Reyes Magos

Los Reyes no se cansan, ya que tienen poderes especiales, pero eso no significa que no agradezcan un buen vaso de leche y unos bombones o un pequeño detalle. Nos han dicho que a Melchor le gusta más lo salado (podéis dejarle una croqueta), mientras que Gaspar y Baltasar adoran los dulces. No os olvidéis tampoco de dejar algo para los camellos que transportan a sus Majestades. Les podéis dejar un cuenco con agua o con leche y algo de comer. A los Reyes también podéis dejarles algún licor, pero que no sea muy grande, no se les vaya a subir a la cabeza y os dejen un regalo muy diferente al que habéis pedido.

Acostarse pronto

A pesar de todos los nervios que se pasan, no hay que alargar la velada de la noche que va desde el 5 al 6 de enero, ya que hay que hacer más cómodo el trabajo a los Reyes. Por eso, esta es una buena ocasión para acostarse temprano y dormir a pierna suelta. Si por la noche os despertáis, no salgáis, porque a los Reyes no les gusta nada que los molesten mientras trabajan. Así que aunque oigáis un ruido que venga de la zona del árbol de Navidad, permaneced quietos en la cama y volved rápidamente al mundo de los sueños.

No madrugar demasiado

Esto es harto difícil, pero es un día festivo, tampoco hay que levantarse a las 6 de la mañana. Eso sí aprovechad el día. Evidentemente nada más levantaros seguro que abrís los regalos, así que tenéis todo el día por delante para disfrutar de ellos. Libros, juguetes, guías de viaje… ¿Qué habéis pedido? Pero además, este año, el calendario se ha portado bien y el día de Reyes cae en viernes, por lo que tendremos todo el fin de semana por delante para sacar partido a nuestros regalos.

Tener buen humor si traen carbón

Es poco habitual, pero a veces los Reyes, quienes nos vigilan todo el año, ven bien dejar debajo del árbol un saco de carbón a aquellos que en el año anterior no han sido del todo buenos. Si os ocurre, no os enfadéis, sino sentaros a recapacitar el porqué de ese regalo. Por suerte, hoy en día, el carbón es dulce y se puede comer. Así que, como a nadie el amarga un dulce, disfrutadlo también.

Comer un buen Roscón de Reyes

No sabemos qué tiene este dulce pero es capaz de atraer a los golosos como a los que no lo son. Y es que es un postre que no falta en ninguna mesa el día 6 de enero. El más tradicional está relleno de nata y hecho con una masa que lleva agua de azahar y está decorado con guindas. No obstante, hay muchos modelos de roscones. Algunos les ponen trufa dentro o incluso crema. Lo que no falta nunca es la sorpresa. Según la tradición quien encuentra la sorpresa tiene que pagar el roscón.

Y vosotros, ¿Ya habéis hecho vuestra carta? No os olvidéis que un buen regalo es un viaje y de eso en Centraldereservas.com sabemos mucho.

Qué meter en la maleta para ir a la nieve

02 de diciembre, 2016

Hacer maletas es todo una arte. Dicen que es como montar en bicicleta, que nunca se olvida. No obstante es una responsabilidad seria, ya que la calidad de nuestras vacaciones dependerá en parte de lo que llevemos con nosotros. Eso sí, si os olvidáis algo, no os agobiéis, ya que en la época en la que vivimos seguro que en destino hay tiendas donde poder adquirir los productos que os faltan.

Aún así, para que preparéis vuestra estancia en la nieve, os hemos recopilado algunos consejos y productos que no pueden faltar en vuestro equipaje. ¿Qué meter en la maleta para ir a la nieve? Aquí van algunas ideas que os pueden resultar muy útiles.

Consejos viajar a la nieve

Proteger la piel

La crema solar es un seguro de vida. La incidencia de los rayos del sol en la nieve es más peligrosa si cabe que en otros lugares como la playa o la piscina. Por eso, sea cual sea nuestra tonalidad de piel, debemos de llevar crema solar de alta graduación y no salir nunca sin ella. Id a una farmacia y preguntad, seguro que allí os aconsejan cuál es mejor para vuestro tipo de piel. Igualmente junto a la crema solar tiene que ir un protector labial, ya que la boca es otro punto peligroso. Una vez protegidos, sólo hay que disfrutar. Y eso sí, al acabar, ya en el hotel o el apartamento será el momento de aplicarse la crema hidratante para que la piel no sufra.

Las gafas de sol, grandes aliadas

Igual de importante que lo dicho en el primer párrafo es lo que os indicamos en este. No os podéis dejar las gafas de sol, ya que protegerán vuestros ojos de posibles lesiones. Es indispensable llevarlas puestas, sin ellas es muy peligroso andar por la nieve. Eso sí, aseguraros de que son buenas y que están reguladas para que no os hagan daño. Nuestro consejo es que las compréis en una óptica y que les digáis que vuestra intención es usarlas en la nieve para que os indiquen las más adecuadas.

Mantener caliente el cuerpo

Además del mono de esquí, que no necesitamos ni nombrarlo, es una buena idea hacer hueco en la maleta para ropa interior, mallas y camisetas térmicas. Mantener al cuerpo protegido de las bajas temperaturas es indispensable para disfrutar de la experiencia. Eso sí, escoged ropa cómoda, que os permita moveros con facilidad porque si os abrigáis mucho y luego no podéis cantearos, no habréis ganado nada. Así que antes de ponérosla en la nieve, probadla en casa. También debéis meter forros polares, nunca se echan de menos.

Pies protegidos

Mantener los pies calientes debe ser una máxima para vosotros, así que además de un calzado adecuado para cuando esquiéis, debéis introducir en vuestro equipaje calzado para fuera de pistas y para el apre-ski. Éste debe ser cómodo, calentito e impermeable. Igualmente hay que llevar buenos calcetines. Los hay especiales para la nieve y suelen estar compuestos por lana mezclada con materiales sintéticos como la licra (se secan más rápidos que el propio algodón). Meted varios porque seguramente os los cambiaréis a la largo del día en más de una ocasión.

Gorro y guantes impermeables

Un gorro y unos guantes son lo siguiente que hay que introducir en nuestra bolsa. Nuestro consejo es que llevéis un par por si se mojan. Los guantes deben ser especiales para nieve, sino se calarán a la primera de cambio y llevaréis encima una sensación de humedad durante toda la jornada. Compradlos en tiendas especializadas donde os aconsejarán.

Casco por seguridad

La seguridad es muy importante, por lo que os recomendamos que uséis casco tanto esquiando como en otras prácticas y más si no sois expertos. Os puede salvar de varios accidentes y más vale prevenir que curar. Eso sí, no es obligatorio.

Equipo para esquiar o hacer snow

Podéis llevar vuestro propio equipo, pero muchas veces es más fácil alquilarlo en destino. Cargar con peso es incómodo por lo que tenéis que valorar si merece o no merece la pena esquiar con el propio equipo. Antes de ir, podéis llamar a la oficina de turismo de la zona para preguntar por tiendas de alquiler de material. Allí os dirán los precios aproximados de cada una de las cosas que necesitáis. Así podréis decidir qué hacer.

Libros y tablets

No siempre el tiempo permite disfrutar de las pistas, por lo que es aconsejable llevar material que os entretenga en caso de que os tengáis que quedar en el hotel. Podéis meter desde un libro de papel hasta un eReader, una tablet, una baraja o un juego de mesa. Eso os dejamos que lo decidáis vosotros mismos.

Bañador para spa

Sí, leéis bien, bañador. No os lo dejéis porque en muchas estaciones de esquí, los hoteles cuentan con centro wellness o spa, ya que darse un baño relajante después de un día de ejercicio es más que reconfortante. Así que como ocupa poco, hacedle un pequeño hueco, aunque sea en el lateral de la maleta. Y por si acaso, coged también un gorro de baño.

Ropa de vestir para veladas especiales

Al igual que el bañador, es un tipo de prenda que tenéis que introducir en vuestra bolsa. En los alrededores de la estaciones de esquí suele haber restaurantes de renombre que ofrecen veladas especiales con menús realizados con productos de la zona. Por eso, no está de más tener algo con lo que ir arreglado. Nunca se sabe cómo va a terminar el día.

¿Qué no puede faltar en vuestra maleta cuando vais a la nieve? ¿Nos hemos dejado algo que consideréis indispensable? ¡Contádnoslo y tomaremos nota!

Los mejores destinos para viajar en diciembre

18 de noviembre, 2016

Acaba el año, pero con él no desaparecen las ganas de viajar. Cada destino tiene un encanto diferente en esta época del año. Hay ciudades como Londres, Nueva York o Bremen que se visten de gala para acoger este último mes del calendario. Otros lugares, como Canarias aguardan con su buen clima para que los viajeros disfruten de una pequeña tregua del frío. Y si lo que se busca es disfrutar de la nieve en estado puro, nada como ir a los Alpes Suizos en busca de aventuras.

Aquí van cinco ideas sobre destinos que se pueden visitar en este diciembre.

Los mejores viajes en diciembre y NavidadLondres

El árbol de Navidad de Trafalgar Square avisa de que estamos en diciembre, ya que su ceremonia de encendido coincide con el primer jueves de dicho mes. Este año además resulta que el 1 de diciembre es jueves. Su silueta es una estampa más de esta ciudad que durante el último mes del año es todavía más bonita. No hay que dejar de visitar Regent Street, Oxford Street, Carnaby Street y Covent Garden donde espera la iluminación más impresionante de la capital británica. No obstante, Londres sigue siendo Londres en diciembre, por lo que es posible disfrutar de sus principales puntos de interés turístico como el Palacio de Buckinham, el Museo Británico, la Torre de Londres, el Big Ben, el London Eye, la Abadía de Westminster… Es decir es una ocasión ideal para combinar el turismo navideño con el turismo cultural y de compras que ofrece la ciudad durante todo el año. Otra actividad muy divertida y llena de encanto, es calzarse unos patines y demostrar la habilidad de cada uno sobre el hielo en las diferentes pistas que se colocan en lugares como el Museo de Historia Natural, la Torre de Londres o Hyde Park.

Bremen

Los mercados navideños alemanes son conocidos de sobra, por eso son una de las principales razones para viajar hasta Alemania en diciembre. Lejos de sus grandes ciudades existen lugares llenos de encanto que merecen una visita. Nuestra propuesta es que os desplacéis hasta Bremen, localidad que os sonará por el cuento de los hermanos Grimm los Músicos de Bremen. Allí descubriréis un casco histórico con monumentos como el Ayuntamiento (declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) o la Catedral de San Pedro. En ese punto se localiza el Mercado de Navidad con más de 170 puestos diferentes, donde podréis comprar adornos, pero también calentaros con un poco de Glühwein, un vino caliente especiado, capaz de resucitar a cualquiera. También os sugerimos que probéis las especialidades de la zona como Kartoffelpuffer o el mazapán de Lübeck. Existe también otro mercado popular, el Schlachte-Zauber a orillas del Weser. Su ambiente es diferente, muy marinero, así que lo suyo es degustar un poco de pescado ahumado, mientras se escuchan villancicos.

Nueva York

La ciudad que nunca duerme no se aletarga en diciembre, al contrario late más que nunca, preparándose para los días más entrañables del año. Para ello, se cumplen una serie de tradiciones que no fallan. Una de ellas es la instalación de la pista de hielo en Rockefeller Center. No os parecerá extraña, ya que la habréis visto centenares de veces en las películas. Allí también se coloca el Árbol de Navidad del Rockefeller Center. Otra idea es pasear por Bryant Park para visitar su famoso mercadillo navideño o acercarse hasta los escaparates de Bergdorf Goodman y Bloomingdales, engalanados para la ocasión. Como Londres, a pesar de ser una época tan señalada, la ciudad sigue su ritmo y continúa ofreciendo al visitante sus encantos habituales con lugares como La Estatua de la Libertad, el MOMA, Central Park, Times Square

Interlaken

Si lo que os apetece es ver nieve, un sitio ideal son los Alpes Suizos. Allí un buen destino en invierno es la localidad de Interlaken, situada entre los lagos Brienz y Thun y rodeada nada más y nada menos que de las montañas Jungfrau, Mönch y Eiger. Como punto de partida para disfrutar de la nieve lo tiene todo. Se puede alcanzar desde allí fácilmente hasta 250 kilómetros de pistas de esquís, unidas por trenecitos y funiculares. Destaca tanto la Jungfrau Top Ski Region como la Beatenberg y Axalp-Brienz. Pero hay más, ya que en los alrededores de Interlaken se puede desde practicar esquí de fondo hasta lanzarse en trineos, sin olvidar las excursiones con raquetas de nieve. En la zona encontraréis numerosas empresas que os organizarán distintas actividades. Y una experiencia que debéis vivir es subir con tren cremallera a la estación de ferrocarril más alta de Europa, la de Jungfraujoch. Un viaje histórico ya que éste se construyó en 1902. Eso sí, id bien abrigados porque las temperaturas que os esperan son bajas.

Lanzarote

Si la nieve no es lo vuestro y queréis tiraros cual lagarto al sol, un enclave muy apetecible son las Islas Canarias. Este mes de diciembre os animamos a que descubráis los secretos de Lanzarote, una de sus islas más enigmáticas. Para cogerle gusto, se puede empezar visitando alguna de sus bodegas, ya que aquí se produce un vino muy especial que usa técnicas que os llamarán la atención. Otra razón por la que ir y que os chocará es su buena temperatura, eso sí, hay que tener en cuenta que sigue siendo invierno, así que podréis tomar el sol en las horas centrales del día y si sois valientes podréis daros un baño en sus aguas. Nuestra sugerencia es que recorráis la isla en busca de rincones. Uno que os encantará es el archipiélago Chinijo, al norte de la isla. Lo podréis observar desde el Mirador del Río (al atardecer es precioso). Y, por supuesto, debéis de reservar un día para el Parque Nacional de Timanfaya, el centro Lanzarote. Una experiencia que os trasladará al paisaje lunar sin salir de España.

Y para vosotros, ¿cuál es el mejor destino para viajar en diciembre? ¿Nos aconsejáis alguno?

Qué hacer si te pierden la maleta en el aeropuerto

09 de septiembre, 2016

Cuando se factura una maleta, siempre hay un pequeño miedo a que no llegue a destino. En la mayoría de las ocasiones no ocurre nada inesperado y cuando aterrizamos, la maleta nos espera en la cinta de equipaje. Sin embargo, hay veces, que vemos cómo el tiempo va pasando y nuestra bolsa no aparece. Tranquilos, por si os sucede, que esperemos que no, aquí os dejamos algunos consejos de cómo actuar cuando pierden la maleta en el aeropuerto.

maletas

Conservar el adhesivo de la maleta

Cuando facturéis el equipaje, guardad bien el adhesivo que os darán en el mostrador. Así podréis verificar que habéis facturado el bulto o los bultos con los que viajáis y que no han llegado.

No perder los nervios

Intentad mantener la calma. Una vez desaparecido nuestro equipaje por mucho que os alteréis no vais a conseguir nada. Respirad y contad hasta 10 las veces que haga falta. Una vez calmados y con la cabeza fría, empezad con los pasos a seguir.

Ir al mostrador de la aerolínea o de AENA

Una vez cerciorados de que no hay más equipaje por salir y de que nuestra maleta no está, hay que acercarse hasta el mostrador de la aerolínea con la que hemos volado, a su su agente handling (empresa de asistencia en tierra a las compañías aéreas), o al de AENA para tramitar el Parte de Irregularidad de Equipaje (PIR). Rellenarlo es un requisito necesario para hacer constar el problema y para que la compañía aérea pueda tramitar la incidencia.

Compensación de la aerolínea

Las compañías están obligadas a cubrir los costes básicos de los viajeros durante los días que la maleta está desparecida. Normalmente son unos 35 euros por día. Por si acaso, si compráis cualquier cosa, conservad el ticket para después poder reclamar. Eso sí, usad el sentido común y adquirid sólo lo primordial.

La maleta perdida no está perdida hasta los 21 días

Una maleta no se considera perdida hasta 21 días después de la llegada del vuelo. A partir de ese día ya se puede reclamar indemnización por pérdida y la cuantía puede llegar hasta los 1.131 euros por pasajero según el Convenio de Montreal. Si aparece, la maleta permanecerá a disposición del viajero durante 3 meses, si en ese período no se ha recogido, la aerolínea podrá subastarla.

Es importante intentar no incluir en la maleta objetos de gran valor porque, a no ser que los tengas asegurados o que previamente realices con la aerolínea una declaración de su valor, la compañía aérea no se hará responsable de reembolsarte el importe de estos valiosos objetos.

Llegar a los tribunales

Según informa AENA en su web “si no se recibe contestación de la compañía o ésta no nos satisface, se puede acudir a los tribunales en el plazo de dos años a partir de la llegada de la aeronave o del día en que hubiese debido llegar”.

Llevar en el equipaje de mano lo más importante

Como más vale prevenir que curar, no está de más meter en el equipaje de mano lo más importante. Pero además, podéis llevar encima alguna muda por si acaso, un pequeño neceser y alguna camiseta extra. Si os pierden el equipaje, lo agradeceréis.

Consejos para viajar a la UE

02 de septiembre, 2016

Viajar a un país de la Unión Europea es cómodo y sencillo. No se necesita visado, ni permisos especiales y la libre circulación de personas facilita el viaje. No obstante, para que vuestra experiencia sea de diez, os dejamos unos cuantos consejos que podéis seguir para disfrutar al máximo vuestra escapada.

Foto Europa, Alemania, Munic

Activar el Roaming

Hasta hace poco llamar o conectarse a Internet desde fuera de las fronteras de España era una temeridad a la que sólo se atrevían algunos valientes. Sin embargo, la realidad ha cambiado gracias una ley europea y ahora navegar y hablar desde otro país de la Unión es mucho más barato. De momento (hasta junio de 2017), cada compañía tiene sus condiciones, así que lo mejor es que os informéis antes de viajar sobre la tarifa que se os va a aplicar y, por supuesto, que lo activéis. Ya no habrá excusa para no mandar un whatsapp a la familia con fotos sobre cómo ha ido el día.

Sacarse la Tarjeta Sanitaria Europea

Toquemos madera para que no pase nada, pero en el caso de que os encontréis mal o sufráis algún pequeño accidente, tenéis la sanidad asegurada. Antes de partir, sacaros la Tarjeta Sanitaria Europea. Se puede solicitar tanto por Internet a través de la Sede Electrónica de la Seguridad Social o presencialmente en cualquiera de los Centros de Atención e Información de la Seguridad Social (CAISS), solicitando cita previa. Si estáis trabajando la validez de la tarjeta será de dos años. Después cada país aplicará su propia norma cuando acudáis a la consulta y no os extrañe si en el momento os cobran en efectivo. Posteriormente se os devolverá el dinero, según el acuerdo que hay entre países. Si tenéis dudas respecto a este tema, preguntad en la Seguridad Social antes de salir de viaje.

112, número universal

En la misma línea, si sucede cualquier accidente o necesitéis llamar a los bomberos o a la policía, es bueno saber que el 112 funciona en todo el territorio europeo. Es gratuito.

Llevar el Pasaporte

Con el Documento Nacional de Identidad es suficiente para moverse por Europa. Aún así, no está de más meter en el bolso el Pasaporte. ¿Por qué? Porque si se pierde uno, siempre se va a tener el otro para poder usarlo. Si además hacéis una fotocopia de ambos y la lleváis encima, mejor que mejor.

Inscribirse en el Registro de viajeros

Otra acción que se puede realizar antes de partir es inscribirse en el Registro de Viajeros del Ministerio de Asuntos Exteriores. Es indicado para estancias de menos de 90 días en el país destino y sirve para facilitar la localización de los inscritos y el contacto con sus familias en caso de que se produzca una emergencia grave.

Conocer la normas viales de cada país

Es también primordial leer sobre el país de destino para conocer si existe alguna normativa especial de tráfico. Si se está viajando en coche por Europa, es recomendable conocer si se necesita algún permiso especial. Por ejemplo, en Eslovenia es obligatorio conducir con una viñeta (pegatina) que hay comprar para circular por sus autovías. Si no se lleva, podéis ser multados. Igualmente debéis saber cuál es la tasa de alcoholemia con la que ya no se puede conducir (es distinta en cada país) o el límite de velocidad máximo, puesto que es diferente en cada estado. Lo que no cambia es el uso del cinturón, que es obligatorio en todos los países miembros.

Consejos para viajar con mucho calor

19 de agosto, 2016

A veces en nuestros viajes se cuela un invitado no deseado: el calor. Viajar en los meses de julio y agosto puede significar que durante nuestra estancia vamos a sudar, así que hay que ir preparados con planes y con un buen equipo para no terminar con una lipotimia que nos fastidie las vacaciones.

Couple taking pictures in Plaza de Cibeles, Madrid

Aquí van algunos consejos que os pueden servir para soportar mejor las altas temperaturas.

Consultar el tiempo

Antes de partir es muy aconsejable visitar la página oficial de la AEMET para conocer las previsiones meteorológicas del destino. No son exactas, pero nos darán una idea de qué días van a ser los más calurosos. Para esas jornadas se pueden programar actividades en las que la exposición al aire libre sea menor. Es decir, los días de más calor, un museo con aire acondicionado, un acuario o una catedral son los mejores destinos para pasar una jornada lejos del sol.

Preparar una maleta muy completa

Si el calor os acompaña durante el viaje, deberéis meter en la maleta más ropa de lo normal, ya que probablemente os cambiéis varias veces al día. Llevad camisetas finitas y fresquitas, así como pantalones o faltas cortas. No olvidéis de meter unas sandalias cómodas para andar. Así el pie respirará.

Hotel céntrico

Lo más normal es que durante el día sudéis, ya que será inevitable ir a lugares donde el sol os alcance. Por eso coger un hotel céntrico es esencial. Podréis ir a media tarde a daros una ducha para refrescaros. Además es aconsejable que el hotel disponga de aire acondicionado en las habitaciones y si es posible que se pueda programar para que la estancia esté fresquita cuando lleguéis. Y si además, el establecimiento dispone de piscina, un buen chapuzón os alegrará el día.

Crema solar y gorras

La crema solar os puede salvar de unas quemaduras peligrosas. No escatiméis y comprad una buena protección. El sol os dará en todas las partes del cuerpo por lo que echaros crema de manera constante a lo largo del día. Igualmente, llevad algo para cubrir vuestra cabeza. Una gorra, un pañuelo, un sombrero… Lo agradeceréis. También puede ser una buena idea llevar un paraguas por si hay que hacer fila al sol para entrar a algún monumento. Con uno plegable en el bolso, será suficiente.

Parad las veces necesarias

No por ver todo, el viaje va a ser mejor. Así que descansad y sentaros en las terrazas locales para disfrutar de un turismo más relajado. Tomad fuerzas con una limonada bien fresca o con una cerveza. Si hace demasiado calor, optar por entrar en bares con aire acondicionado. Igualmente, llevad agua encima. Lo mejor es que vayáis comprando para que esté fresca y no sea una sopa que encima pese en el bolso.

Consejos para viajar a Eurodisney

18 de diciembre, 2015

Disneyland París es un destino mágico para niños de todas las edades. Es un parque tan grande que hay que saber organizarse y tener pensado de antemano lo que se quiere hacer para disfrutar al máximo y no perderse lo más importante. También es aconsejable saber varios trucos que pueden facilitar la experiencia en el parque temático.

Disneyland

Os dejamos algunas recomendaciones que harán de vuestra estancia en Disneylandia un recuerdo inolvidable.

  • Planificar. Como hemos señalado, el parque es enorme y presenta un montón de propuestas. Lo mejor es que antes de ir, le echéis un vistazo al mapa y señaléis las atracciones en las que sí o sí queréis montaros. También es aconsejable que os informéis sobre los horarios de los desfiles y de los espectáculos para no perderos ninguno de ellos. Encontraréis en el parque toda la información actualizada en los mapas disponibles en las taquillas de los Parques Disney y en City Hall, en el Parque Disneyland.
  • Hoteles en Disneyland. Existe la posibilidad de alojarse en un hotel dentro o al lado del parque. Es la manera más cómoda de visitar Disneylandia, ya que no perderéis tiempo en los desplazamientos. Además muchos de los hoteles disponen de actividades especiales para los huéspedes.
  • Fast Pass. Para evitar filas muy largas en las atracciones más populares existe la opción de adquirir un pase rápido. Para sacarlos cada atracción dispone de una máquina con la que, con vuestra entrada al parque, podréis sacar un fast pass por persona y atracción. Está sujeto a la disponibilidad de plazas ese día. Lo mejor es cogerlos a primera hora de la mañana, para asegurar que tendréis hueco.
  • Fechas mágicas. Hay épocas del año en las que Disneyland París dispone de una programación especial. Una de ellas es Navidad, puesto que se engalana para celebrar por todo lo alto estos días tan señalados. Las actividades suelen comenzar en noviembre e incluyen desfiles navideños, actuaciones singulares y el encendido de un árbol gigante, entre otras muchas.
  • Servicios para niños. Si viajáis con peques, podréis encontrar servicios pensados para ellos. Por ejemplo, en una atracción os podréis turnar para que la segunda persona no tenga que volver a esperar en la cola para subirse si se ha quedado con el niño mientras su pareja se ha montado en la atracción. Además en los restaurantes hay tronas y calienta biberones. Y por si no queréis ir con la sillita desde casa se pueden alquilar sillas de paseo en Town Square Terrace, cerca de la entrada al Parque Disneyland y Studio Services, en la entrada de Walt Disney Studios.
  • Puntos para ver a los personajes. Irse de Disneyland sin ver a Mickey y a sus secuaces puede ser un poco frustrante para los más peques (y también para algunos mayores) por lo que para hacerse una foto con los personajes Disney hay ubicaciones especiales en el Meet ‘n’ Greet’ y en algunos restaurantes.
  • Diversión asegurada. Estáis aquí para pasarlo bien. Olvidaros de las prisas, de la vergüenza y de las responsabilidades. Disfrutad como niños y en familia de la magia de este lugar.

En este enlace encontraréis más consejos para aprovechar al máximo vuestra visita. ¡No olvidéis reservar con antelación!

Cómo preparar una maleta para ir al otro hemisferio

11 de septiembre, 2015

La tierra se divide en dos hemisferios. Europa queda en el hemisferio norte, sin embargo, gran parte de África subsahariana, Oceanía y parte de América del Sur están en el hemisferio sur. Esto no es una clase de geografía, sino una advertencia si viajáis a estos destinos, ya que hay diferencias entre sus estaciones y las nuestras.

Mundo hemisferio

Para que no os pille a pie cambiado, os damos algunas ideas de cómo preparar vuestra maleta.

  • Ropa de todas las estaciones
    Lo primero que hay que tener en cuenta es que las estaciones del año van al revés, por lo que a la hora de preparar el equipaje hay que tener esto muy en cuenta, ya que aunque aquí nos estemos helando, quizá allí haya una ola de calor que os achicharre. Así que meted ropa de la estación del año que os aguarde en destino, pero también alguna prenda para vuestra llegada a casa. No os vayáis a resfriar o os dé una lipotimia del calor al aterrizar en España.
  • Enchufes y adaptadores
    Este es un consejo adaptable a todo tipo de viajes al extranjero, ya que no todos los países usan el mismo tipo de enchufes. Así que si no queréis quedaros sin batería y sin la posibilidad de recargar vuestros dispositivos electrónicos, informaros sobre el tipo de enchufes en destino y coged una regleta por si hay sólo un enchufe en vuestra habitación. Tampoco está de más llevar una o dos baterías portátiles.
  • Entretenimiento para horas de vuelo
    Viajar al hemisferio sur significa muchas horas de viaje, así que éstas se pasarán más rápidas si estáis acompañados de un buen libro. También podéis llevaros otros aparatos para el ocio como un ebook (así seguro que no se os acaban las novelas que leer) o una tablet, donde podréis jugar a algún juego o ver alguna película. Tampoco descartéis llevar una baraja de cartas.
  • Calzado adecuado
    El calzado es el principal aliado para que unas vacaciones salgan bien. Así que antes de salir de viaje, estudiad qué tipo de terreno os espera. Nuestro consejo es que vayáis a donde vayáis siempre metáis en la maleta unas buenas zapatillas deportivas que os permitan andar y acceder a lugares no asfaltados. Nunca se sabe si haréis alguna excursión o no. Tampoco olvidéis una chancletas porque así, entre otras cosas, no iréis descalzos en el hotel.
  • Antimosquitos
    Esto es recomendable en cualquier desplazamiento, pero si os desplazáis a países de África o América del Sur, no os olvidéis los antimosquitos. No tienen porque picaros, pero es mejor ser precavido, que después sufrir los picotazos.
  • Crema solar
    Otro elemento obligatorio en toda maleta es la crema de sol. Sea la estación del año que sea, vais a pasar muchas horas al aire libre, por lo que proteged vuestra piel.
  • Cámara de fotos
    Queremos ver qué visitáis. Viajar a través de vuestra experiencia. No sólo nosotros, sino que seguro que vuestros amigos y familiares están deseando que les contéis qué hay en el destino y qué mejor manera que hacerlo ilustrando los recuerdos con vuestras fotos.

Y vosotros, ¿qué creéis indispensable a la hora de preparar una maleta para ir al otro hemisferio?

Mundo hemisferio

Consejos para viajar por tu cuenta

04 de septiembre, 2015

¿Viaje organizado o viaje por tu cuenta? Si sois de los que elegís la segunda opción, os traemos algunas sugerencias para que le saquéis el máximo partido a vuestras escapadas.

ahoratocaviajar-1

  • Organización

Una salida organizada por un mismo es una buena manera de ahorrarse dinero y de disfrutar de la libertad de elegir qué hacer en cada momento. No obstante, para no perder el tiempo o evitar lugares que no merecen la pena o peligrosos, hay que informarse bien del destino y hacer un pequeño planning. Podéis elaborar una lista de imprescindibles y repartirlos por los días que vais a pasar allí. Consultad igualmente los horarios y los días de apertura de los museos, monumentos o restaurantes que tengáis en mente visitar. Una buena organización es éxito asegurado. Eso sí, tened en cuenta que los viajes son cajas de sorpresas, así que los planes pueden modificarse en todo momento.

  • Jugar con flexibilidad de fechas

Ya que lo preparáis de manera independiente, tenéis más libertad a la hora de elegir las fechas de salida y de llegada. No son paquetes cerrados. Jugad con eso para contratar los billetes más económicos (quizá es más barato salir un martes que un viernes) y los mejores hoteles. Si lo cogéis con tiempo, habrá más hoteles con buena relación calidad-precio disponibles.

  • Hacer caso a los comentarios de la web

A la hora de decantaros por un alojamiento, podéis mirar los comentarios y la puntuación sobre los mismos para decidiros. Escogeréis también la zona. En los viajes organizados normalmente esto está preestablecido. En Centralderservas.com encontraréis comentarios y una larga lista de sugerencias. Además, estad atentos a las ofertas de hoteles y apartamentos de la página.

  • Coger seguro en los billetes y hoteles

Al ser por libre, nuestro consejo es que, aunque cueste un poco más, cojáis la reserva con seguro de anulación. Nunca se sabe si puede suceder algún imprevisto que haga, ojalá no sea el caso, que tengáis que suspender el viaje. Igualmente, si viajáis a Europa, llevad la tarjeta sanitaria europea y si lo hacéis a otros países, contratad un seguro médico. Más vale prevenir…

  • Llevar algo de dinero en metálico del país

Si os desplazáis a países con moneda de curso legal diferente al Euro, llevad algo de dinero suelto desde casa, aunque sólo sea para poder coger un medio de transporte desde la estación o el aeropuerto. Os puede servir de gran ayuda. También es recomendable que conozcáis las combinaciones para llegar desde allí hasta vuestro alojamiento. Si no, siempre podéis preguntar en información y turismo; o contratar el servicio al reservar el hotel (si está disponible).

  • Maneja el inglés o algo del idioma local

Otro consejo para salir al extranjero es manejar el inglés, por lo menos lo básico. Si no entendéis nada, puede llegar a ser muy frustrante. Así que antes de partir, repasad este idioma.

  • Leer un libro ambientado en el destino

Otra sugerencia es que antes de comenzar la aventura, busquéis alguna novela ambientada en el destino. Os ayudará a comprender mejor el lugar y además estaréis entretenidos y vuestras ganas de llegar irán in crescendo a medida que avancen los capítulos del libro.

Y vosotros, ¿qué consejos daríais a alguien que viaja por su cuenta?

Categories: Consejos para viajar Tags: ,